Escucha a los Bravos de la SALSA en HD por: Mambo-inn Radio


 

Maynard Ferguson fue considerado por muchos años como el trompetista que tocaba las notas más altas. Pero el gran público entendió que esto no era tan cierto luego de escuchar la espectacular sección de metales de Irakere, el fabuloso grupo fundado por Jesús “Chucho” Valdés en 1973 y que, sin exagerar, representó la sublime convergencia entre el jazz más sofisticado y la más excelsa música afro cubana para bailar.

 

 

CHUCHO VALDES:


"SEÑOR PIANO"


Por: Rigoberto Villalta zapata

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it


Jesús Valdés Rodríguez acaba de cumplir 70 años de edad. Vino al mundo un nueve de octubre de 1941 en Quivicán, no muy lejos de La Habana, el mismo día en que su padre también cumplía años. Esta circunstancia no pasaría de ser una felíz coincidencia si consideramos que su progenitor es nada menos que el gran Bebo Valdés, una de las últimas leyendas vivientes de la época dorada de la música cubana.

 

Por si fuera poco, su madre, tíos y primos también se dedicaban a la música, por lo que no fue nada extraño que desde los tres años se sentara frente al piano a interpretar sus primeras melodías. Por otra afortunada circunstancia Chucho creció en Santa Amalia, viejo barrio habanero, donde su casa era centro obligado de reunión de genios del calibre de Ernesto Lecuona y José Antonio Méndez “El King”.

 

Chucho Valdés, un genio del piano

 

SUENA EL PIANO

 

A los seis años ya tomaba clases de piano en su casa pues por su edad no era admitido en el Conservatorio Municipal de La Habana. Cumplidos los 16 años ya evidenciaba ser un verdadero prodigio. Pero ante la difícil situación económica decidió empezar a estudiar profesorado para tener una estabilidad.

 

Sin embargo, luego del triunfo de la Revolución Cubana cambió la situación laboral de los músicos pues el nuevo régimen tenía como una de sus prioridades apoyar el arte. Chucho se olvidó de las clases de magisterio y retomó sus estudios musicales, debutando profesionalmente en 1959 en la famosa Orquesta Sabor que dirigía su padre.

 

Pero el interés del joven pianista no estaba tanto en la música cubana como en el jazz. Con la idea de fusionar armonías de jazz con la percusión africana, fundó en 1960 un trío en el cual la batería era sustituída por el bongó. A finales de esa década formó Guapachá, un grupo para interpretar música bailable, con el que grabó dos discos. Los músicos que lo acompañaron en este proyecto fueron Oscar Valdés, Carlos Emilio Morales Tavares, Enrique Plá y Carlos del Puerto.

 

En 1970 con motivo del Festival Internacional de Jazz de Polonia, este quinteto interpretó magistralmente "Misa Negra", composición de Chucho Valdés en la que se incorporaban los tambores batá en el jazz. El asombró de la comunidad internacional del jazz no se hizo esperar. Dave Brubeck, quien también se presentó en este festival, se llevó una copia del audio de la presentación de los cubanos, propiciando que al año siguiente fueran invitados al Festival de Newport en Nueva York, pero por lamentables cuestiones políticas no pudieron asistir.

 

Chucho Valdés y Rigoberto Villalta

 

Para asombro del pianista cubano, en 1972 fue elegido como uno de los cinco mejores pianistas del mundo, junto con Gil Evans, Herbie Hancock, Oscar Peterson y Chick Corea. Este reconocimiento lo llevó a incrementar sus experimentos y en 1973 formaba el fabuloso Grupo Irakere.

 

PARA BAILAR SON

 

Irakere es considerado por muchos como la mejor orquesta cubana de todos los tiempos. Contribuyó a ello la impecable dirección musical de don Jesús, quien también componía y arreglaba la mayor parte del repertorio. Asimismo, también hay que destacar el exagerado virtuosismo de todos sus integrantes. A los ya mencionados Oscar Valdés, Carlos Emilio Morales Tavares, Enrique Plá y Carlos del Puerto, que pasaron a formar Irakere, hay que añadir a personajes de la talla de Paquito D´Rivera, Carlos Averhoff, Germán Velasco, Arturo Sandoval, Jorge Varona y Juan Munguía.

 

Con semejante batería de músicos de primerísimo nivel, se popularizó en la década del ochenta referirse a Irakere como “la ejecución de la música en su más alto grado de dificultad”, como gustaba decir el doctor Luis Delgado-Aparicio en su programa Maestra Vida.

 

La importancia de Irakere se funda principalmente en las numerosas giras que sostuvo alrededor del mundo hasta la disolución del grupo a finales de los años noventa. Estas giras pemitieron a la agrupación grabar sendos discos, en vivo o en estudio, en los que se aprecia el verdadero calibre de la propuesta de los cubanos.

 

Decimos esto porque las primeras grabaciones de la orquesta en Cuba adolecen de gravísimas deficiencias. Como es sabido, luego del triunfo de la Revolución se funda la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, más conocida como EGREM. Esta compañía estatal dirigió la producción musical en la isla hasta finales de la década del noventa. Areíto, que era el principal sello de este monopolio, dio a conocer las primeras grabaciones de Irakere.

 

El Grupo Irakere

 

No obstante, hasta el día de hoy es todo un reto para coleccionistas e investigadores, ordenar la discografía de la agrupación de Chucho Valdés dado el poco profesionalismo con que se planificaba la industria discográfica en Cuba.

 

Por ejemplo, el primer álbum oficial denominado Grupo Irakere (LD-3420) tiene hasta tres carátulas diferentes y se asume que fue publicado en 1974 ya que en el disco no se consigna mayor información. Los discos posteriores repetirían estas falencias, a la que se sumaba la pésima calidad de la grabación.

 

CUBA PARA TODO EL MUNDO

 

Pero a pesar de ello, los discos empezaron a ser escuchados fuera de la isla. Las innovaciones rítmicas y melódicas a las que se sumaban armonías de jazz con una preponderante percusión, empezaron a ser reconocidas por las orquestas nuevayorquinas que hacían la salsa.

 

En tal sentido, la Típica `73 venía siguiendo la evolución de la nueva música cubana como lo testimonian sus producciones La Candela y Rumba Caliente. Para su álbum de 1978 titulado Salsa Encendida, el grupo de Sonny Bravo convirtió en un éxito "Xiomara", tema que el año anterior había grabado Irakere en un disco en el que también se incluía "Juana 1600".

 

La versión nuevayorquina, que fue vocalizada por el panameño Camilo Azuquita, despertó definitivamente el interés de la industria por lo que se hacía en la Perla de las Antillas. Tantos años de bloqueo estaban pasando su factura y ya era tiempo que el mundo redescubriera la riqueza musical de Cuba.

 

CD Havana Jam (1979)

 

Con motivo de la distensión entre Estados Unidos y Cuba, auspiciada por la administración de Jimmy Carter, en 1979 un grupo de los más relevantes músicos del catálogo CBS, incluída la Fania All Stars, visitó La Habana. Luminarias del jazz como Maynard Ferguson y Stan Getz se rindieron ante el apabullante derroche de calidad y sabrosura de Irakere, sin perjuicio de la impresión que causaron otras agrupaciones cubanas que participaron en este festival que posteriormente fuera llevado al acetato en el álbum doble Havana Jam.

 

Ese mismo 1979 Irakere ganó su primer Grammy por el álbum grabado en vivo para CBS en el que se incluyeron espectaculares versiones de sus mejores temas, remozados ahora con los mejor ingeniería de sonido. Un disco de colección.

 

Como dato curioso, el mismo Jerry Masucci, al ser entrevistado por la revista Rolling Stone, confesó sentirse abrumado por la calidad de los cubanos, por lo que había decidido alejarse del negocio de la música. Y, en efecto, a finales de ese mismo año Masucci lanzaba su agencia de modelos Fame y vendía la compañía Fania a Valsyn, una empresa establecida en Uruguay,  gerenciada por Moisís Cikurel.

 

La discografía de Irakere es ciertamente impresionante. A partir de 1980 mejoran sustancialmente las condiciones para grabar discos en Cuba e Irakere se benefició con este cambio. Entre los temas de culto de esta agrupación no podemos dejar de mencionar "Pan Con Bacalao", "Juana 1600", "Misa Negra", "Iyá", "La Comparsa", "Dile A Catalina", y, sobre todo, las colaboraciones con Leo Brouwer que comprenden un disco en vivo en el Teatro Karl Marx de La Habana, donde se incluye el "Concierto de Aranjuez" y el famoso "Adagio de Mozart" en la peculiar versión de Paquito D´Rivera, y el homenaje al gran bajista norteamericano Charlie Mingus.

 

Por su parte, discos clásicos como Bailando Así, Calzada Del Cerro, Tierra En Trance y Para Bailar Son, se constituyen en el testamento de Irakere que supo combinar en su justa medida la mejor música bailable con el más avanzado jazz de vanguardia.

 

Bebo & Chucho Valdés en Calle 54

 

MAESTRO DEL PIANO

 

Disuelto Irakere, Chucho Valdés consolidó su presencia como solista en el mundo del jazz. Los cambios políticos le permitieron al pianista una mayor libertad para viajar y llevar su música alrededor del mundo, sin la presión de una banda a cuestas.

 

Con el antecedente de su primera incursión como solista en 1970, plasmada en el álbum Chucho Valdés (Areíto 3345) donde destacaba sus interpretaciones de "El Manicero", "Me Faltabas Tú", "Canción De Un Festival", "Novia Mía" y "Tú Mi Delirio", se lanzó en un incansable proceso de inventiva que alcanzó momento gloriosos en las producciones Lucumi Piano Solo (Messidor 15976) y Solo Piano (Blue Note 80597), grabadas en 1988 y 1993, respectivamente.

 

Otro momento estelar en su carrera lo constituye Chucho Valdés Live (RMM 82251), satisfactoria incursión en el sello de Ralph Mercado publicada en 1998, en la que contó con la colaboración de Hilton Ruíz, Joe Santiago, Nicky Marrero, Papo Vásquez, Mauricio Smith y Anthony Carrillo. De este álbum, editado en audio y video, permanecerán para siempre la magistral ejecución de "Danzón Para Sylvia" y "Blues Para Beny Moré", así como la participación de Frencisco Fellove y su inmortal "Mango Mangue".

 

Las producciones Bele Bele En La Habana, Live At The Village Vanguard y New Conceptions, grabadas para Blue Note entre 1998 y 2003, a la fecha son consideradas verdaderos standards por la crítica y los melómanos más exigentes.

 

Chucho`s Steps es su más reciente producción junto a The Afro Cuban Messengers, en la que sobresale "Zawinul´s Mambo", en homenaje al desaparecido tecladista austriaco fundador de Weather Report. Con varios premios Grammy en su haber, Chucho Valdés se encuentra en su mejor momento pues la madurez de su propuesta musical ya no tiene límites.

 

CD Chucho's Steps (2010)

 

Al día de hoy Valdés está en plena actividad y su participación en discos y giras, como lider de banda o solista invitado, es simplemente increíble. Cualquier músico que se dedique al denominado latin jazz tiene necesariamente que haber tocado con él como una suerte de iniciación o consagración definitiva. La última vez que lo vimos en Lima vino acompañando a Diego El Cigala como parte de la promoción de Lágrimas Negras. Por un tema de edad, su padre Bebo Valdés, padre del proyecto, ya no viaja con la frecuencia que quisiera. Pero ahí esta Chucho para asumir y superar largamente el legado de su padre.

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas