ALBERT TORRES EN PERÚ:


“Que no se pierda la Salsa Dura”


Por: Enrique Vigil Taboada
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it


Cada vez que nos referimos al quehacer salsero asoman en primer término nombres de músicos emblemáticos, queridos, populares o de moda. En su tarea de amplitud, Mambo-inn.com quiere otorgar espacio a otros personajes ligados al género, sean arreglistas, productores, gente de radio, promotores y otros que tienen que ver con eso que solemos llamar “la industria salsera”. Nos reafirmamos en nuestro deber de dar voz a otras voces de esta música que late con clave, aunque lo suyo no sea el escenario.

 

Hace algunas semanas se realizó el concurso de baile “Perú Salsa Congress” organizado por Luis Zegarra. El concurso, clasificatorio al Campeonato Mundial en Orlando-Florida. contó con la participación, entre otras figuras del género, del reconocido promotor Albert Torres, a quien el movimiento salsero de Los Ángeles debe buena parte de su ebullición.

 

El Promotor Albert Torres


Albert, primera vez en Perú, ¿Cómo te sientes?


Feliz de estar en Lima...!!! Luis Zegarra me ha invitado muchas veces pero mi recargada agenda me impidió visitarlos. Esta vez pude cuadrar algunos compromisos y llegar para la gran final del “Perú Salsa Congress”.

 

¿Cómo nace tu pasión por la salsa?


Desde muy chico tuve la influencia musical de mi madre. A los cinco años imitaba todos sus movimientos y pasos de baile. Ella fue una eximia bailarina en Nueva York y no se perdía ninguna actuación de Tito Rodríguez, Tito Puente o Machito en el Palladium. Siempre se escuchó la música cubana en mi casa, hasta que a los doce años me puse rebelde y no quería más mambos y guajiras. Me incliné por la música americana y la influencia del ‘discomusic'. Pero al llegar a Puerto Rico con mi madre, me di con la sorpresa de que todo era salsa y la música de Fania por todos lados. Como si el ritmo regresara a mi gusto. A partir de ese momento todo cambió, quería saber qué decían esos temas, quería leer y hablar en español. Bailar la salsa. Pero no al estilo que lo hacía mi madre “On2” sino como lo hacían en las calles del barrio, mezclando los ‘deeps' y las maromas de la música americana. La salsa representaba a la nueva generación, que se contagiaba por ese swing, la pimienta, el sabor y el poco de jazz que se mezclaba con el mambo. Gracias a dios que existe esta música y que es nuestra.

 

Albert Torres con Griselle Ponce y Luis Zegarra.


¿Qué es un Congreso de Salsa?


Un congreso es un lugar donde se reúnen los amantes de la salsa. Músicos, bailarines, musicólogos, promotores, coleccionistas y aficionados de diferentes países. Se organizan talleres de música y baile con diferentes niveles como básico, intermedio, avanzado. Además, seminarios y conversatorios sobre los orígenes de la música. Me gustaría que en los siguientes años, podamos organizar con Luis Zegarra, un gran congreso en Perú. Es importante que la nueva generación atraída por el baile y sus acrobacias sepa reconocer a los verdaderos artífices y precursores de esta historia musical.

 

¿Cómo surgió el proyecto de organizar el Congreso de Salsa?


El proyecto de los congresos mundiales comenzó en Puerto Rico en 1997. Fue un sueño del señor Eli Irizarry. Yo fui a su segundo congreso en Puerto Rico en 1998. Me junté con él como socio y juntos produjimos los primeros dos congresos de Los Ángeles. En el año 2000 decidí separarme de nuestra asociación y decidí hacerlo solo. A la misma vez recibía llamadas de alrededor del mundo que querían asociarse con mi compañía para hacer congresos. Ahora estoy en asociación en casi 32 congresos mundiales por año.

 

¿A qué te dedicabas antes?


Antes producía eventos de salsa localmente en Los Ángeles, además de manejar a la orquesta de Johnny Polanco y su Conjunto Amistad. También yo bailaba, pero ahora soy promotor nada más. Cuando bailaba trabajé en la películas Mambo Kings , Out To Sea , Dance With Me y Match Stick Men . Además tuve el placer de haber sido escogido para bailar en “The 1993 Academy Awards”.

 

Albert Torres con Andy García y Cachao López.


¿Cómo definirías el gusto que hay en Los Ángeles por la Salsa ?


Cuando empecé a promover no habían muchos en Los Ángeles que conocieran de salsa. Esta ciudad era de merengue, cumbia, banda, etc, etc.... Pero con mucha paciencia y educando a las personas y perdiendo más de $100,000 en los primeros 3 años de producir eventos, hemos logrado que haya por lo menos un club cada día con salsa en todo la parte sur de California.

 

A tu juicio, ¿cuál ha sido el congreso que en lo musical te ha dejado más satisfecho?


Creo que este es el año. Con los músicos que tenemos este año ha sido una cosa fuera de este mundo. Vamos a hacer historia. Y antes de este 2007, el mejor congreso tiene que haber sido el del año pasado.

 

¿Cuál ha sido tu experiencia con los grupos de Cuba? ¿Qué opinas de la sonoridad cubana?


Los grupos cubanos son muy buenos. Yo, con el apoyo de Bill Martínez y Leo Tizol, fuimos los primeros en traer a los Estados Unidos a Los Van Van en Enero de 1997. También yo tuve a la Orquesta Aragón , ‘Maraca' Valle, Issac Delgado, David Calzado y La Charanga Habanera , Adalberto Álvarez y su Son, Muñequitos de Matanzas, Anacaona y muchos más. Yo personalmente prefiero la música tradicional de Cuba. La música timba no me gusta igual.

 

El exigente jurado calificador.

 

Apoyar la Música en Vivo

 

¿Qué diferencias estableces entre los 70s de la salsa clásica y los tiempos actuales?


En mi opinión, la salsa de los 70 es la mejor. En los 80, y parte de los 90, la salsa casi se muere por la música monga, o salsa romántica como la llaman. Yo creo que ahora con orquestas como Spanish Harlem, Jimmy Bosch, Johnny Polanco y los nuevos CD's de Pacheco, Ralph Irizarry, Frankie Vázquez y Los Soneros Del Barrio y Grupo Caribe, hay un nuevo movimiento de preservar la Salsa Dura. Gracias a Dios!!!!

 

¿Observas nuevos caminos en la Salsa ?


Veo que hay grupos como los mencionados anteriormente que están manteniendo las raíces. Qué bueno. Obviamente en Cuba estamos viendo más timba y aquí estamos escuchando más reggaeton. No son mis preferidos, pero sé que a la juventud les gusta. Lo que no quiero perder es la base de la Salsa Dura. Tenemos que mantener eso sea lo que sea. Ese es mi trabajo en esta vida. Mantener esta música viva para las próximas generaciones.

 

Entonces, tenemos salsa para rato...


Seguro que si...!!! Eso de que la salsa se muere me lo han dicho en diferentes épocas, cuando entró el merengue, cuando entró la bachata, ahora con el reggaeton. La salsa se va a morir.... ja, ja, ja. Tenemos más vidas que un gato... ja, ja, ja.

 

Con Luis Zegarra, Griselle Ponce y los ganadores del concurso,
Carlos Begasso y Karín Ayulo.


Albert, has dicho que Richie Bonilla es su mentor como promotor y ha destacado sus virtudes éticas. ¿Esa afirmación es, de alguna manera, una crítica a lo que pasa en el negocio de la Salsa ?


Desafortunadamente hay personas, como en todos los negocios, que no tienen ética. Hay muchos en este negocio que tratan de hacer conciertos sin tener la ‘ insurances ' o compañías legales. Si tienen una mala noche se desaparecen y no pagan. Esto nos hace tener mala reputación con los músicos o locales de conciertos. Gracias a dios que la reputación de mi compañía es de lo mejor.

 

Gracias por tu tiempo, ¿Algo que quieras agregar?


Sí, quiero decir que hay que educar a la comunidad y a los bailarines que deben apoyar a la música en vivo. Los músicos tienen que tocar en vivo para ganar dinero y para inspirarse en hacer más música. Además, no hay nada como cuando una orquesta está tocando y los bailarines están bailando. Es como un matrimonio bueno, en un sentido que es difícil de explicar. Muchos de los bailarines prefieren pagar menos por la entrada a los clubes y escuchar un DJ tocar CD's. Yo prefiero pagar un poco más y tener música en vivo y apoyar a los músicos para tener Salsa viva para muchos más años.

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas