Escucha a LOS MEJORES de la Salsa en: Mambo-inn Radio


 

 

ALFREDO DE LA FE


‚ÄúPens√© que el viol√≠n no exist√≠a‚ÄĚ


Por: Guido Herrera-Yance
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it


No son pocos los ejemplos de talentos que en sus inicios fueron cuestionados. Alfredo de la Fe ha sido uno de ellos. Pocos creer√≠an hoy que, en sus inicios, al violinista le recomendaron dedicarse a cualquier cosa, menos a tocar salsa. De todo esto y much√≠simo m√°s habla el violinista m√°s destacado de la m√ļsica latina. Conversador infatigable, toca tambi√©n con sinceridad may√ļscula la pesadilla de m√°s de dos d√©cadas que vivi√≥ por culpa de las drogas. Se dar√°n cuenta que esta conversaci√≥n qued√≥ corta, que es una entrevista inconclusa ya que con Alfredo el tiempo nunca es suficiente.

 

Alfredo de la Fe, el violín del Caribe.


Por d√≥nde empezamos... Hay tanto que hablar contigo. ¬ŅEddie Palmieri, Conjunto Folkcl√≥rico y Experimental Nuevayorkino, Jose Fajardo... ¬ŅEs verdad que empezaste a los doce a√Īos?


Empec√© a los doce a√Īos como m√ļsico profesional con la orquesta de Fajardo. Nac√≠ en Cuba, en La Habana. A los ocho a√Īos empec√© a estudiar m√ļsica en el Conservatorio de La Habana. Vengo de una familia de m√ļsicos. Mi padre se llam√≥ Alfredo de la Fe, fue cantante de √≥pera, guitarrista cl√°sico, uno de los responsables de la carrera art√≠stica de Celia Cruz, quien fue mi madrina. Celia conoci√≥ a mis padres antes de que estuvieran casados, cuando eran novios, ya que mi padre trabajaba en una emisora haciendo m√ļsica popular, en La Habana 1010. Y ah√≠ fue donde se present√≥ Celia para un concurso de canto que gan√≥. Entonces, era mucho lo que nos un√≠a. Yo estudi√© en La Habana. Empec√© en el Conservatorio Amadeo Rold√°n y fue una cosa rara porque cuando ten√≠a dos a√Īos vi un viol√≠n en televisi√≥n y eso me llam√≥ mucho la atenci√≥n. Despu√©s supe que era la orquesta Arag√≥n la que hab√≠a visto. Pens√© que el viol√≠n era un instrumento que no exist√≠a, que era algo como la magia de la televisi√≥n. A los cuatro a√Īos vi un viol√≠n en una tienda y me di cuenta que era real el instrumento. Cuando yo ten√≠a seis a√Īos, mi padre lleg√≥ a la casa con un viol√≠n que se hab√≠a encontrado en la basura, y se volvi√≥ mi juguete. O sea, yo dej√© de jugar con todo, jugaba con ese viol√≠n que no ten√≠a cuerdas, pero yo cog√≠ un gancho de ropa, le saqu√© la varilla del centro y yo me imaginaba tocando frente a multitudes. Viendo mi insistencia, mi padre me llev√≥ al Conservatorio Amadeo Rold√°n en La Habana y ah√≠ empezaron mis estudios, gan√© una beca...

 

¬ŅDe qu√© a√Īo estamos hablando?


De 1963. Un a√Īo despu√©s gan√© un primer premio en la escuela y me fui al Conservatorio de Varsovia. Estuve muy corto tiempo all√° porque en cuanto regres√© mis padres hab√≠an decidido que nos √≠bamos de Cuba y nos trasladamos primero a Miami, donde llegaban en esa √©poca la mayor√≠a de inmigrantes cubanos. De ah√≠ nos fuimos a Nueva York a vivir en la casa de un t√≠o. Empec√© a estudiar en la escuela de El Barrio. Me llevaron al Carnegie Hall y toqu√© el concierto de Mendelson y Chaikovski para viol√≠n, y me dieron otra beca esta vez para la escuela de musica Juilliard. Por esa escuela han pasado m√ļsicos muy famosos, como Charlie Palmieri y tantos otros. Yo ten√≠a once a√Īos. En Juilliard empec√© a estudiar m√ļsica cl√°sica, como lo hab√≠a para ese entonces, como hab√≠a hecho en Cuba.

 

¬ŅC√≥mo te envuelves en la m√ļsica de Nueva York, c√≥mo llegas a la orquesta de Jos√© Fajardo a los 12 a√Īos de edad?

Mira, primero que todo, mi t√≠o ten√≠a un restaurant, al lado del restaurant hab√≠a una casa que vend√≠a discos y ah√≠ iba mucho el se√Īor Roberto Torres, quien trabajaba en ese entonces en la Orquesta Broadway. √Čl se enter√≥ que yo tocaba viol√≠n y me llev√≥ a un baile porque necesitaban un violinista. Yo ten√≠a doce a√Īos y usaba todav√≠a pantaloncitos cortos (RISAS). Esa noche toqu√© con ellos y en la primera canci√≥n me dijeron: "¬ŅSabes qu√©? B√°jate de la tarima, hermano, mejor es que sigas de violinista cl√°sico o que te metas a manejar un taxi, algo, pero t√ļ para la salsa nunca vas a servir". En vez de desilusionarme, eso cre√≥ un reto para m√≠. Y dije para m√≠ mismo: "Voy a demostrarles que est√°n equivocados porque voy a volverme un violinista de salsa. Y probablemente quiero ser el mejor violinista de salsa que haya existido".

 


Alfredo de la Fe & Bobby Cruz

¬ŅQue hiciste entonces?


Me echaron en las garras de Fajardo (RISAS)‚Ķ Mira, yo me cri√© con dos lados. Mi padre era el lado cl√°sico, que fue tenor de √≥pera, guitarrista cl√°sico, y fue el primer cantante de habla hispana que actu√≥ en la Scala de Milan en 1918. Pero mi madre era el lado del sabor. Ella fue cocinera de dos presidentes de Cuba. Entonces mi casa en Cuba siempre estaba llena de artistas que llegaban a probar la saz√≥n de mi mam√° y a hacer tertulia con mi padre. All√≠ es donde mi familia conoci√≥ a Jos√© Fajardo, mi madre era una fan√°tica de los danzones de Fajardo. Ya en Nueva York da la casualidad que Fajardo viv√≠a en la esquina de nuestra casa y tambi√©n estaba necesitado de un violinista. Y √©l me solt√≥ en manos de Pupi Legarreta. Agradezco mucho a Fajardo y a Pupi. Fajardo me ense√Ī√≥ la ra√≠z de la m√ļsica cubana y por ende de la salsa, que empez√≥ siendo m√ļsica cubana y hoy en d√≠a es una expresi√≥n aparte. Cuando yo descubr√≠ la m√ļsica popular, lo que era la improvisaci√≥n, que era como pintar un cuadro, la libertad de poner un rojo aqu√≠ si quer√≠a, o un verde all√°, que no era una cosa marcada por un patr√≥n que uno ten√≠a que seguir o una pauta sin salirse, hasta ah√≠ lleg√≥ mi carrera como m√ļsico cl√°sico. A los dos meses me quitaron la beca que ten√≠a en Juilliard, la beca se fue a volar porque, teniendo doce a√Īos, empec√© a trabajar en los night clubs y llegaba a mi casa tard√≠simo, tres o cuatro de la ma√Īana, para despu√©s irme a estudiar por la ma√Īana a la escuela normal y, luego de eso, irme al Conservatorio. Entonces mi beca se perjudic√≥ pero no me arrepiento nunca de eso porque yo siempre digo: Como m√ļsico cl√°sico tendr√≠a mucha competencia, y como violinista de salsa es poca, aunque a veces quisiera... Pero no s√©, yo creo que el destino te marca el camino a seguir.

 

¬ŅQu√© pasa despu√©s, c√≥mo te envuelves con el Conjuto Flockl√≥rico, Eddie Palmieri, La T√≠pica 73?


Bueno, me fui a Miami (RISAS). Estaba tocando con Fajardo en NY y empez√≥ a hacerse una cosa que se llamaba Tuesday Night Jam Session en un club all√° en el barrio. Los que nos juntabamos para ese Jam Session eran algunos m√ļsicos de la orquesta de Fajardo, Jos√© Grajales, Sonny Bravo y yo, los otros m√ļsicos eran Adalberto Santiago, Johnny Rodr√≠guez, Orestes Vilat√≥, Joe Mannozzi y David P√©rez que eran parte de la orquesta de Ray Barretto. Era un vente t√ļ, como lo llamamos, y empezamos a hacer Tuesday Night Jam Session y solo cobrabamos la ganancia de la puerta. Al principio no iba nadie y con lo que sac√°bamos nos √≠bamos a comer al barrio chino de Nueva York, nos amanec√≠amos all√≠. Son recuerdos muy gratos porque nos re√≠amos mucho, Adalberto era muy chistoso. La pas√°bamos muy bien. De pronto es sitio se fue llenando y se toma una decisi√≥n: Vamos a dejar nuestras respectivas orquestas y vamos a formar un grupo al cual le vamos a poner T√≠pica 73, ya que estabamos a finales de 1972...

 

Dijiste que te fuiste para Miami pero no terminaste esa parte de la historia…


S√≠, lo que pasa es que todo esto casi ocurre al mismo tiempo. Antes que se formara la T√≠pica 73... como te dije antes, yo era parte de esas descargas cuando se toma la decisi√≥n de dejar nuestras orquestas, yo dije que no (RISAS). Lo que pasa es que Fajardo me hab√≠a ofrecido irme con √©l a Miami a tocar en un night club dirigiendo un show, haciendo todo tipo de m√ļsica, m√ļsica de todo el mundo y con todo el mundo. Entonces decido no quedarme en ese nuevo proyecto que iba a ser la T√≠pica 73. En ese tiempo con Fajardo ten√≠a algo seguro y con La T√≠pica nadie sab√≠a si iba a funcionar. Aprend√≠ mucho en esa temporada con Fajardo ya que √©l se bajaba del scenario a la hora de haber empezado el show y era yo quien ten√≠a que dirigir a todos, si era un mago, si era un bailar√≠n flamenco, lo que fuera... Entonces sale la T√≠pica 73 en Nueva York y empieza a arrasar. Donde iba pon√≠a la radio y lo √ļnico que se o√≠a era T√≠pica 73. Y yo dec√≠a: "Ayayay dios m√≠o, me equivoqu√© en mi decisi√≥n". Entonces me qued√© en Miami m√°s aburrido. Hasta el mismo due√Īo del club donde toc√°bamos nos dijo que hab√≠a que montar los temas de la T√≠pica 73, y yo diciendo: "Y yo he podido estar ah√≠ y no estoy". Entonces me regreso a Nueva York porque en Miami casi me muero de aburrimiento... No es secreto que Miami siempre ha sido una ciudad muy aburrida en cuanto a m√ļsica se refiere.

 

Fania All Stars en Lima: "Ahora Vengo Yo"


¬ŅY entonces te incorporas a la T√≠pica 73?


No (RISAS)‚Ķ La T√≠pica ten√≠a ‚ÄúMa√Īo√Īo‚ÄĚ y ‚ÄúLa candela‚ÄĚ sonando en las radios... Cuando regres√© a Nueva York dije: "Bueno muchachos, aqu√≠ estoy, yo quiero estar en la banda, tocar con ustedes" Y me dijeron: "No se√Īor, ya es muy tarde, ya olv√≠date". Y es ah√≠ que empiezo a tocar con todo el mundo, con Ismael Miranda cuando estaba pegado el disco ‚ÄúAs√≠ se compone un son‚ÄĚ...

 

¬ŅPero t√ļ no grabaste ese disco?


No, me refiero a que en ese momento había salido el disco. Empiezo a tocar con todo el mundo. En ese tiempo nosotros nos reuníamos en casa de Jerry y Andy González en el Bronx y ahí nos amanecíamos.

 

Ese lugar tiene historia, todo el mundo habla de ese lugar durante esas épocas...


Ese lugar era mágico. Un día veías en una descarga a Mongo Santamaría, Patato, Barretto, cuatro o cinco timbaleros... Nos sentábamos a hacer tertulias musicales, a tocar...

 

Andy me ha contado que tiene muchas grabaciones de esos encuentros...


S√≠, Andy tiene muchas cosas. Fueron unos momentos tan lindos. Me acuerdo de muchas an√©cdotas hermosas ah√≠. La banda de Palmieri ensayaba ah√≠‚Ķ Un d√≠a de esos, Andy y Jerry que en esos d√≠as tocaban con Palmieri, la banda de Palmieri era la banda m√°s importante de Nueva York en ese momento, como lo sigue siendo. Para m√≠, Palmieri es uno de los m√ļsicos m√°s importantes que tiene nuestra historia mundial, bueno en ese entonces ten√≠a a "Chocolate" Armenteros y V√≠ctor Paz en la trompeta, a Barry Rogers y Jos√© Rodr√≠guez en los trombones, y a Mario Rivera y Ronnie Cuber en los saxofones bar√≠tonos. Bueno, entonces se enferma "Chocolate" y Palmieri les dice a Andy y Jerry: "¬ŅPor qu√© no traen un reemplazo, un trompetista" Y ellos le dijeron: "Eddie, nosotros conocemos a un violinista, lo podemos traer". Y Eddie dijo que s√≠. Eddie siempre ha sido muy abierto a todos los cambios y dijo: "¬ŅPor qu√© no?" Yo ven√≠a de tocar con Fajardo, que era una charanga: tres violines, flauta y la secci√≥n de ritmo muy suave. Cuando me encuentro con semejante orquesta yo era puro cubano: joyas, de cuello y corbata, peinado normal, con la raya al lado... Llego y me encuentro a la orquesta de Eddie que eran una manada de locos, con jeans, pelo largo, muy abiertos. Yo me acuerdo que toqu√© el tema de ‚ÄúCamag√ľeyanos y Habaneros‚ÄĚ, el tema que lo ha caracterizado a Eddie toda la vida. Enseguida que terminamos Eddie se par√≥ del piano y me hizo un contrato: "Oye, quieres tocar conmigo, te pago tanto", y me hizo un contrato ah√≠ en la tarima y nos dimos un apret√≥n de manos. Con Palmieri trabaj√© cinco a√Īos y por Palmieri me vine a vivir un a√Īo a San Francisco. El se regres√≥ a Nueva York y toqu√© por poco tiempo con Carlos Santana, y tambien toqu√© con Jorge Santana, el hermano.

 

¬ŅEntonces c√≥mo llegas a la T√≠pica 73?


Yo estaba en Miami con Fajardo, después regresé a NY. Empecé a tocar con Eddie Palmieri luego para San Francisco y ahí fue que la Típica 73 se abrió, unos formaron Los Kimbos, no sé por cuáles razones, o mejor dicho si sé pero no puedo decirlas. Se forma entonces la nueva Típica 73 que, para mí, fue la mejor época, cuando entró Nicky Marrero, José Grajales, Gonzalo Fernández en la flauta, Mario Rivera. Esa fue la época dorada de la Típica 73.

 


Descarga de violines en Nueva York.

Durante esa √©poca tambi√©n estuviste viajando a Europa como parte del Grupo Latin Percussion ¬ŅNo es asi?


En esa √©poca, la compa√Ī√≠a Latin Percussion empez√≥ a vender sus productos en el area de Europa y Asia y necesitaba personas que fuera a dar demostraci√≥n de c√≥mo sonaban los instrumentos, y ah√≠ fue que se form√≥ el Latin Percussion Jazz Ensemble, que primero fue con Andy Gonz√°lez, Eddie Mart√≠nez, Patato, Tito Puente, Johnny Rodr√≠guez y Alfredo de la Fe, y empezamos a viajar. Ibamos a las universidades en Europa y por la ma√Īana nos √≠bamos a las clases a ense√Īar un poquito de salsa a los alumnos, y as√≠ sucesivamente y trabaj√°bamos en un mismo tema, por las tardes nos reun√≠amos y los alumnos tocaban el tema que les hab√≠amos ense√Īado. Luego hac√≠amos un concierto por la noche. Eso fue en toda Europa y fuimos a Jap√≥n tambi√©n con este grupo. Entonces, este grupo empez√≥ a coger tanta fuerza que ya empezaron a llamarnos de festivales de jazz y de muchos lados. A mi modo de ver este fue uno de los grupos m√°s interesantes que tuvo Tito porque ya que teniendo un grupo de jazz latino no ten√≠amos que llenar esa necesidad del bailador sino que pod√≠amos estirarnos, hacer los solos m√°s largos y m√°s progresivos. Y tambi√©n fue una de las √©pocas m√°s lindas de Tito Puente. Johnny Rodr√≠guez dej√≥ este grupo por un tiempo y yo pas√© a ser director de esta agrupaci√≥n. Eddie Mart√≠nez tambi√©n se fue y entr√≥ uno de los pianistas a los que yo considero que fue uno de los mejores: el gran Jorge Dalto. Entr√≥ Michael Vi√Īas en el bajo, y seguimos haciendo giras. De esas giras sali√≥ un video y un disco que se llama Tito Puente Latin Percussion Jazz Ensemble Live in Montreaux. Eso fue grabado creo que en el a√Īo 80.

 

Tocabas con los dos grupos al mismo tiempo en ese época…


Toco con la T√≠pica... Despu√©s me llama Tito para hacer esta gira con √©l, pero al mismo tiempo segu√≠a tocando con la T√≠pica, al igual que Johnny Rodr√≠guez que tocaba con Tito y tambi√©n estaba en la T√≠pica 73. O sea que yo hac√≠a la gira con Tito, regresaba a Nueva York y me incorporaba a mi trabajo con la T√≠pica 73. Eso fue antes de partir de Estados Unidos por tres semanas y regresar veinte a√Īos despu√©s... Lo que pasa es que yo quer√≠a hablar de Tito porque, para m√≠, Tito ha sido lo m√°ximo de la m√ļsica. La √©poca que tuve la oportunidad de estar con √©l y viajar junto a √©l aprend√≠ tanto, yo siempre he respetado la tarima y la m√ļsica, pero Tito me ense√Ī√≥ a respetarlo a√ļn m√°s. Tito me ense√Ī√≥ una cosa muy importante: Que siempre hay que tocar m√ļsica pa'l bailador. Tito dec√≠a: "La m√ļsica y el baile son hermanos. El d√≠a que t√ļ est√°s tocando y la gente no est√° bailando hay algo malo pasando, siempre hay que crear m√ļsica pensando en el que est√° bailando‚ÄĚ. Siempre le digo a los m√ļsicos, que nosotros tenemos un don muy grande, que es el de llevar alegr√≠a a la gente en un mundo donde cada vez hay m√°s violencia, m√°s sangre, donde compras un peri√≥dico y si no lo lees r√°pido no lo puedes abrir porque se coagula de tanta sangre que tiene adentro. Nosotros los m√ļsicos, somos gente que llevamos alegr√≠a, que nos subimos a la tarima y durante esas dos horas todo el mundo est√° divirti√©ndose. Entonces eso hay que tomarlo en serio y respetar la tarima. A m√≠ no me gusta un m√ļsico masticando chicle en la tarima o un m√ļsico mirando el reloj. Nosotros somos entretenedores. Cuando pongo Alfredo de la Fe en una pancarta es para dar el mil por ciento de m√≠ y yo pienso que el p√ļblico se merece respeto y uno le tiene que dar respeto al p√ļblico. Y esa fue la filosof√≠a de Tito, y por eso Tito fue y ser√° siempre El Rey, porque el profesionalismo que manej√≥ siempre fue una cosa incre√≠ble. Nadie llenar√° el vac√≠o que dej√≥. Hay personas que tienen una silla ocupada y yo creo que el d√≠a que se llevantan nadie se va a sentar en sus sitios, y Tito fue uno de ellos, Celia es otra. Toda esa gente fueron leyendas: Ismael Rivera, Machito, Tito Rodr√≠guez.

 

Tito Puente & Alfredo de la Fe en Montreux


Antes de culminar con esa √©poca en Nueva York porque luego te mudaste para Colombia... Hay algo que est√° en los libros de la historia de esta m√ļsica, y es que la T√≠pica 73 fue la primera orquesta que viaj√≥ a la Cuba comunista. Tu fuiste parte de ese viaje ¬ŅC√≥mo nace ese viaje?


Bueno, eso fue idea de nosotros mismos. Porque nosotros los m√ļsicos no somos pol√≠ticos. A m√≠ la pol√≠tica no me interesa. Entonces nosotros quer√≠amos ir a Cuba y compartir con los m√ļsicos, esas s√≠ eran verdaderas leyendas y ya estaban viejos: Chapottin, Cun√≠... Si no los ve√≠amos ah√≠ se iban a morir dentro de poco y, por eso, decidimos ir a Cuba. Jerry Masucci nos apoy√≥, como siempre apoy√≥ toda la m√ļsica y todo lo bueno de la salsa. Cuando llegamos a Cuba nos dijeron: "¬ŅQu√© grupos quieren ver" y les dimos una lista que era un directorio telef√≥nico (RISAS). Y de ah√≠ empezamos a oir grupos y vivimos unas dos semanas en Cuba de pura alegr√≠a... Est√°bamos en la gloria nosotros oyendo y compartiendo con m√ļsicos. Despu√©s de ah√≠ es que viene la ca√≠da de la T√≠pica 73 porque cuando regresamos a Estados Unidos nos encontramos con mucha oposici√≥n pol√≠tica. Es una l√°stima que se mezclen la m√ļsica y la pol√≠tica porque nosotros nunca fuimos a Cuba con deseos de romper un bloqueo o de cualquier manifestaci√≥n pol√≠tica. Fuimos simplemente para hacer m√ļsica, para recibir m√ļsica y a adquirir un poco de ese tesoro que es la m√ļsica cubana, para llevarnos un poquito en nuestros corazones y eso fue el verdadero y √ļnico motivo que llev√≥ a la T√≠pica 73 a ir a Cuba, pero luego de ese viaje la Tipica 73 se termin√≥.

 

Y de este viaje aparece uno de los mejores discos, aunque es dif√≠cil hablar de "mejores" cuando se habla de las grabaciones de la T√≠pica.... Es el Intercambio Cultural entre m√ļsicos cubanos y de la T√≠pica 73...


Eso fue un tremendo trabajo. Fue un viaje de alegr√≠a total. Yo me acuerdo que regresabamos al hotel a eso de las cinco de la ma√Īana ya cansados, dec√≠amos: OK, vamos a dormir. Y cuando ya pon√≠a la cabeza en la almohada que me estaba quedando dormido, ven√≠an otra vez amigos a recogernos y as√≠ nos llevaron a todas las orquestas que les pedimos para que las vi√©ramos. Romp√≠a a tocar Rumbavana a esa hora y yo me vest√≠a otra vez y me iba. Estuvimos dos semanas sin dormir en Cuba.

 

Ustedes fueron la primera orquesta de los Estados Unidos que viajó a Cuba luego del bloqueo, no es así?


S√≠. Despu√©s se hizo Havana Jam de la Fania All Stars. M√°s adelante Oscar D'Le√≥n y en tiempos m√°s recientes Andy Monta√Īez. Pero la T√≠pica 73 fue en 1979.

 

¬ŅC√≥mo lleg√≥ a hacerse Intercambio Cultural?


Aprovechando que estabamos en Cuba decidimos grabar. Incre√≠ble que esta producci√≥n fue hecha en ocho canales, un sistema precario. Fue incre√≠ble lo que hizo el ingenerio de sonido con este trabajo. Tiene un sonido espectacular. Lo hicimos acompa√Īados de todas esas estrellas en esas dos semanas gloriosas que estuvimos en Cuba. Imaginate grabar con Tata Guines, Chapotin, Guillermo Barreto, Richard Egues...

 


Larry Harlow, Rubén Blades, Alfredo de la Fe & Adonis Puentes

Qu√© pasa luego con Alfredo de la Fe‚Ķ te quer√≠a preguntar acerca de la √©poca en que te tuviste que ir de Estados Unidos, las drogas... ¬ŅPodemos conversar respecto a eso? La relaci√≥n de las drogas y la m√ļsica en Nueva York durante los setentas‚Ķ


Yo comenc√© a consumir drogas a los doce a√Īos, porque supuestamente el m√ļsico que no estaba en drogas no estaba en nada. Y me acuerdo que la primera vez que consum√≠ drogas en mi vida fue a los doce a√Īos, durante el descanso todos me dejaron solo, se fueron, y yo pens√© que era que no me quer√≠an, que no me aceptaban ya que yo era en realidad un ni√Īo pobre en ese entonces. Como por espacio de dos d√≠as fue as√≠. Al tercer d√≠a me llevaron con ellos y me di cuenta que no era que no me aceptaban sino que se iban a consumir droga, y entonces prob√© y me gust√≥. Te digo algo, mi adicci√≥n dur√≥ veintidos a√Īos. Inclusive me fui a Colombia siendo adicto, fui por cuatro semanas all√° y me qued√© y no quer√≠a regresar de ah√≠ m√°s nunca. Y por qu√© digo esto, porque yo siempre trato de pasar un mensaje. No me gusta predicar moral, porque hay gente que la pasa muy bien tom√°ndose sus traguitos socialmente en la rumba, pero habemos otros que tenemos problemas con el alcohol y con la droga, y entonces a esa gente es que yo trato de siempre de pasar un mensaje. Y es que si yo pude salir, cualquiera puede salir. Tampoco sal√≠ para volverme un mojigato, una persona triste. Sigo siendo alegre, sigo rumbeando hasta las cinco de la ma√Īana si la rumba lo pide, pero con la √ļnica diferencia que ya yo no consumo droga. Quiero dar este mensaje: Si tienes problemas busca ayuda. Porque vivir all√≠ dentro metido es una cosa horrible, hermano. Lo digo porque lo viv√≠ y se sufre mucho. Al principio la pas√© muy bien porque no voy a decir que no, pero despu√©s se me volvi√≥ un caos, se me volvi√≥ un infierno. Tuve hasta que abandonar Estados Unidos e irme a refugiar a otros lados por la droga. Afortunadamente, como te digo, sal√≠. Entonces digo: Hermano, busca ayuda que el que busca encuentra, y al otro lado se vive pero super super bien.

 

Tuvo algo que ver algo la llegada de El Papa a Colombia con el cambio en tu estilo de vida?


Si Claro, como te enteraste de eso?

 

No recuerdo si me lo contaron o lo le√≠ por alg√ļn lado‚Ķ


Cuando estuvo el Papa Juan Pablo II en Colombia el gobernador de Antioquia‚Ķ yo viv√≠a en la capital que es Medell√≠n pero el gobernador de la ciudad de Antoquia me dijo: "Vas a tocar el viol√≠n para el Papa" Y yo dije: "Uy, si ese tipo me toca me cura" Mentiras! Uno se cura el d√≠a que se tiene que curar. Y me prepar√© tres meses para este encuentro con Juan Pablo II, estudiando lo que iba a tocar, lo que le iba a decir, c√≥mo le iba a dar los discos, y la noche ante de ese encuentro dije: "Voy a tomarme un solo trago para celebrar que me voy a encontrar con el Papa" y mentira! Cuando lleg√≥ las nueve de la ma√Īana yo estaba m√°s drogado y m√°s borracho que nadie. Y dije: "Va, ese viejito vestido de blanco, que se quede por all√° yo estoy aqui feliz, y no fui. Segu√≠ la rumba por cinco d√≠as. Despu√©s me fui a dormir un d√≠a entero. Cuando despert√© al otro d√≠a ya el Papa se hab√≠a ido de Colombia, yo hab√≠a perdido mi cita. Me mir√© al espejo y vi una cosa peor que una rata, que una cucaracha, y dije: "Esto no puede seguir as√≠". Ese fue el √ļltimo d√≠a que yo consum√≠ drogas. Fue dif√≠cil. No fue f√°cil porque entre a un tratamiento de desintoxicaci√≥n y despu√©s terapia para poder salir de eso, porque veintidos a√Īos consumiento drogas todos los d√≠as no es f√°cil dejarla, pero afortunadamente lleg√≥ el d√≠a en que no la necesite m√°s. Desde esa √©poca no consumo y te digo algo: Vivo muy tranquilo, vivo muy bien‚Ķ

 

 

JOS√Č FAJARDO:

"A Fajardo lo consider√© siempre como un padre en la m√ļsica. Me ense√Ī√≥ much√≠simas cosas. Y yo lo considero todav√≠a. Fajardo es inmortal. Probablemente haya sido el mejor flautista de charanga que haya existido".

 

LOS DOS LADOS DE LA T√ćPICA 73:

"En esa producci√≥n quisimos hacer m√ļsica de concierto. Es un tremendo disco, al igual que todos los discos que hizo la T√≠pica 73".

 


 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Fani√°tica

APUNTA Y DISPARA

sorpresas