Escucha LOS MEJORES temas de la Salsa en: Mambo-inn Radio


 


Aproximación Freudiana al Genio de Lavoe


HÉCTOR LAVOE: Tótem o Tabú ???


Por: Jaime del Castillo Jaramillo
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it


 

El gran genio austriaco Sigmund Freud, quizá nos ayude a interpretar a otro genio, y así poder comprender (Verstehen Weberiano) el porqué un campesino de Ponce, que llega a New York el 3 de mayo de 1963 se convierte en Tótem y Tabú de un género musical que hoy tiene personalidad, magia, calidad y belleza. Cuánto de racional y de irracional ha pesado para que Héctor Pérez se constituya en un ícono intocable.

 

Héctor Lavoe en La Feria del Hogar, Lima-Perú.

 

"El Cantante de los Cantantes", ... "El Rey de la Puntualidad", ... "El Jibarito de Ponce", ... "Lavoe" ... en fin, varias formas, expresiones, estilos pero un solo fenómeno sico-socio-cultural: Héctor Lavoe, piedra basal de la música afrolatinocaribeñoamericana (Luis Delgado-Aparicio Porta). Sin lugar a dudas Lavoe se ha constituido en el Alter Ego de los amantes de la música que cultivó y de los que siguen ese género, vertiente y estro musical.

 

Lavoe no cantaba ... Lavoe encantaba ... ya que cantar quizá se entienda como un esfuerzo, una pena, un sacrificio en el afán de obtener la calidad total ... pero para Héctor Lavoe el cantar (o mejor dicho el encantar) era un pretexto para la ‘eflusión’ de su Ello, de su profundo, poderoso, intrincado y misterioso Ello. Lavoe no cantaba ... Lavoe encantaba en razón de que expresaba con absoluta naturalidad sus mundos internos con belleza con eufonía con lisura y con magia. Muchas personas incurrieron en imperceptible error cuando decían de él que tenía un estilo callejero, desafiante, marginal y trepidante. Lavoe encantaba y por eso fue y es un ídolo, ya que no era sólo una voz ... era muchísimo más, era un mundo lo que transmitía ... tuvo el don, la virtud y la facultad genial de tocar, seducir, abrir y energizar nuestro Ello ... es decir comunicaba un mensaje directo a los plexos inconmensurables de los mundos internos del gran microcosmos que es el Hombre ... siendo decodificado su mensaje por nuestra subjetividad creadora, es decir la irracionalidad que tanto cuenta en la vida personal y colectiva de la raza humana, y que ocupó muchos años de estudio al genial Max Weber cuando expuso su tesis del líder carismático.... y eso era Lavoe un poderoso líder carismático ... nada más ni nada menos.

 

Willie Colón y Héctor Lavoe
(Foto cortesía W. Colón)

La personalidad de Lavoe era connatural a un conquistador, y los conquistadores son contraculturales, desviados sociales-positivos, marcan su propio Nomos; otra cosa no podía ser un jibarito que llega a la Capital del mundo y al amparo de su hermana Priscilla, de su Harlem Hispano y de su genio artístico, arremete con sus 17 años y 60 kilos de peso contra el mundo-cultural-ambiente, contra una cultura hegemónica totalmente ajena a la suya, y conquista ... simplemente conquista, eso puede conseguirlo quien tiene un Ego lúcido, potente y determinado. La personalidad de Lavoe era connatural a un conquistador, sabedor de su potencialidad, predilecto hijo de jibaritos de casta, maestro del "lelolay" el grito de victoria, de orgullo y de nervio de una cultura enraizada, sólida y viva que demostraría su valer, su calidad y dimensión nada más y nada menos que en la Capital del Mundo. Lavoe era un mundo un sentimiento una cultura una personalidad colectiva .... no era un simple cantante he ahí la clave ... era Ello, Ego y Alter Ego.

Samuel Huntington escribió su famoso texto El choque de las Civilizaciones, tomando en consideración una serie de colisiones culturales, y por ende no estuvo lejos de su retina, de su cerebro y de sus fichas, el acontecimiento de la victoria cultural de la música afrolatinocaribeñoamericana en su propio país. Ninguna cultura triunfa sobre otra sino tiene unos valores bien acerados, un imaginario meridianamente claro y una voluntad determinada, firme y robusta de conquista y ese fue el contexto que interpreta, representa y encarna Héctor Lavoe ... ese fue su Alter Ego. Se sabía superior, triunfador y original. Había sido acunado entre canciones, trovas, versos y guajeos ... en su sangre bullía el arte de su cultura. Su madre doña Pachita era una juglar consumada, y su padre don Luis Pérez era un guitarrista de polendas, y como olvidar a su legendario abuelo Juan Martínez tremendo cantor, versador y guapo peleador. Y peleador era Lavoe que duda cabe. Y como peleador ... versador, sonero y enseña cultural en la capital del mundo ... sin complejos, sin remilgos, sin traumas ... ese era su Alter Ego.

 

Su sepultura en Ponce, Puerto Rico.

 

Ese brillo, energía, personalidad y originalidad cultural encarnada a la perfección en Lavoe, requería de un hito, de un monumento, de una piedra basal, y ese tenía que ser el mismo Héctor Lavoe y como ya lo había sentenciado "...porque tengo corazón" ... sin discusión LAVOE es un Tótem de la música afrolatinocaribeñoamericana, sin desmerecer a otros grandes artistas de su evo. Toda cultura madura, evolucionada y original requiere de un Tótem, que es el soporte espiritual, el guía y el paradigma a seguir ... todos esos requisitos suma Lavoe además de haberse constituido en un clásico per seculum seculorum. En suma, a la imágen del "Jibarito de Ponce" de Tótem se adiciona la categoría no menos importante de Tabú por su naturaleza eminentemente sico-socio-cultural por antonomasia ... por ende es también lo prohibido, es el ícono intocable, es el símbolo inmaculado no sujeto a críticas ni malevolencias ni intrigas ... que importa si su vida fue desarreglada o no, que importa si el 25 de junio de 1988 atentó contra su vida, que importa sus vicisitudes, vicios y defectos ... eso ya no le pertenece al mismo Lavoe .... Lavoe es ya universal, Lavoe es ya intemporal, Lavoe es ya Tabú ... y cuenta su magia reproductora de creatividad, de arte e identidad. Tótem y Tabú.

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas