Escucha a los Bravos de la SALSA en HD por: Mambo-inn Radio


 

 

ARSENIO RODRIGUEZ


De los Barrios Habaneros a el Barrio Nuyorkino


Por: Rafael Bassi Labarrera


El elemento del Bronx
Igual baila mambo,
que danzón…
Le gusta la rumba caliente,
y el guaguancó.


“Como se goza en el Barrio” fue grabado por Arsenio Rodríguez en 1952 como un reconocimiento a su nuevo hábitat al instalarse en la ciudad de Nueva York. Continuando con su tradición de cantarle a los barrios habaneros, Arsenio al acomodarse en Nueva York le canta al Spanish Harlem, también conocido como El Barrio , que es un vecindario en el este de Harlem, en el noreste de Manhattan. Allí vive la mayoría de la comunidad hispanoamericana de Nueva York, donde desde los años 1950 predominan los descendientes de puertorriqueños, llamados Niuyoricans.


Arsenio Rodríguez “El Ciego Maravilloso”


Mucho se ha hablado y escrito acerca de que “la salsa tiene su origen en el barrio latino de Nueva York” enfatizándose en que el sonido antillano proveniente de la Gran Manzana, recoge el sentir de las esquinas de los barrios caribeños a partir de los años sesenta. Como se puede apreciar en los temas: “Como se goza en el Barrio” y “El Elemento del Bronx” ya en los años cincuenta Arsenio Rodríguez le cantaba a El Barrio Latino de Nueva York, así como antes le había cantado a los barrios habaneros.

 

Señalan los “arseniologos” que la mayoría de las composiciones de Arsenio Rodríguez corresponden a experiencias reales en momentos específicos de su vida como la famosísima “Hay Fuego en el 23 de la calle 110 … ” que ha sido versionada por muchas orquestas salseras. Pero no son sus composiciones, a pesar de su excelsa calidad, lo que coloca Arsenio Rodríguez en la cúspide del parnaso afrocubano, sino su revolución de las agrupaciones soneras al agregar al tradicional septeto de son: un piano, la tumbadora y otra trompeta. Creando en esa forma el conjunto sonero que con ligeras modificaciones sigue reinando hasta nuestros días.

 

En una descarga en el famoso Village Gate de NY.


Fue en 1952 cuando Arsenio Rodríguez decidió ir a vivir en los EEUU porque temía por la vida de su hermano Kike en Cuba. Ya en Nueva York a pesar del nombre que tenía en Cuba y luego de unos años de esplendor tocando en pequeños clubes latinos principalmente en El Barrio, poco a poco fue desapareciendo de la escena.

 

Tratando de entender que pasó con Arsenio Rodríguez en Nueva York, queremos compartir con usted querido lector algunos textos sacados del libro de entrevista Los Rostros de la Salsa del periodista y escritor cubano Leonardo Padura Fuentes. Al preguntar el entrevistador a Israel López Cachao por la importancia de Arsenio en la Salsa, Cachao le respondió: “Arsenio tiene una gran importancia, pues él fue un gran creador, el fundador de un estilo que mucha gente ha copiado…. Arsenio nunca fue reconocido en los EE UU, ni tuvo el éxito que tuvo en Cuba… La imagen de Arsenio no vendía: era como una pieza de museo y daba más negocio saquearlo que proponerlo, esa es la verdad”.

 

Sigamos con el libro Los Rostros de la Salsa y pongamos atención a la respuesta de Mario Bauzá a Padura Fuentes sobre la música de Arsenio en Nueva York. “Arsenio tocaba con un tempo que para seguirlo había que ser cubano, bailador y de contra negro, porque era un ritmo muy lento. Por eso en Cuba su orquesta nada más tocaba para los negros de la Tropical y lugares así. Pero Arsenio no quiso aligerar el ritmo y por eso nunca tuvo acá el éxito que se merecía, pues su música nunca fue bien entendida. Pero de todas maneras los derechos de sus piezas le daban para vivir bien”.

 

Libro “Los Rostros de la Salsa ” de
Leonardo Padura Fuentes.


Otro testimonio interesante que encontramos en el libro Los Rostros de la Salsa es de Johnny Pacheco que dice: “Yo siempre trataba de aprender de Arsenio hasta que él un día me dijo que iba a ponerme de verdad a tocar música cubana y me llevó a una función con él en el Bronx…. Su orquesta sonaba que era una maravilla, pero la mayoría de sus músicos eran unos negros que metían miedo y se pasaban la vida diciendo que en Cuba tenían un cementerio particular. Entonces él me puso a tocar el timba, y cada vez que yo me iba de ritmo Arsenio gritaba “¡Machete!” y todos los negros aquellos me miraban con cara de querer matarme”.

 

Creemos que es necesario sobretodo para nuestros lectores más jóvenes señalar que Arsenio Rodríguez era ciego desde su niñez. De allí que en el ambiente musical se le conociera como El Ciego Maravilloso. Pero regresemos a la convulsionada década de 1960, época de cambios y revoluciones, las estructuras sociales se estremecían con las protestas antiimperialistas contra la guerra del Viet Nam, la revolución cubana, los movimientos negros en los EEUU, la liberación femenina y los hippies. Lógicamente la música debía responder a todas esas inquietudes. Y asi lo hizo con la revolución musical en el mundo anglo encabezada por los melenudos de Liverpool, la penetración de la Bossa Nova brasilera en los EEUU y la aparición de nuevas sonoridades antillanas en NY. En un principio fueron la pachanga y el boogaloo.

 

“Como se goza en el Barrio”.


Marginado en Nueva York del naciente movimiento salsero, del cual sin dudas era el Padre. Arsenio se mudó a Los Ángeles y, en 1970, le expresó a sus familiares que extrañaba a Cuba y que esperaba regresar a la Isla. No obstante, el 30 de diciembre de 1970, Arsenio Rodríguez murió de neumonía. Luego de su muerte no se hicieron esperar los homenajes salseros y abundaron las grabaciones de sus temas. A los interesados en conocer más sobre la vida del genial músico cubano, le recomendamos el libro Arsenio Rodríguez: Padre de la Salsa del amigo Pablo DelValle. Como hemos podido observar en la obra de Arsenio Rodríguez se encuentran los fundamentos de la SALSA.

 

Arsenio Rodríguez fue un hombre de un carácter fuerte y agresivo, analfabeta que padeció la discriminación racial tanto en Cuba como en los Estados Unidos. A pesar de todo muchas cosas han cambiado en el mundo, fíjense que en Colombia y Perú existen Ministras de Cultura de raza negra y el Imperio ya eligió a Mr Barak Obama, un gringo negro. Seguramente la “obamanía” le abrirá las puertas de las discotecas colombianas a l@s negrit@s para que rumbeen con l@s glamoures@s cachiquit@s en todas las zonas rosas del país.

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas