Escucha a los Bravos de la SALSA en HD por: Mambo-inn Radio


 

El jueves 26 de agosto de 1971 las Estrellas de Fania se presentaban por segunda vez. El local escogido para el concierto fue El Cheetah, y lo que se grabó y filmó esa noche ha pasado a la historia pues nacía la salsa como expresión cultural del caribe urbano contemporáneo. Pero, sobre todo, se consolidaba como un gran negocio.

 

 

EL CHEETAH: 40 Años Después

 

Por: Rigoberto Villalta Zapata

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

 

Sobre el famoso concierto de la Fania All Stars en el Cheetah se ha escrito hasta la saciedad. Por ello no vamos a repetir los lugares comunes ni lo que todo salsero que se respete sabe al dedillo. En este breve artículo incideremos en algunos aspectos poco conocidos que rodearon este suceso ciertamente histórico en la evolución de la música afro caribeña, cuatro décadas después.

 

EL LOCAL


El Cheetah era un local de baile con capacidad para mil doscientas personas ubicado en el número 310 de la calle 52, entre Broadway y la Octava Avenida, en pleno Manhattan. Fundado en 1968, el local fungió en sus inicios como discoteca pero sin relación alguna con la música latina.

 

 

Cheetah en español significa guepardo. Por ello en los logotipos y afiches de la época se aprecia a este felino dibujado estilizadamente, con sus características pintas en el lomo.

 

Sin embargo este Cheetah del concierto de Fania fue, en realidad una segunda versión del Cheetah original fundado también en Nueva York, y en el cual era habitual Andy Warhol y toda su parafernalia. Tanto así que este primer Cheetah fue inaugurado con una presentación de Velvet Undergrond, grupo de culto auspiciado por el padre del pop art.

 

LOS PRODUCTORES


Ralph Mercado, quien regentaba el 3&1 (famoso club al que Richie Ray & Bobby Cruz le dedicaron un mozambique), en aras de expandir la música que ya empezaba a llamarse salsa,  se contactó con Olivier Coquelin y Borden Stevenson, dueños del Cheetah, y les expuso su idea.

 

De esta manera, los artistas de moda como Lebron Brothers, Eddie y Charlie Palmieri, la Orquesta Flamboyan y Joe Cuba empezaron a presentarse en el Cheetah para beneplácito del público latino que, semana a semana, colmaba el local.

 

Por  su parte, la compañía Fania ya se empezaba a consolidar en el mercado. La razón fundamental de este éxito fue el ir dejando de lado la moda del boogaloo y el shing-a-ling así como el jam session sin perfiles comerciales, como el trabajado por Tico All Stars o Alegre All Stars.

 

Cuidado, no estamos haciendo juicios de valor ni comparaciones odiosas. De hecho, estos discos son de excelente factura pero obviaban al gran público bailador, amén de representar un ejercicio de virtuosismo de difícil acceso para las grandes mayorías.

 

Sin embargo, Jerry Masucci y Johnny Pacheco tenían muy claro lo que querían hacer: buena música bailable a efectos de constituir el nuevo producto que de ahora en adelante sería etiquetado como salsa. Y el primer paso era implementar una agresiva campaña publicitaria sin escatimar costos. Y para ello Fania hizo lo que nunca se había hecho antes en la industria de la música latina: filmar una película.

 

Por intermedio de Larry Harlow se contactó nuevamente a Leon Gast, fotógrafo y cineasta nuevayorquino que provenía del mundo de la publicidad. De hecho, las fotografías que ilustraron las carátulas de los dos volúmenes de Fania All Stars Live At The Red Garter fueron tomadas por Gast.

 

 

Luego, con la colaboración fundamental de Curet Alonso e Izzy Sanabria, se empezó a esbozar el guión de la película que, en resumidas cuentas, pretendía mostrar el entorno socio cultural en el que vivían los latinos en la ciudad de Nueva York utilizando la salsa como factor que los aglutinaba para sobrellevar el desarraigo y la marginación.

 

EL CONCIERTO


Definidos estos aspectos, y atendiendo a que la música era fundamental en el filme, Masucci propuso que el show se realizara en el Fillmore East, en el East Village, pero su dueño Bill Graham lo había cerrado hace poco. Descartada esta primara opción el dueño de Fania se reunió con Ralph Mercado a fin de ver la posibilidad de que el concierto se lleve a cabo en el Cheetah.

 

El propio Jerry Masucci contaba que Ralph Mercado se negó a programar un concierto de las Esrellas de Fania un viernes o sábado pues pensaba que sería un mal negocio, considerando que su primera presentación en diciembre de 1967 en el Red Garter de Greenwich Village no había sido muy exitosa.

 

Por ello, la segunda presentación de Fania All Stars fue programada para el jueves 26 de agosto de 1971. Pero no iba a ser un concierto más pues, como ya anotamos, sería grabado y filmado con los mejores adelantos técnicos de aquel entonces.

 

Y, lo más importante, esta actuación se convertiría en uno de los documentos capitales de la salsa por las implicancias musicales, comerciales y sociales que tuvo.

 

LOS INTERPRETES


Johnny Pacheco y Bobby Valentín se encargaron de escoger el grueso del repertorio y arreglarlo. Hay una famosa anécdota sobre el tema "Quítate Tú" que se compuso en circunstancias que Pacheco y Valentín querían salir al mismo tiempo la puerta giratoria de la cafetería del Hotel Howard Johnson, donde ambos se recluyeron para trabajar sin interrupciones, lo que provocó que mutuamente se recriminaran “quítate tú, pa' ponerme yo”.

 

 

En cuanto a "Anacaona", esta canción era parte de un proyecto que consistía en sendos temas compuestos ex profesamente por Catalino Curet Alonso para el regreso, por todo lo alto, de Cheo Feliciano luego de que culminara su rehabilitación en los Hogares Crea, en Puerto Rico, para librarse del flagelo de las drogas.

 

Cabe resaltar que la versión que se logró en el Cheetah fue de tal impacto que a los pocos días se grabó la versión en estudio, respetándose casi en su integridad la inspiración en el piano que hiciera Larry Harlow, pero reemplazándose el solo de trombón de Reynaldo Jorge por uno de timbales a cargo de Orestes Vilató en vista que el formato empleado en el disco era el de un sexteto sin sección de metales.

 

Por su parte, "Ahora Vengo Yo" se constituyó en una suerte de declaración de principios de Richie Ray & Bobby Cruz, para desbaratar los rumores y la malediciencia, pues ellos se habían radicado en la Isla del Encanto y hasta allá les llegaban las críticas provenientes de Nueva York en el sentido que estarían acabados y fuera de moda.

 

"Descarga Fania" fue una nueva versión del tema "Trompeta Y Trombón" publicado en 1966 por Ray Barretto en su álbum Latino Con Soul. Pero la interpretación que se hizo en aquella noche de agosto fue de tal intensidad que, hasta el día de hoy, Fania All Stars abre sus conciertos con este clásico. Basta recordar el pasado 19 de marzo, en el Estadio de San Marcos, cuando las casi veinte mil almas que colmaron el estadio de San Marcos, coreaban: Oye que rico suenan, las Estrellas de Fania!

 

Cuarenta años después, de aquellas estrellas que brillaron en el Cheetah, como músicos o productores, ya no están con nosotros Curet Alonso, Ray Barretto, Santos Colón, Héctor Lavoe, Ray Maldonado, Jerry Masucci, Ralph Mercado, Barry Rogers, Pete “El Conde” Rodríguez, Roberto Rodríguez, Larry Spencer y Aníbal Vásquez.

 

TRIVIAS FANIATICAS


Hasta el día de hoy llama la atención que en los créditos iniciales de la película se mencione a Ralphie Pagan, la Conspiración de Ernie Agosto y La Diferente de Rafi Val pues la música de estos artistas no aparece ni en los dos volúmenes de Fania All Stars Live At The Cheetah ni el sound track del filme denominado Our Latin Thing.

 

 

Lo que sucede es que, aparentemente, al momento de filmarse las escenas adicionales al concierto, esto es en las calles se Nueva York, se pensó complementar el show de Fania All Stars con estos otros artistas que también grababan para la compañía.

 

También es curioso que en el afiche promocional del evento del Cheetah, confeccionado en julio de 1971 por Izzy Sanabria y utilizado en la carátula del volúmen uno, se incluye entre las Estrellas de Fania a Justo Betancourt y a Monguito 'El Unico', cantantes que no estuvieron la noche del concierto. Asimismo, en los créditos se obvió la presencia de Ray Maldonado como trompetista, a quien se le puede apreciar en sendos pasajes de la película, sobre todo en la descarga de metales de "Ponte Duro".

 

En cuanto a la mezcla del sonido, ésta se efectuó en Good Vibrations Sound Studios, ubicado en el 1440 de Broadway. En 1976 Masucci compraría Good Vibrations, rebautizándolo como La Tierra Sound Studios, aludiendo al logotipo de la RKO (el planeta tierra rotando sobre su eje), aquella legendaria productora de películas que empleaba estos mismos estudios de sonido.

 

Todos estos son detalles anecdóticos. Lo verdaderamente importante es que con el concierto del 26 de agosto de 1971 bien se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que se inició el boom de la salsa y el reinado de Fania All Stars.

 

Se consolidó el movimiento que había nacido en los sesenta en la ciudad de Nueva York y que ahora, conocida como salsa, alcanzaba la madurez y proyección para convertirse en  la expresión contemporánea que desde el barrio nuevayorquinio identificaba a los latinos alrededor del mundo, fortaleciendo una identidad cultural y un sentimiento de pertenencia a una misma comunidad.

 

No obstante, el impacto inmediato se evidenció en el aspecto comercial pues, literalmente, se dispararon las ventas de los discos producidos por la empresa Fania y su subsidiaria Vaya Records. Incluso, comenzó la expansión de la compañía con la adquisición de Cotique Records Corporation, de George Goldner, lo que se tradujo en un incremento de su catalogo de artistas como Los Lebron Brothers, Johnny Colón y la Orquesta Flamboyan de Frankie Dante. Asimismo, se adquirió Inca Records, discográfica puertorriqueña que tenía como estrellas a Tommy Olivencia, Willie Rosario y la Sonora Ponceña.

 

De esta manera, Fania Records se convirtió en la compañía productora de música salsa por excelencia, a pesar que el monopolio Tico-Alegre contaba con luminarias como Tito Puente, Eddie Palmieri, Ismael Rivera, La Lupe, Charlie Palmieri y Joe Cuba. Posteriormente, en 1974, Jerry Masucci compraría estos sellos y a partir de este año empezaron a ser distribuidos por Fania Records Inc., como rezaban las carátulas de la época.

 

 

 

La película Our Latin Thing fue estrenada en el Cine 2 Theater, sito en la 48th Street and Broadway, el 19 de Julio de 1972. Incluso Roger Greenspum, del New York Times, publicó una crítica de la película el 21 de julio de 1972. Paralelamente, Masucci implementó una agresiva campaña publicitaria en televisión, radio y prensa escrita.

 

Hoy en día, gracias al DVD, se puede acceder a diversos programas de la televisión nuevayorquina y puertorriqueña en los que se aprecia la constante (y casi exclusiva) presencia de los artistas de Fania para publicitar sus producciones.

 

En radio, Jerry Masucci, con la colaboración de Polito Vega, condujo durante años un espacio para promocionar a sus estrellas. Este programa, en una primera etapa, llevó por título Our Latin Thing, explotando el auge del filme. Posteriormente, a partir de 1976, con el estreno del segundo filme de Fania All Stars, el programa se rebautizó como Salsa, aunque siempre radiado en la WBNX 1380, AM, de lunes a viernes de tres a seis de la tarde. El resto es historia.

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas