Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

Cumplir 55 a√Īos de vida art√≠stica en l√≠nea espiral ascendente, progresiva, triunfadora y esplendente no es f√°cil, solo lo pueden conseguir aquellos que rinden culto a la idea, a la creaci√≥n‚Ķ a los sue√Īos, Eddie Palmieri se ha constituido en un alto gur√ļ, en un respetable magistrado, en un imponente ministro del g√©nero salsero, para √©l y su obra un modesto homenaje.

 

EDDIE, ISMAEL Y BARRY:


El Tr√≠o Perfecto o la Perfecci√≥n de ‚ÄúLa Perfecta‚ÄĚ


Por: Jaime del Castillo Jaramillo

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

 

I. Genio de Excepcionales Pianistas

 

No se puede conocer ning√ļn g√©nero art√≠stico si previamente no se estudia a sus paradigmas, hitos, personajes y/o patrones; y muy en espec√≠fico, no se puede conocer el g√©nero denominado salsero si previamente no se ha estudiado, comprendido y degustado el arte de los hermanos del sabor: Charlie y Eddie Palmieri. Charlie Palmieri (A Giant Step, Gigante Hits, The Alegre All Stars, La Cesta All Stars, The Montuno Sessions with Charlie Palmieri, Charlie Palmieri & Duboney Orchestra, El Fant√°stico, Impulsos, El Gigante del Teclado, The Heavyweight, Tico All Stars y muchos otros t√≠tulos) es uno de los genios creadores del Latin Jazz, eximio pianista, arreglista impecable, director se√Īero, en suma un m√ļsico innovador, creativo e inimitable; y as√≠ ha quedado eternizado formalmente, por lo menos, en una de las pel√≠culas m√°s importantes para nuestro g√©nero: Calle 54 del espa√Īol Fernando Trueba. Charlie es el hermano mayor y de ostensible influencia, ascendencia e influjo en su momento, sobre la vida art√≠stica de nuestro homenajeado el genial Eddie Palmieri.

 

Eddie Palmieri

 

Nuestro Eddie (diminutivo familiar de su real nombre: Eduardo, quien vio la luz en New York un 15 de diciembre de 1936 ‚Ķ si Ud., amigo lector hace la suma de 1936 le producir√° el n√ļmero 10, y precisamente el n√ļmero 10 era el n√ļmero Perfecto del sabio, ejemplar y prestigioso fil√≥sofo Pit√°goras), desde su corta juventud (una de sus primeras presentaciones fue en un escenario de primer nivel: Carnegie Hall, contaba con escasos 11 a√Īos de edad y fue con motivo de un concierto de m√ļsica cl√°sica) estuvo muy comprometido con la creaci√≥n, innovaci√≥n y ejecuci√≥n musical (en sus inicios fue hechizado tambi√©n por las percusiones que las hac√≠a hablar a sus p√ļberes 13 a√Īos en la orquesta de su t√≠o, por un promedio de dos a√Īos, luego se dedicar√≠a exclusivamente al piano)¬† ‚Ķ para eso fue creado como causa final, si desde la √≥ptica del estagirita Arist√≥teles enfocamos la teleolog√≠a del exquisito arte musical del Rumbero del piano.

 

II. Genitor del Género Salsero Newyorkino

 

Fue en el ocaso del a√Īo 1947 y al albazo del agitado 1948 cuando nuestro ‚ÄúPancho Rompeteclas‚ÄĚ jovenc√≠simo a√ļn, conform√≥ con n√≥veles m√ļsicos como son Orlando Mar√≠n (futuro percusionista afortunado, como eficiente director de orquesta, y el que permiti√≥ el encuentro circunstancial de Eddie con Ismael Quintana) y Joe Quijano (cantante que brillar√≠a en la dorada √©poca de la charanga, as√≠ como de la pachanga, con su famoso Conjunto Cachana) una innovadora, exquisita y protot√≠pica orquesta: "The Mamboys from Kelly Street"¬† ‚Ķ que devendr√≠a en un basamento miliar de lo que ser√≠a la ‚ÄúSalsa‚ÄĚ Neoyorkina ‚Ķ es decir, el molde, matriz o forma (fundante, necesaria y vital en la filosof√≠a de Aristocles o Plat√≥n cuando desarrolla su tesis del Mundo de las Ideas) sobre la que se desarrollar√° en lo futuro nuestro g√©nero musical denominado ‚ÄúSalsa‚Ä̂Ķ y para confirmarlo, simplemente compulsemos sus pioneras,¬† felices y cl√°sicas grabaciones: ‚ÄúAbaniquito‚ÄĚ (aqu√≠ escucharemos el primer solo de Eddie, con una muy trajinada pianola que inclusive¬†le faltaba una tecla), y ‚ÄúLa Toalla‚ÄĚ.

 

 

El precoz, aprovechado y virtuoso pianista, inicia su ascendente marcha‚Ķ su discente lecanomancia pian√≠stica, que le permitir√≠a aguzar extremadamente su o√≠do, su plexo solar, su visionaria conciencia‚Ķ su √≠ntimo lectisternio, que le facilitar√≠a el cari√Īo, afecto y protecci√≥n de los dioses musicales‚Ķ su dulce, suave y delicado abarraganamiento con las perfumadas musas del arte musical‚Ķ su vehemente, fiel y sacra amaci√≥n con las 52 blancas y 36 negras, manifest√°ndose ostensiblemente como el aut√©ntico, real y original amacho del piano‚Ķ todo esto ten√≠a que acontecerle en los a√Īos cincuenta, toda una d√©cada f√©rtil de maduraci√≥n para la original confecci√≥n de su poderosa cosmovisi√≥n musical.

 

Pagar tributo, quemar incienso y pedirle permiso al tiempo fue la mejor decisi√≥n que tom√≥ este futuro gran l√≠der musical, que sabiamente comprendi√≥ que las buenas, exitosas y s√≥lidas obras se forjan al amor del buen tiempo, al fuego del indesmayable tes√≥n y al abrigo de un cerebral, sistem√°tico y racional planeamiento, para ello se tom√≥ sus pausas‚Ķ estuvo en la Orquesta de Eddie Forrester, y cuando sus entusiastas 19 a√Īos se encontraba integrando una de las incubadoras m√°s importantes para el g√©nero salsero: la Orquesta de Johnny Segu√≠‚Ķ y posteriormente, como no pod√≠a ser menos a su calidad, form√≥ parte de la famosa Banda de Tito Rodr√≠guez entre 1958 y 1960. Extingui√©ndose la d√©cada del 50', Eddie ingres√≥ a los estudios de grabaci√≥n para apoyar al naciente Conjunto Cachana de su amigo Joe Quijano, donde nos brindar√≠a su segundo magistral solo de piano con el tema ‚ÄúEl Dulcerito‚ÄĚ.¬†Su ascendente marcha era muy auspiciosa.

 

III. ¬°Y se Hizo La Perfecta!

 

En la esplendente aurora de la d√©cada del 60¬ī nuestro Eddie se hab√≠a transformado indiscutiblemente y por derecho propio en un genial audito‚Ķ enjundioso, espectacular y poderoso ejecutante del montuno guajeo cubano y de otros ritmos afines, adl√°teres y derivados‚Ķ era rotundamente manifiesto que se hab√≠a constituido en un digno heredero de los cl√°sicos¬†estilos¬†¬†de Mart√≠nez Gri√Ī√°n y Everardo Ordaz. Ya est√°bamos frente a un imponente magistrado y ministro augur del g√©nero salsero‚Ķ perfiladamente perfectivo y perficiente‚Ķ el nacimiento de La Perfecta estaba muy pero muy cerca. S√≥lo hac√≠a falta tocar perfectamente la puerta correcta del destino para que acudan al llamado los altos e ilustres blasonados del arte musical que integrar√≠an tan importante, se√Īera e irrepetible conjunci√≥n art√≠stica: LA PERFECTA.

 


IV. La Voz Perfecta de La Perfecta

 

El genial hado que con Eddie simpatizaba, imperceptiblemente permiti√≥ que los percusionistas de la Orquesta de su amigo Orlando Mar√≠n: Chickie P√©rez y Luis Goicochea condujeran a Ismael Quintana a la cita con el destino‚Ķ aparece en escena la √ļnica, unig√©nita y ungida voz de ‚ÄúLa Perfecta‚Ä̂Ķ¬† de s√≥lo escuchar esa protovoz, Eddie guiado por su prodigiosa lecanomancia art√≠stica se convenci√≥ aceradamente que ese n√≥vel cantante era la estrella que centellear√≠a en el firmamento de los innovadores soneros.

 

Ismael Quintana y LA PERFECTA fueron excepcionales, el uno para el otro‚Ķ Ismael como potente voz prima, estaba muy bien premunido de un correcto, id√≥neo y original soporte costodiafragm√°tico, se pod√≠a percibir lo bien que cuidaba el equilibrio del funcionamiento de sus cuerdas vocales, dominaba a la perfecci√≥n el secreto de los buenos cantantes: la buena colocaci√≥n de la voz en los indispensables resonadores (‚ÄúMu√Īeca‚ÄĚ de Lo que Traigo es Sabroso). Su magistral t√©cnica de canto nos ofrec√≠a plet√≥ricamente un abanico colorido de registros‚Ķ necesarios, oportunos y mel√≥dicos cambios de volumen y manifiesta resistencia vocal (‚ÄúManha de Carnaval‚ÄĚ, ‚ÄúMi Sonsito‚ÄĚ, ‚ÄúOyelo que te Conviene‚ÄĚ, ‚ÄúBaila Guaguanc√≥‚ÄĚ, ‚ÄúSuj√©tate la Lengua‚ÄĚ, ‚ÄúEstamos Chao‚ÄĚ, ‚ÄúSi Hecho Pa¬īlante‚ÄĚ y muchos otros), su inimitable voz emit√≠a un refulgente brillo. Su fraseo siempre era ejecutado con claridad, delicadeza, elegancia y se√Īor√≠o‚Ķ y sobre todo una excelente y castiza flexible pronunciaci√≥n,¬† raramente hermosa.

 

V. Vientos Perfectos de La Perfecta

 

Si Ismael Quintana era el amo y se√Īor del instrumento vocal en La Perfecta, el monarca de los vientos y de los arreglos generales era Barry Rogers (1935-1991) y con √©l se introdujo la magia del "Funk", de Bach, del Rhythm and Blues, del Jazz y de la m√ļsica G√≥spel, en suma: original, alta, flexible y dulce voz; potente sonido inigualable; melod√≠a de los dioses; afinque matem√°tico; solidez, firmeza y dulzura r√≠tmica; embriagantes, seductoras y m√°gicas percusiones afro-newyorkinas‚Ķ y Eddie: el Count Basie de la Salsa‚Ķ todo eso y m√°s era: LA PERFECTA.

 

 

Son bien conocidas las palabras del curtido trombonista Mark Weinstein: "Barry usaba el tromb√≥n y lograba unas inflexiones que solo lo pod√≠a hacer la voz humana, en especial un cantante de Rhythm and Blues". Eso era el genial Barry Rogers, un maestro del tromb√≥n, √ļnico en su g√©nero, especial e irrepetible‚Ķ fue un anglosaj√≥n que demostr√≥ en los hechos que la m√ļsica es el arte del esp√≠ritu, que no hay fronteras, ni l√≠mites, que en la m√ļsica domina el esp√≠ritu y punto. Nuestro recordado Barry Rogers fue para nuestra sorpresa, musicalmente un autodidacta, y sin embargo era un eximio arreglista, conoc√≠a al m√≠nimo los detalles t√©cnicos de un estudio de grabaci√≥n, la etapa de producci√≥n e incluso se daba el lujo de dominar otros instrumentos tales como el tres cubano (hab√≠a estudiado profundamente la m√ļsica cubana y en especial al ‚ÄúCiego Maravilloso‚ÄĚ Arsenio Rodr√≠guez, tal como lo hizo en su oportunidad Larry Harlow quien inclusive viaj√≥ a Cuba).

 

VI. Colofón

 

Eddie, Ismael y Barry fue el tr√≠o perfecto de LA PERFECTA, a ellos se aunaron otros eximios maestros como Manny Oquendo, Chocolate Armenteros, etc, etc., pero definitivamente, ese tr√≠o escribi√≥ una de las m√°s esclarecidas, r√≠tmicas, felices y se√Īeras p√°ginas de la historia de la salsa. Siguen siendo modelo a seguir, cada uno de ellos tiene una legi√≥n de seguidores, cada uno de ellos era un l√≠der, un paradigma, un maestro, un obelisco. No nos queda sino desearle los mejores augurios a Eddie Palmieri quien cumpli√≥ 50 a√Īos de vida art√≠stica‚Ķ te estamos profundamente agradecidos, y rogamos al alt√≠simo te conceda muchos a√Īos de vida m√°s, en salud, en felicidad y con mucha salsa¬°¬°¬°

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Fani√°tica

APUNTA Y DISPARA

sorpresas