Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

 

HA MUERTO TATA GÜINES


El Tambor está nuevamente triste


Por: Eduardo Livia Daza
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

 

Ha muerto Tata Güines y el tambor está nuevamente triste. En Cuba era considerado toda una referencia en la percusión, sucesor directo del legado de Chano Pozo, siempre ataviado de su boina y sus camisas africanas, jovial y sencillo con todo aquel que se le acercara para aprender algo de su vida o de los cueros, incansable tamborero hasta el final de sus días en giras o estudios de grabación, aunque casi no tuvo discos propios.

 

Federico Arístides Soto Alejo, su nombre de pila, nació el 30 Junio 1930 en el barrio de Leguina en el municipio de Güines, ubicada a 52 kilómetros de La Habana , Cuba. De muy niño recibió el apelativo de “Tata” y éste unido al nombre de su localidad natal, sería más tarde el nombre con el que el mundo lo reconocería.

 

Descanse en paz, Maestro...!!!

 

Aunque desde muy temprano tiene que ganarse la vida vendiendo periódicos, trabajando en el campo y como aprendiz de zapatero, la música le llama mucho la atención. No era para menos ya que varios de sus tíos eran músicos y su padre José Alejo Vasallo, más conocido como Joseíto, además de cortador de caña era tresero del sexteto Partagás (nombre de una fábrica de tabacos y cigarros de la época). Es ahí donde da sus primeros pasos como bongosero, para luego tocar el contrabajo en el conjunto Ases del Ritmo y, cumplidos los trece años de edad integrar la orquesta Estrellas Nacientes.

 

Aparte de su padre y de sus tíos Ángel, Dionisio y Olegario, todos músicos contrabajistas, el pequeño Arístides aprende el arte de la percusión de tamboreros callejeros como Mayito, Valentín y Neri.

 

Por ese entonces asiste a un espectáculo de Miguel Matamoros donde se presenta el percusionista Chano Pozo, quien será su referente e ídolo musical, y a fines de 1946, cuando era integrante de la Swing Casino , el bajista Benitín Bustillo le presenta a su vecino Arsenio Rodríguez (ambos vivían en la calle Delicia), quien lo invita a viajar a La Habana y a tocar en su conjunto. Es precisamente una hermana de Arsenio, Estela Rodríguez, quien lo bautiza como Tata Güines.

 

Llega a la capital y se establece inicialmente en el barrio Las Yaguas. Alterna en las academias de baile de Marte y Bolona y en emisoras como Radio Mambí con distintas agrupaciones como la orquesta Nueva América de Pao Domini, La Sonora Matancera , Alfonsín Quintana y Los Jóvenes del Cayo, Trío Taicuba, Conjunto Camacho de Camaguey, La Típica de Belisario López, la Unión de Orestes López, Orquesta Melodías del 40, La Típica de Ernesto Muñoz, Guillermo Portabales, La Típica de Montoro y con Arcaño y sus Maravillas.

 


En plena enseñanza con sus pupilos.


En los carnavales habaneros integra las comparsas de Las Bolleras, Los Dandies de Belén, Los Mambises de Luyanó ,Los Mosqueteros del Rey, La Jardinera de Jesús María y Los Marqueses de Ataré, y en 1952 ingresa a la orquesta del flautista José Fajardo con quien realiza su primera gira internacional en 1954 a Venezuela.

 

En La Habana trabaja en el Cabaret Montmartre donde alterna con la recordada Casino de la Playa y Miguelito Valdés y acompaña también a figuras de otros géneros como Pedro Vargas, Los Chavales de España y Nat King Cole. Graba con Bebo Valdés, Peruchín, el Niño Rivera, Frank Emilio Flynn, Cachao y su Ritmo Caliente y en las Descarga 1 y Descarga 2 de Arturo Chico O'Farrill y en 1956 viaja con Fajardo a los Estados Unidos.

 

Empieza a perfilarse como un grande en su instrumento, con un estilo singular de darle al tambor con la mano muy pegada al cuero, dando toques sueltos durante la melodía e incluso utilizando las uñas, lo cual sería uno de sus sellos maestros. Se dice que el tocar con las uñas se le ocurrió por vez primera haciendo un tema titulado “ La Chancleta ” en el Montmartre.

 

En New York trabaja con Machito y sus AfroCubans dirigidos por Mario Bauzá y, al igual que su ídolo Chano Pozo, tomará las congas en la banda del gran Dizzy Gillespie llegando a tocar en el famoso Waldorf Astoria. En el Metropolitan House Theater el músico Chico Hamilton lo califica como “la mano izquierda más rápida en la tumbadora” y la crítica musical lo aclama como el “Manos de Oro”.

 

Descarga con los músicos de jazz en el Birdland y con las primeras figuras de la escena latina en el Palladium, coincidiendo en New York con su compatriota Beny Moré. Alterna también con nombres famosos como Josephine Baker y Frank Sinatra y decide establecerse una temporada en Miami, actuando en locales como el Fontainebleau.

 

Cachao y su Cuban Jam Session in Miniatura


En 1957 participa de las legendarias sesiones del disco Cuban Jam Sessions in Miniature de Israel López Cachao, tocando no solo las tumbas sino también el contrabajo en el tema “Trombón Criollo” , donde Cachao toca el piano. La importancia de esta sesión no solo radica en la calidad de su contenido ni en el impacto que tuvo en la escena musical de Cuba y toda América, sino que es una de las primeras veces en que la percusión toma un papel estelar a través de los solos de Güines y de Guillermo Barreto en la paila.

 

El pianista Frank Emilio Flynn organiza Los Amigos, grupo compuesto por Tata en las congas, Barreto en la batería, Papito Hernández en el bajo y Gustavo Tamayo en el güiro. Este quinteto, a iniciativa de Adolfo Seeman, propietario de la disquera Tropicana y productor del espacio Estudio de Jazz en la emisora CMOX, graba bajo el rótulo de Grupo Cubano de Música Moderna y luego como Quinteto Instrumental de Música Moderna, editándose al menos tres discos entre 1960 y 1964.

 

Instalado el gobierno de la Revolución , Tata decide quedarse y continúa en actividad. Incluso años antes había sido un activista recaudando fondos en el Circulo Cubano de New York a favor del Movimiento 26 de Julio. Trabaja con Fernando Mulens, Rafael Somavilla y Adolfo Guzmán y en 1964 forma su grupo Tata Güines y sus Tatagüinitos, reconocidos en el Tropicana y en grabaciones de la época, compitiendo en popularidad con Pello El Afrokán.

 

En 1966 graba una nueva sesión de descargas, titulada Descarga Latina con el Combo Siboney y con el Conjunto Guaguancó Matancero, que serían luego los afamados Muñequitos de Matanzas. Figura en escenarios como el Festival de Teatro Latinoamericano en el Pabellón Cuba, en el teatro Amadeo Roldán y el Salón Mambí y con su grupo es estelar en los carnavales de fines de la década.

 

Intercambio Cultural – Típica 73

 

En los 70s Tata no deja de tocar, es invitado por la estrella colombiana Julio “Fruko” Estrada y es incluido por Juan Pablo Torres para grabar la histórica saga de Las Estrellas de Areíto. En 1979 es uno de los “cubanos de la isla” invitados por La Típica 73 de New York en el disco Intercambio Cultural .

 

En la década siguiente se reencuentra con Los Amigos de Frank Emilio y continúa participando en distintas grabaciones, destacando entre ellas la del grupo Irazú. Aparte de su extensa obra con varios intérpretes y de su impacto en sus colegas más jóvenes, tuvo la vocación de trasmitir su arte a los niños en el Patio de Tata Güines, un proyecto cultural comunitario instalado en el hogar donde se crió con sus siete hermanos, hoy convertida en una casa-museo.

 

Uno de sus discípulos, el también fallecido Miguel “Angá” Díaz, lo invita a grabar el disco Pasaporte en 1993, uno de los mejores discos de aquella década. Su carrera musical transcurre entre América y Europa, grabando el disco Aniversario y participando con nuevos valores como Orlando “Maraca” Valle, Jane Bunnet y José María Vitier. En 1995 graba el disco Tumbao All Stars , que sale al mercado dos años después al lado de Chucho Valdés, Cachaito, Frank Emilio, Richard Egües, entre otros.

 

En Enero de 1998 le rinden tributo junto a Frank Emilio en el Lincoln Center de New York, en el espectáculo “ Cuba: Where The Rhythm is Hot ” con la dirección musical de Wynton Marsalis; luego, junto a José Luis Quintana “Changuito”, otro de sus grandes “discípulos” y “hermanos del tambó”, es homenajeado en el Festival de Jazz de Barranquilla, Colombia (Barranquijazz).

 

Miembros del Buena Vista Social Club, como Omara Portuondo, tocan durante el
velorio de Tata Güines, en La Habana , el 4 de febrero de 2008.


Un año después el Smithsonian Institution lo entrevista para sus archivos del Programa de Historia del Jazz. En el presente siglo, Tata continúa en actividad en diversos escenarios europeos y americanos destacando, entre otras grabaciones realizadas, los dos volúmenes de Lágrimas Negras y Dos Lágrimas de Bebo Valdés y Diego El Cigala y los dos discos de Cuba le Canta a Serrat.

 

Tata también ha grabado en discos de Juan Pablo Torres, Alfredo Rodríguez, Jesús Alemañy, Laíto, El Muso y su Gran Sonora, Los Zafiros, Nardy Castellini, Hilario Durán, Afro-Cuban Jazz Project, Los Hermanos Bravo, Félix Baloy, Pedro Lugo, Síntesis, Havana All Stars, Jóvenes Clásicos del Son, Daniel Amat, Juanito Heldman, Silvio Rodríguez, Ernán López-Nussa, Javier Colina, Omara Portuondo, entre otros.

 

Entre los reconocimientos que Tata recibió están el Diploma al Mérito Artístico del ISA, la Medalla Coronel Juan Delgado en Güines, la orden Félix Varela, la medalla Alejo Carpentier y el Diploma del Instituto Cubano de la Música.

 

En Mayo del 2006 se estrena el documental “ Tata Güines ”, dentro de la serie “ Cubanos en Primer Plano ” de Carlos Alberto García Airado y la productora Mundo Latino. Ese mismo año, recibe el Premio Nacional de Música, uno de los máximos reconocimientos artísticos en la isla grande.

 

Entre sus composiciones más reconocidas están “Pa Gozá” , "Perico no llores más" , “Ecué-Ecué” , "Auxilio" , "Fanfarrón" , "Mami dame el Mantecado" , "No metas la mano en la Candela " , entre otras. Hizo también música con Sergio Vitier para grandes de la danza como Alicia Alonso o Antonio Gades y tocó con la orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección de Manuel Duchesne Cuzán.

 

Tata Güines, otro de sus mejores hijos se ha ido,
el tambor está nuevamente triste……


Otro apelativo con el cual era conocido era el de “fifty-fifty”, una frase que repetía constantemente en sus actuaciones. Sobre como surgió esa frase, el propio Tata declaró una vez: Yo estaba en Alemania con el show de Tropicana, y el público germano es muy seco; al final es que te aplauden. En medio de la actuación dije para mis adentros:¿cómo carajo yo motivo a esta gente? Hacía un movimiento con la tumbadora para que lo repitieran con las manos. Y entonces se me ocurre decir: fifty-fifty, ellos empezaron a corearlo y hasta bailarlo. A veces voy por la calle y ya no me dicen Tata, sino el fifty.”


A fines de Enero del presente año, debe hospitalizarse por problemas renales y de presión alta, falleciendo en La Habana a las 4:00 de la madrugada del 4 Febrero 2008. Cuando cayó enfermo estaba próximo a realizar una gira con el cantaor Diego “El Cigala” que lo iba a llevar por distintos países de Europa y América.

 

Entre sus discípulos, aparte de Angá (a quien el propio Tata consideraba como su sucesor) y “Changuito”, deben mencionarse en realidad a todos los congueros cubanos y no cubanos que tienen en él una escuela a seguir.

 

Padre de seis hijos, de los cuales solo Arturo siguió sus pasos musicales, Tata fue velado en una funeraria de La Habana , trasladado luego a la biblioteca Raúl Gómez García y sepultado hoy por la tarde a ritmo de conga, rumba y guaguancó y con una ceremonia santera (culto que Tata practicó en vida) en su Güines natal.

 

Tata Güines, otro de sus mejores hijos se ha ido, el tambor está nuevamente triste…

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas