Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

Una excelente noticia es la presentación del maestro Oscar Hernández y su Spanish Harlem Orchestra en Lima. La emblemática agrupación neoyorquina estará abriendo el show de Fania All Stars este próximo viernes 23 de Noviembre. Por fin, el sueño de muchos se hará realidad. Qué viva la Tradición, Familia...!!!

 

 

OSCAR HERNÁNDEZ


Laudable es su Meteórica Carrera

 

Por: Luis Delgado-Aparicio Porta (*)

 

 

PRELIMINAR


Decía el célebre literato, gastrónomo y bohemio, Alejandro Dumas que “la mayoría de los genios transitan con humildad en el mundo de las artes”. Eso no es lo usual en la música afro antillana, ya que basta que el nombre del intérprete se haga conocido, para que la fama se le suba y lo mareé, como las burbujas del espumante. Eso conlleva que los amigos aparezcan a raudales, la noche no termine y la personalidad se trastoque vertiginosamente, por falta de educación y cultura. Sin embargo, diversos artistas son la excepción a esa regla. Uno de ellos, Oscar Hernández.

 

Si el primer violín de una Orquesta Sinfónica es un maestro que peina canas y se ha pasado la vida estudiando su instrumento, la única explicación posible para el encabezado, es que el dinero a raudales llegado de improviso y la momentánea fama de plástico, lo abata a uno, engolosinado por tener de lo que siempre careció y presto a dilapidar las ganancias sin límite, En la novela Sueños de Bodega,  su personaje, Willie Bodega sabe que sólo siguiendo el patrón anglo sajón, el latino común y corriente saldrá del “ghetto” rumbo a la gran ciudad, donde a base de esfuerzo, triunfará. Esa regla es el sustento metafísico del sueño americano y por ello esa nación se hizo con el inmenso aporte de millones de inmigrantes, que honrando sus raíces, saben que lograrán su cometido siempre y cuando cumplan con el ordenamiento citadino y que la Ley es igual para todos, uno de ellos, la personalidad que hoy nos ocupa.

 

Oscar Hernández, director de la SHO.

 

Empero, como muchas comunidades étnicas, el Barrio, área de boricuas, latinos y “nuyoricans” y foco de estudio de antropólogos, trabajadores sociales, misioneros y otros, siendo un conglomerado de razas, creencias y temperamentos que deben aprender a convivir entre ellos, la experiencia es interesante, sobre todo, habiendo pasado casi cien años de constituído. Lo hemos estudiado con esmero en diversos artículos de Mambo-inn.com, sin embargo, no nos cansaremos en repetir que el mismo tiene reglas no escritas que todos conocen y hasta las paredes hablan. Es esa ley de oro que establece lo mancomún entre sus pobladores, códigos que recuerdan que otros los impusieron, algunos quisieron violarlos y la mayoría los respeta y honra. Recuerdo en la década del sesenta cuando pude pasear, al fin, esos escondrijos del Bronx y el Harlem, admirando lo que antes me estuvieron vedados ya que mi juventud y la peligrosidad era evidente. Pues allí la gran mayoría de los talentos que admiramos crecieron, estudiaron, jugaron pelota y desde muy jóvenes, escucharon la música de sus abuelos que llegaron gracias a las facilidades de la migración, se dedicaron a poner en práctica lo que tenían en su ADN y se preocuparon que los hijos fuesen mejor que ellos. Uno de esos jóvenes fue Oscar Hernández, nacido el 22/3/1954, hijo de padres puertorriqueños. Del Barrio llegó un día hasta Broadway  como Director Musical de The Capeman, la obra de Paul Simon. ¡Nada menos!

 

 

INICIOS AUTODIDÁCTAS CON ALMA

 

Comprenderán que ello no es gratuito, debiendo haber pasado por un mar de dificultades para alcanzar ese privilegio, sabiéndolo solamente el mismo, ya que los sinsabores y frustraciones propias de toda profesión, se quedan en el personal cofre de los recuerdos de cada quien. Así, solamente uno sabrá el esfuerzo desplegado para llegar al lugar soñado, empero, sin dejar de lado todos los baches que hubo que traspasar para llegar al lugar soñado, sumadas a las alegrías que llegan de vez en cuando, como el cartero. Es que si uno no lo intenta, no sabrá nunca si funciona, siendo ese el paso que dar dejando lo demás de lado. Esa es la gran apuesta del hombre que se sabe capaz de enfrentar lo desconocido, vencer las dificultades y alcanzar el propósito. Si Tito Puente primero fue bailarín con su hermana Ana y estudió piano y saxofón; Eddie Palmieri soñaba con ser timbalero. Pues Oscar Hernández empezó a tocar trompeta a los doce años, para luego pasar al piano. Graba inicialmente con “Los Conquistadores”, para el sello Fania, pasando a incorporarse al grupo de moda, el de Joey Pastrana, quien también le había dado la oportunidad al señor Ismael Miranda. Inicialmente en un club para los muchachos, aprendió a tocar el cornetín, la trompeta y el saxofón. Por un problema labial, opta por el piano, practicando de oído en el sótano del edificio.

 

Según Malpensante.com en Bogota, para Ángel Unfreind recuerda: “Yo no vengo de una familia musical. Soy el décimo de once hermanos, hijos de una pareja de inmigrantes puertorriqueños que llegaron a Nueva York en los años cuarenta buscando oportunidades. Aunque mi padre siempre escuchó música, nadie tocaba en casa y no consideraban que eso pudiera ser un trabajo serio. Nos criamos realmente muy pobres en un hogar muy humilde del Barrio, al sur del Bronx, una zona difícil".

