Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

 

PERÚ: TRÓPICO DE LOS SESENTA

 

Una constante en Mambo-Inn ha sido apoyar la producción de los artistas peruanos de todos los tiempos, e incluso de personajes que no estando propiamente en el ámbito “tropical/latino/salsero”, sin embargo, de cuando en cuando, incursionan en estos aires.  Estimamos que, sin ánimos de caer en nacionalismos trasnochados, debe haber apoyo a los artistas locales y más cuando talento hay.  Pero tampoco nos hemos circunscrito a los tiempos recientes de la música llamada “salsa”. Lo dice a las claras el respaldo brindado a músicos de décadas anteriores, como los años 60, tanto en nuestra web como en la radioemisora. Porque la historia no comienza con la “salsa”.

 

Nuestro apoyo coincide con la labor desplegada por el sello Vampisoul de España que ha venido reeditando “música tropical” hecha por peruanos en los sesenta. Tres son los discos realizados hasta el momento. Un dato interesante es que al mismo tiempo que en Compact Disc, las producciones aparecen en formato de LP, lo cual es toda una novedad y nos devuelve a aquellos recordados años cuando no existía la piratería que, lamentablemente, ha matado a las disqueras en el Perú.

 

CD ¡Gózalo! Bugalú Tropical Vol 3

CD ¡Gózalo! Bugalú Tropical Vol 3

 

Para el Volumen 3 de ¡Gózalo! Bugalú Tropical Vol. 3, Vampisoul solicitó un texto de presentación al periodista Agustín Pérez Aldave, integrante de nuestra web y miembro de la Academia del Grammy Latino. Dicho texto aparece en español y en inglés tanto en el CD como en el LP doble que hemos recibido. Agradecemos a Vampisoul y a la Compañía Nuevos Medios por el respaldo que dan a la música hecha por peruanos y por autorizarnos a usar los temas en nuestra radioemisora.

 

A continuación publicamos el texto aparecido en el Vol. 3 de ¡Gózalo! Bugalú Tropical que, a decir de su autor, es apenas un punto de partida para un trabajo mayor sobre una época que no puede ni debe pasar desapercibida. Asimismo, incluimos el track list de dicha producción y los invitamos a visitar www.vampisoul.com .  (Enrique Vigil Taboada)

 

 

LOS AÑOS SESENTA:

DEL GOCE  Y SUS CIRCUNSTANCIAS

Por: Agustín Pérez Aldave

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

Un texto muy atractivo del andaluz Mateo Rosas de Oquendo, que describe cómo era la vida cotidiana en el Perú a finales del siglo XVI nos advierte que la diversión no podía quedar de lado, como lo prueba el fragmento siguiente:

 

... parese que en las caderas

tienen un molino de aire.

Luego le mudan el son,

que son muertas por mudarse,

y bailan un Puertorrico,

pobre del que lo tomare!

La zarabanda y balona,

el churunba y el taparque

la chacona y el totarque

y otros sones semejantes,

nombres que el demonio a puesto

para que el hombre se enlaze

y que el padre se lo enseñe

y la justicia lo calle.

Pues pensar que no se alteran

los hombres con estos bailes,

es pensar que son de piedra

y tienen muerta la carne”.

 

Resulta interesante que Alejo Carpentier en su libro La música en Cuba, publicado en 1946, cite algunos de los estilos mencionados por Rosas de Oquendo y anote: “Bajo veinte nombres habrían de conocerse en el  Continente Americano, danzas que eran en suma –tal vez con muy ligeras variantes– lo que hoy se conoce por rumbas.”

 

Referencias de la música tropical en el Perú las encontramos a través de los escritores Abelardo Gamarra “El Tunante”, Ricardo Palma y, más cercanamente, de Julio Ramón Ribeyro y Mario Vargas Llosa (Los Cachorros, La tía Julia y el escribidor).  En su libro El waltz y el valse criollo, don César Santa Cruz Gamarra menciona “el primer contacto con la música cubana de ritmo caliente”. 1930: Bajo el liderazgo de Eliseo Grenet, la compañía Cubanacan actúa en el lugar que hoy ocupa el Teatro Segura.

 

Catálogo Vampisoul

Parte del Catálogo de Vampisoul

 

Así que no es casualidad que el fervor por los ritmos tropicales vivido en los llamados “apachurrantes años 50” con la llegada de las grandes estrellas (La Sonora Matancera, Dámaso Pérez Prado y Beny Moré) y un intenso movimiento de artistas locales, continuara en la década siguiente.

 

EFERVESCENCIA TROPICAL

Los sesenta están marcados por el arribo masivo de gente del interior del país a la capital, el derrocamiento del presidente Manuel Prado Ugarteche (a escasos diez días del término de su segundo mandato), la imposición de una junta militar que tuvo dos presidentes, el retorno a la democracia con Fernando Belaúnde Terry en 1963 y, otra vez, una dictadura militar que padecimos desde 1968 hasta 1980.

 

Guillermo Thorndike dice en su libro Los prodigiosos años 60: “En el Perú se extendía la rebeldía campesina. En Lima continuaban las invasiones de tierra. (…) Y después, las guerrillas. (…) La década empezó con chachachá y acabó con ritmo de cumbia.”

 

En la música tropical, el glamour de los años cincuenta cede paso a expresiones de aliento más popular. Proliferan versiones nacionales de ritmos de amplia difusión, como la cumbia, la guaracha y el bolero. Y, tal como ocurrió en todos lados, disminuye el flujo de música de Cuba. Algunos lugares de la costa, como Lima y Callao, son los que más se sienten atraídos por la música tropical.

 

El reconocido baterista Alex Acuña dice de aquellos años: “Viví en Lima sólo del 62 al 64. Fueron muy intensos en cuanto a la demanda de trabajo. Acompañé a muchos artistas de renombre, como el trío Los Panchos, Neil Sedaka, Los Rufinos, Leo Dan, Palito Ortega… Pude rodearme de grandes músicos, tanto nacionales como extranjeros que vivían en Lima. Y, por supuesto, de muchos genios peruanos: Alex Di Roma, Lucho Neves, Jaime Delgado Aparicio, Alfredito Linares, Adolfo Bonarriva, César Gonzáles, los hermanos Lolet, Manuel y Eulogio Molina, los hermanos Manolo y Lucho  Avalos, Cocho Arbe, la familia Purizaga, los hermanos Ubilluz, la familia Macedo. Eran músicos superdotados y súper preparados tanto en música popular, clásica y hasta jazzísticamente. Estos músicos de mi país me inspiraron mucho por su talento y, sobre todo, por su amistad y buena onda.” Por estos años, Sebastián Salazar Bondy publica el libro Lima la horrible.

 

La efervescencia tropical se vivía en locales como El Olímpico, El Copacabana, El Nacional de La Herradura, El Negro Negro, Embassy, Pigalle, Grill Bolívar, Continental, Crillón, Tabaris y El Neptuno que causó gran sensación. Los músicos grababan y tocaban bastante y/o formaban parte de las orquestas de los canales de televisión. En testigos de la época es común hablar de “la orquesta de show” y “la orquesta de baile”.

 

BOOGALOO

Afortunadamente hay posibilidades de acceder a los discos que se publican gracias a tiendas muy bien surtidas como la de Héctor Rocca. Mientras que el bar El Sabroso de Lucho Rospigliosi, en el Callao, congrega a fanáticos, delincuentes, artistas y periodistas alrededor de las novedades discográficas que llegan a través de los vaporinos (marineros que se embarcaban en los buques mercantes). La radio juega un papel fundamental y las películas mexicanas muestran rumberas omnicaderosas y escenas de música tropical.

 

La revista cubana Show dedica religiosamente un espacio a lo que pasa en la farándula peruana: “¿No serán mucho cuatro canales de TV para Lima?”, se pregunta, precisamente, el corresponsal. El hit de la una conducido por Enrique Maluenda en Canal 13, es uno de los  atractivos. El director de orquesta Rulli Rendo recuerda la importancia del programa Martes Tropicales que, en 1968, presenta Canal 4 bajo la producción de Mario Spector y la coordinación de Luis Carrizales. Por entonces, empezaba Trampolín a la Fama con su conductor Augusto Ferrando, que incorporaría al elenco estable del programa artistas como Melcochita y Otto de Rojas.

 

La fiebre del boogaloo llega al Perú a mediados de la década y con ella una nueva generación de músicos se rinde ante esta especie de mezcla de guajira y rock. Coincide con el clima de cambios.

 

Catálogo Vampisoul

Carátulas de LP's de los años 60.

 

Román Palacios, conductor del programa radial Fusión Latina y ex integrante de Los Yorks, opina: “Había gusto por la música tropical y, por otro lado, estaba la llamada música “juvenil”. En los sesenta se palpaba una efervescencia y la industria discográfica peruana nunca ganó tanto dinero como entonces. La gente consumía lo que el Perú producía. El boogaloo era símbolo de esa rebeldía musical, digamos, de las nuevas generaciones.” No olvidemos que la mayoría de edad se cumplía a los 21 años.

 

Por su parte, el baterista y director de orquesta Carlos 'Peluzza' del Carpio rememora que tocaba de martes a domingo y que “el boogaloo era un ritmo muy pegajoso, muy popular y fácil de bailar, como hoy el reggaeton. Cuando llamaban a los músicos para tocar boogaloo les pagaban un poco más, por ciertos toques que tenía el nuevo estilo, sobre todo de la trompeta y el saxo, con unas figuraciones ligeramente cambiadas, por tener muchos glisses y curvas en el brass...”

 

LA MÚSICA COMO REFLEJO DE LOS CAMBIOS

El ambiente tropical es intenso. César Gonzáles un respetadísimo cantante y bolerista. Mario Allison, notable y creativo músico a quien no se ha hecho justicia. Alfredo Linares brilla con su piano. Nilo Espinosa luce su talento y explora otros territorios sonoros. Lucho Macedo y su Sonora goza del respeto internacional. Larga es la lista de las estrellas tropicales: Ñico Estrada, Coco Lagos, Tito Chicoma, Melcochita, Otto de Rojas, Charlie Palomares, Mario Cavagnaro y su Sonora Sensación…

 

Algunos han cuestionado esta época argumentando que los músicos locales se limitaron a copiar e interpretar, pero lo cierto es que se percibe un toque peruano que asimila variadas influencias. Además, hay creatividad y, claro, un buen mercado para bailes y discos con versiones de los éxitos tropicales. Dice Rulli Rendo que al comienzo los músicos de todos los estilos trabajaban juntos. “Los espectáculos eran poli-musicales. Pero a fines de los sesenta habían comenzado los sectarismos y la intolerancia.”

 

La guara­cha en versión nacional adquiere rápida popularidad. Surgen grupos como Pedro Miguel y sus Maraca­ibos y Compay Quinto. En una onda afín está la cumbia de Los Destellos de Enrique Delgado con su cantante Félix Martínez “El Chévere”, quien más tarde continuará brillando en otro gran grupo importante: Los Girasoles. Este es el contexto preliminar del fenómeno que luego se conocerá, en diferentes matices, como chicha. Los provincianos en Lima y los llamados “Pueblos Jóvenes” se hacen sentir. El país estaba cambiando. Lucho Barrios y Pedrito Otiniano, que se inician con los valses criollos, dan el vuelco al bolero en estilo  "cantinero".

 

Suenan los valses de replana que toman el pulso a la nueva Lima que se está cocinando. Paralelamente se establecen las peñas como los lugares donde comercialmente se interpreta la música criolla. El gobierno militar no ve con buenos ojos la llamada “música juvenil” (o sea el rock y afines) y prohíbe la importación de discos.

 

Julio Chávez Cabello, baterista y productor artístico, manifiesta que fue “una época muy fructífera y variada. El balance ha sido positivo, pues significa el inicio de un cambio en el que la música estaba asociada a un nuevo estilo de vida, de pensamiento abierto que provocó cambios en la moda o la apariencia física”.

 

Es 1969. Un diario pide respetar la velocidad mínima en una recientemente inaugurada vía rápida de circulación. También dice que tras cantar con la Sonora Sensación, Sonora Capri y Sonora de Ñico Estrada, Betty Gallegos forma Betty y su Combo Latino. Que brillan La Sonora Callao y Totó y sus Guaracheros. Y que Maritza Rodríguez, La Princesita de la Canción Criolla, había dejado temporalmente el vals para cantar boleros. Seguía la movida.

 

No se equivoca Carlos “Peluzza” del Carpio cuando sentencia: “Los músicos peruanos nacimos con un don especial para tocar la música tropical, como si fueran nuestras propias raíces.”

 

CD ¡GÓZALO! VOL. 3

 

CD ¡Gózalo! Bugalú Tropical Vol 3

 

TRACK LIST

 

01- Sonora Lucho Macedo

Macedo´s Boogaloo (L. Macedo) 3:46 © 1968

02- Alfredo Linares y su Sonora

Boogaloo Girl (A. Linares) 2:46 © 1969

03- Pedro Miguel y sus Maracaibos

Homenaje a Cuba (Arr.: P. M. Huamanchumo) 2:58 © 1969

04- Silvestre Montez y sus Guantanameros

El pajarito (D.R.) 2:25 © 1968

05-El Combo de Pepe

Bailando boogaloo (J. Hernández) 2:24 © 1968

06- Coco Lagos y sus Orates

Volando (M. Allison – M. Guerrero) 3:01 © 1968

07- Compay Quinto

El cumbanchero (R. Hernández) 2:01 © 1967

08- Andrés de Colbert y Orquesta

Me voy a bailar pachanga (A. de Colbert) 2:45 © 1967

09- El Combo de Pepe

Canta: Charlie Palomares

Yiriyirbon (S. Méndez) 2:52 © 1967

10- Al Valdez

Gózalo (A. Valdez) 3:06 © 1967

11- Ñico Estrada y su Sonora

El que usted conoce no soy yo (E. González) 2:44 © 1967

12- Carlos Muñoz y su Orquesta

Fiesta en el barrio (R. Barreto) 2:08 © 1967

13- Tito Chicoma y Orquesta

Gran combo boogaloo (P. Rodríguez – A. Montañez) 2:28 © 1968

14- Mario Allison y su Combo

Canta: Charlie Palomares

Le rompieron el pito (M. Guerrero – M. Allison) 2:38 © 1967

15- Los Hilton´s

Shake Baby (Ch. Palomares – O. de Rojas) 3:05 © 1966

16- Pedro Miguel y sus Maracaibos

Almendra (D.R.) 2:57 © 1968

17- Los Girasoles

El cerrojo (D.R.) 2:53 © 1968

18- Silvestre Montez y sus Guantanameros

Canta: Melcochita

Me voy a morir (D.R.) 2:16 © 1968

19- Compay Quinto

Qué será (mi china) (T. Puente) 2:43 © 1967

20- Coco Lagos y sus Orates

Echate pa' llá (A. Valdez) 3:02 © 1968

21- Bossa 70

Me quedo con el shing-a-ling (D.R.) 4:48 © 1970

22- Carlos Muñoz y su Orquesta

Oye mi descarga (C. Muñoz) 2:54 © 1967

23- Sonora Lucho Macedo

Mulata a Go Go (C. y M. Rigual) 2:43 © 1967

24- Tito Chicoma y Orquesta

Mr. Trumpet Man (R. Ray – B. Cruz) 3:16 © 1968

25- Mario Allison y su Combo

Louie Louie (R. Berry) 2:30 © 1967

26- Alfredo Linares y su Sonora

Sabor tropical (J. Ruiz) 2:13 © 1968

27- Al Valdez

Canta: César Gonzáles

Tabaquera (C. Oriol) 2:34 © 1967

28- Ñico Estrada y su Sonora

El negro bembón (B. Capó) 2:57 © 1968

 

Mastered by Fernando Alvarez (440 Mastering)

Artwork by Pablo E. Yglesias

 

Liner notes by Agustin Perez Aldave

Conceived, researched and compiled by Rafael Hurtado de Mendoza

Licensed from MAG (Perú) and IEMPSA (Perú)

 

This compilation (p) & © Vampisoul a division of Distrolux Enterprises

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas