Conversación con el Dr. Luis Delgado-Aparicio  


LOS LIBROS DE¬†SARAV√Ā QUE TIENEN M√öSICA


Por: Enrique Vigil Taboada
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it


 

¬†La exhibici√≥n de su biblioteca personal y la conferencia que ofrecer√° el doctor Luis Delgado-Aparicio el mi√©rcoles 28 de enero en la Biblioteca Nacional , motivan la siguiente conversaci√≥n. Viva la lectura. Ya lo dijo Borges: ‚ÄúNo vivo para leer, leo para vivir‚ÄĚ.

 

Los ritmos del Caribe tienen un viejo arraigo en nuestro pa√≠s, m√°s all√° de la tendencia conocida como ‚Äúsalsa‚ÄĚ. Y m√°s all√° del fen√≥meno musical guarda una profunda relaci√≥n con diferentes √°reas de la cultura, como quedar√° demostrado el mi√©rcoles 28 de enero cuando la Biblioteca Nacional del Per√ļ presente Del cimarr√≥n al eco del tambor. Lo Afrolatinocaribe√Īoamericano en la Literatura . Una producci√≥n de Agust√≠n P√©rez Aldave que consta de tres partes.

 

 

Por primera vez en el Per√ļ, en el Hall Principal de la Biblioteca se har√° una exhibici√≥n gratuita de m√°s de 170 libros acerca del folclor afrolatinocaribe√Īoamericano, la salsa, la m√ļsica cubana, el latin jazz y el bolero. A partir del mi√©rcoles 21 de enero 2009.

 

El d√≠a central ser√° el mi√©rcoles 28 de enero del 2009. En el Teatro Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional , el doctor Luis Delgado-Aparicio Porta, reconocido cultor y difusor de los ritmos caribe√Īos en el Per√ļ, ofrecer√° a partir de las 7PM la conferencia Del cimarr√≥n al eco del tambor. Lo Afrolatinocaribe√Īoamericano en la Literatura , precisamente acerca del mundo de las publicaciones en torno a la m√ļsica latina y a la relaci√≥n de √©sta con la ensay√≠stica, la literatura, la historia y la biograf√≠a. Para finalizar, a las 8PM, la orquesta La Efectiva ofrecer√° un concierto de salsa cl√°sica.

 

Para la conferencia y el concierto la entrada general es de 10 soles. Las entradas ya están a la venta en la misma Biblioteca (Av. De la Poesía 160, San Borja. Esquina Aviación y Javier Prado. Telf. 513 6900). A propósito de esta novedosa producción conversamos con el doctor Delgado-Aparicio.

 

Doctor, desde el inicio de su programa radial, Maestra Vida , usted se ha empe√Īado en mostrar el trasfondo cultural/bibliogr√°fico de la expresi√≥n musical que difunde. ¬ŅEste inter√©s ha sido una inspiraci√≥n personal o ha sido consecuencia de haber apreciado algo similar en otras latitudes? ¬ŅC√≥mo surge este inter√©s?

 

Es fundamentalmente un deseo personal de avanzar e investigar en la etnomusicolog√≠a del g√©nero, lo que, por el af√°n de interiorizarme en sus ra√≠ces, alimenta y motiva la pasi√≥n que tengo como mel√≥mano por lo afrolatinocaribe√Īoamericano. Encontrar este quehacer que le permita a uno disfrutar en su desarrollo, es una suerte y un verdadero reto; estando alejado del polo caribe√Īo y de las publicaciones literarias que se hacen en otros polos, es tambi√©n desafiar las reglas del azar para conseguirlos.

 

Un socorrido discurso de la m√ļsica llamada salsa, latina o caribe√Īa y que usted denomina FOLCLOR AFROLATINOCARIBE√ĎOAMERICANO ha sido el de considerar a esta m√ļsica como vacil√≥n, disfrute o simple diversi√≥n por encima de todo. ¬ŅFue riesgoso empezar a dar estos contenidos ‚Äúculturales‚ÄĚ en su programa?

 

Como dec√≠an en la antig√ľedad, primero fue el sonido que el verbo. Inicialmente, alrededor de los ocho a√Īos de edad, la m√ļsica que antes se denominaba tropical me fue tan af√≠n que escucharla era algo m√°gico, casi como el juguete para un ni√Īo. Gracias al primer viaje que realic√© a Nueva York en 1948, pude escuchar desde el Hotel las Radios que llegaban de Cuba y Puerto Rico, as√≠ como la antigua Radio WADO en "la selva de cemento" (que hoy es la MEGA ) en AM y adem√°s preguntar al personal del Hotel, en su mayor√≠a latinos, cu√°l era su √°mbito de difusi√≥n en La Gran Manzana. Profundizar en sus alcances implic√≥ primero indagar desordenadamente en lo desconocido ( al no conocer la disciplina ) y luego identificar en el baile y el ritmo los diferentes compases para apreciar su riqueza. Esto fue un largo proceso de maduraci√≥n de mis neuronas que pudo enriquecerse al viajar cada dos a√Īos a Nueva York para ser operado. Es decir, la disfrut√© y aprend√≠ a amarla por sobre todo y por ser patog√©nica tiende a la motricidad, aunque como logog√©nica tambi√©n acompa√Īa y relaja. Que el vacil√≥n se matiz√≥ con su sonido en la juventud y la adultez, es verdad, pero no la √ļnica . Luego, si hac√≠a un programa de radio no pod√≠a evitar, por ning√ļn motivo, informar y educar para que el oyente entienda que es lo que escuchaba, de donde proced√≠a y sobre todo, cu√°les son sus fundamentos.

 

 

"Mi cerebro es un instrumento y lo tengo bien afinado"

 

¬ŅSu conocida faceta de coleccionista ha ido a la par que la de lector de textos especializados en la m√ļsica latina o es una vocaci√≥n posterior?

 

Coleccionar discos fue antes que entrar a la Secundaria y como en la religi√≥n, esto es para toda la vida. Tener las grabaciones de los grandes a quienes se le conoc√≠a s√≥lo por la radio, motiv√≥ que adquiriese esa man√≠a que Alejo Carpentier en su tratado Ese m√ļsico que llevo dentro atribuye al disc√≥mano. Reci√©n a los 24 a√Īos, cuando viv√≠a en Madrid, supe de los textos y las enciclopedias sobre la materia. Y desde hace unos 35 a√Īos empec√© primero comprando Latin New York y, luego, Canales, que fueron en la d√©cada del setenta la mejor manera de aprender y saber lo que estaba sucediendo. Desde que me gradu√© de abogado consegu√≠ las primeras publicaciones y la vocaci√≥n se torn√≥ en pasi√≥n. Hoy sostengo, como la bailarina Rusa de Ballet, Maya Plisetskaya, que ‚Äúmi cerebro es un instrumento y lo tengo bien afinado‚ÄĚ, gracias a los textos que me acompa√Īan y han sido la mejor compa√Ī√≠a en duros tiempos existenciales.

 

¬ŅCu√°l es el primer libro que lo deslumbr√≥ sobre este tema?

 

Cuando el Notario, Dr. Alfredo Aparicio Vald√©s, me regal√≥ Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante. Habiendo asistido a los Cabarets en USA y tambi√©n en Europa, reci√©n apreci√© literariamente lo que fue el TROPICANA; por algo le llaman ‚ÄúEl para√≠so bajo las estrellas‚ÄĚ. Cuando lo visit√© en Marzo de 1988 y luego en Diciembre de 1999, comprob√© que lo que me hab√≠an contado y le√≠do era cierto. El 2005 al recibir Tropicana Nights de Rosa Lowinger, que entrevista a Ofelia, la viuda de Martin Fox (el due√Īo), constat√© que era real.

 

La informaci√≥n que antes tra√≠an los discos era escasa o nula acerca de la m√ļsica que conten√≠a. ¬ŅC√≥mo hac√≠a entonces para informarse, cuando no hab√≠a las facilidades que hoy, por ejemplo, brinda el Internet?

 

Temo no estar de acuerdo. Los discos LP de los cincuentas y sesentas y algunos de los setentas tra√≠an en la contratapa mucho material. Adem√°s, por los viajes le√≠a los peri√≥dicos y revistas de la ciudad, as√≠ como las Gu√≠as de Turismo; asist√≠a a los Coliseos, Arenas y Teatros. Cuando ya ten√≠a 21 a√Īos frecuent√© cuanto Sal√≥n, Discoteque, Ballroom y Hoteles con pista de baile que ten√≠an expect√°culos en vivo. En Nueva York convers√© mucho con Vicentico Vald√©s gracias al Dr. Enrique Esquerre Tagle y por intermedio de Guido Monteverde me hice amigo de Virgilio Mart√≠, aquel que ense√Ī√≥ al se√Īor Rub√©n Blades a cantar en clave de 2x3 la canci√≥n peruana Todos Vuelven . Luego, en Madrid, conoc√≠ al gran Mach√≠n, a Ernesto Duarte y a Chico Or√©fiche, as√≠ como decenas de cubanos que estaban exiliados. Igualmente con D√°maso P√©rez Prado, con quien luego me encontr√© en Ciudad de M√©xico y veinte a√Īos despu√©s en Lima, donde desde el Hotel Crill√≥n sostuvimos una pol√©mica que sali√≥ √≠ntegramente publicada en el Diario Correo y que gest√≥ el periodista y gran amigo Omar Swayne. En ese menester la conversaci√≥n es el elemento indispensable para intercambiar conceptos, preguntar y aprender.

 

 

Los libros más importantes de su colección

 

¬ŅHa encontrado en los libros acerca de esta materia algo que los discos no le han podido brindar? ¬ŅO en todo caso es un inter√©s perfectamente complementario?

 

Definitivamente. Las grabaciones le permiten a uno, como dice Rub√©n Blades, ‚Äúbailar y pensar‚ÄĚ. Pero en los libros uno descubre la cadena de ADN y la gen√©tica de la procedencia, desarrollo y difusi√≥n, que es lo que el sabio Fernando Ortiz, en su ep√≥nimo libro Contrapunteo cubano del tabaco y el az√ļcar llama "bajo el t√©rmino TRANSCULTURACI√ďN", que reci√©n hace veinticinco a√Īos la Academia de la Lengua lo define. Teniendo la m√ļsica popular afroantillana un devenir que une el polo africano, europeo y cubano, no se puede olvidar que lo religioso, aunque con Dioses antropom√≥rficos, se sincretiza en la Cat√≥lica, un hecho fundamental para el √©bano, melanoderno o negro de cultivarla intensamente, ya que como dice el gran Claude Levi-Straus, para el esclavo la primera norma era "NO MORIRSE". Su estudio lo hizo la antrop√≥loga se√Īora Lydia Cabrera y en sus diez (10) obras cumbres uno conoce las diversas Etnias, Reglas (sean Lucum√≠, Abaku√°, Congo Carabal√≠, Arar√° y otras menores) y costumbres de los pobladores. Es decir, si no se estudia la RUMBA , como familia musical y las respectivas subdivisiones (Guaguanc√≥, Columbia y Yamb√ļ), es casi imposible poder entender los otros ritmos que componen el "Santo Cat√°logo R√≠tmico del Caribe". Ser√≠a como querer saber √°lgebra sin conocer las matem√°ticas.

 

Una pregunta fr√≠vola. ¬ŅHa llegado a sentir aquella especie de inquietud que Alejo Carpentier atribuye a los coleccionistas y que en otra dimensi√≥n podr√≠a incluso llegar al fetichismo?

 

No el fetichismo, que es el culto, veneraci√≥n o idolatr√≠a excesiva. Por el contrario, los fundamentos, prop√≥sitos y sentimientos que componen esa ecuaci√≥n, son los elementos que configuran la pasi√≥n y hay que vivirlos para que se hagan realidad. En la b√ļsqueda de la bibliograf√≠a, que es daci√≥n o indagaci√≥n, pude vislumbrar, conjeturizar y quimerizar mi deliquio o ensue√Īo. As√≠, cuando uno se cobija en la m√ļsica y ella es audible por cierto y visible en sus textos, su culto me invadi√≥. Como la pasionaria, esa bella flor de color blanco purp√ļreo, que pertenece al g√©nero de las pasiflor√°ceas y cuya enredadera o trepadora tiene en su configuraci√≥n estambres, zarcillos, s√©palos y p√©talos. Es decir, al buscar y rebuscar por doquier los libros, estos me envolvieron en el misterio de su presente, por lo que cual arque√≥logo me dediqu√© a excavar en su pasado.

 

¬ŅCu√°les considera los libros/autores m√°s importantes de su colecci√≥n?

 

Es menester separar los temas. La ontogenia del negro tiene en Don Fernando Ort√≠z a su m√°s c√©lebre estudioso: Los 5 vol√ļmenes de los Instrumentos ; la African√≠a de la m√ļsica en Cuba: el Teatro y el Baile de los Negros , su Glosario de Afronegrismos y sus tres tomos sobre El Negro Esclavo , Brujo y Curro . Cuando estudiamos las Religiones y Costumbres, Lydia Cabrera nos dej√≥: El Monte ; La Sociedad Secreta Abacu√° ; sus Vocabularios anag√≥, bant√ļ y congo ; el estudio sobre Yemaya y Och√ļn ( La Virgen de la Caridad del Cobre y la Virgen de Regla); sus Cuentos Negros , escrita la primera versi√≥n en Franc√©s. Recientemente don Jorge e Isabel Castellanos han publicado los cuatro tomos sobre el Negro en Cuba . Don Jos√© Duarte Oropesa en sus cinco tomos de Historiolog√≠a cubana es la enciclopedia de la Antilla Mayor y no hay que olvidar La m√ļsica en Cuba (ojo: no es de Cuba) de Alejo Carpentier , junto a su Ecu√©-Yamba-O y la famos√≠sima Consagraci√≥n de la primavera donde explica qu√© es el sabor en la m√ļsica.

 

 

Anhelado sue√Īo

 

¬ŅCu√°l ha sido el libro m√°s dif√≠cil de conseguir?

 

Los cinco Tomos de Los Instrumentos de la M√ļsica Afrocubana de don Fernando Ortiz. La primera vez que los tuve en mis manos fue cuando el maestro Chucho Vald√©s me concert√≥ una reuni√≥n con do√Īa Mar√≠a Teresa Linares, viuda del eximio historiador Argeliers Le√≥n. Estuve varias veces en el Museo de la M√ļsica en La Habana y ella me llev√≥ hacia los anaqueles donde reposaban como textos sagrados el enjundioso estudio. Diez a√Īos despu√©s, los consegu√≠ en Madrid y son algo as√≠ como el libro de consulta cuando busco diferenciar un instrumento de otro y/o solazarme con su infinito genio.

 

A una persona interesada en acercarse a la bibliograf√≠a de la m√ļsica latina. ¬ŅQu√© le recomendar√≠a ?

 

Hoy las comunicaciones nos permiten tener en el internet un instrumento valiosísimo. Los catálogos se encuentran disponibles en la compra virtual y consultando www.descarga.com ,  su archivo de entrevistas, datos, Cd's, DVD's y otros satisfacen cualquier curiosidad. En Nueva York y Miami todo está prácticamente a la mano.

 

¬ŅCu√°l es su opini√≥n acerca del mundo editorial en torno a la m√ļsica latina?

 

Indudablemente ha crecido much√≠simo. Primero fueron las Conferencias, Seminarios y Cl√≠nicas. Despu√©s las grandes Universidades en USA, dentro de las disciplinas de Historia y Letras, tienen a grandes profesores en el tema. Las publicaciones crecen y eso me permitir√° el 28 de enero del 2009 exhibir en la Biblioteca Nacional del Per√ļ aproximadamente 170 libros √ļnica y exclusivamente sobre la materia.

 

¬ŅEst√° en sus planes publicar un libro acerca de lo que usted denomina ‚Äúfolclor afrolatinocaribe√Īoamericano?

 

Por ahora prefiero abstenerme de afirmarlo. Solamente con mis publicaciones hechas en la p√°gina web www.mambo-inn.com tengo alrededor de 500 p√°ginas y estimo que todav√≠a me falta mucho. Alg√ļn d√≠a espero concretar mi anhelado sue√Īo. Sarav√°!.

 

Ritmo con letra

 

Textos de Alejo Carpentier, Umberto Valverde, Angel Quintero Rivera, Jaime Torres Torres, Andr√©s Caicedo y otros autores acerca de diferentes aspectos de la m√ļsica y de personajes como H√©ctor Lavoe, Celia Cruz, Tito Puente, Benny Mor√© y Daniel Santos. La exhibici√≥n es posible gracias a que el doctor Delgado-Aparicio ha cedido su biblioteca personal. De esta manera podremos deleitarnos con Cr√≥nica de la m√ļsica del Caribe Urbano: El libro de la salsa ¬†de C√©sar Miguel Rond√≥n, La importancia de llamarse Daniel Santos ¬†de Luis Rafael S√°nchez, Una noche con Iris Chac√≥n ¬†de Edgardo Rodr√≠guez Juli√°, Usted es la culpable de Eloy J√°uregui, Mi m√ļsica extremada de Guillermo Cabrera Infante, Latin Jazz de Ra√ļl Fern√°ndez, La salsa en Cali de Alejandro Ulloa, Los instrumentos de la m√ļsica afrocubana de Fernando Ort√≠z y muchos otros.

 

a exposici√≥n estar√° abierta al p√ļblico de manera gratuita y desde una semana antes. Pero los que acudan a la actividad del 28 de enero, podr√°n observar la exposici√≥n de libros antes de las 7PM.

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Fani√°tica

APUNTA Y DISPARA

sorpresas