 

Spanish Harlem Orchestra

 

Tienes que recordar que los cincuenta, y mayormente los sesenta, la época en que yo me crié, fueron un momento de gran importancia cultural para los latinos en Nueva York. Y la música era fundamental en ese panorama. Era lo que nos unía en términos de la gozadera, de la identidad, de definir qué éramos como comunidad. Lo que escuchaban mis hermanos mayores, que ya estaban en edad de salir a fiestas, era la música de Machito, Tito Puente, Tito Rodríguez, Celia Cruz, Eddie y Charlie Palmieri, la Sonora Matancera con Celia... En esa época uno caminaba por la calle y de cada ventana salía ese sonido. Era una atmósfera musical muy rica. Cuando la oí por primera vez, esa música me capturó completamente. Mientras la gente estaba en medio de la gozadera, yo estaba como abstraído. Muchos se acercan a la salsa por el baile, pero no fue mi caso. Sí, quería conocer muchachas y para eso tenía que aprender a bailar, pero lo que me cautivó desde el primer momento fue la fuerza y la riqueza de los ritmos que estaba escuchando, pensando: “¡cómo esta gente hace esta música tan increíble!”.

 

“A los doce años entré en un boys club, uno de esos centros donde van los jóvenes después de clases. Había deportes, talleres y un pequeño departamento de música. Uno podía estudiar gratis y fue allí donde aprendí a tocar. Primero me dieron un cornetín y como me fue bien me pasaron la trompeta. Después de un par de años comencé a tener problemas en los labios por el instrumento. Entonces el profesor me propuso pasarme al saxofón o al piano, y escogí el piano. En ese momento pasó algo muy especial. A mi hermano mayor le dieron el trabajo de administrar el edificio en el que vivíamos. Era un buen trabajo, no le pagaban mal y vivía gratis en uno de los apartamentos. Precisamente por esa época le regalaron un piano y lo instaló en un sótano que también le habían cedido. Empecé con ese piano de oído, aprendiendo los sonidos, prácticamente solo, por mi cuenta”.

 

“Sí, yo tenía catorce años cuando formé con otros muchachos del barrio una orquesta que llamamos La Conquistadora, y a los dieciséis ya estábamos grabando. Todos éramos muy jóvenes, pero algunos ya estaban tocando con gente grande. El trombonista, que se llamaba Roberto Roldán y tocaba con Joey Pastrana, me dijo: “Oscar, mira, Joey no tiene pianista para este sábado, ¿tú te animarías a tocar?”. Le dije que sí, hice el trabajo y salió bastante mal. Me acuerdo que Chivirico Dávila estaba cantando: “Noche de ronda” y yo meto mal la nota y él me grita: “¡Maricón!”. Luego de ese concierto terrible, me acerqué a Joey y le dije: “mira, si me das la música yo la aprendo”. Me la perdonaron. Empecé a tocar en clubes, viajar y después de La Conquistadora, grabé mi segundo LP con Joey Pastrana, (Lets’s Ball – N°1006 y Joey – N°1012, sello Cotique), que fueron los primeros en la carrera de Pastrana con su hermano Willie, teniendo 17 años”.

 

“Casi de inmediato tuve mi primer trabajo importante con Ismael Miranda y su orquesta La Revelación (sello Fania – N°437 - 1973, alternando con Frankie Rodríguez en las congas y Nelson González en el tres cubano. Este grupo, en ese momento era el más  popular de la escena salsera en NYC, con músicos jóvenes, todos muy talentosos. Yo era el menor y casi siempre estaba rodeado de músicos muchísimo mejores que yo. Ésa fue mi primera gran escuela musical, con el tema “Así se compone un Son”.

 

VIDEO: Spanish Harlem Orchestra "La Banda" canta Frankie Vásquez.

 

Era casi un niño y ya estábamos en conciertos y pequeñas giras, vivíamos con ese alto voltaje del cual hay que cuidarse en la vida nocturna de la salsa
Tocábamos de cinco a siete veces por semana. Y como Ismael tenía buena fama con las mujeres, le decían “el niño bonito”. Te imaginarás, la fanaticada era tremenda. Ésa fue una época muy intensa, pero yo estaba muy joven para darme cuenta de todo lo que estaba pasando. A esa edad, uno vive como en una nube, sin pensar las cosas bien, eso es parte de la juventud. Ahora digo que no me arrepiento de nada de lo que viví o dejé de vivir, pero no debe repetirse”. (SIC).

 

 

ESA HERENCIA ESTA EN LOS GENES

 

Lo reseñado lo explica el musicólogo Juan Carlos Quinteros Herencia, en su epónimo libro La máquina de la salsa; tránsitos del sabor (Ediciones VÉRTIGO, San Juan 2005). Sostiene, que: “la orquesta de salsa ha sido la máquina investida, cuasi sagrado ensamblaje llamado a convocar y restituir el sabor entre nosotros. En las llamadas de lo sabroso, históricamente, no ha sido ella la única. Otros géneros, otras voces y tiempos han adobado el archipiélago. De algún modo la contigüidad y la superposición de la acústica cocinera (los hervores, platos y cucharas que chocan, la fritura que croa y crepita, la conversación frente a la estufa), o la acústica de la plaza del mercado y sus calles aledañas (los vendedores que pregonan sus productos, el trajín de los clientes ante las romanas y pesas), en un viaje de los sonidos en plenos poderes (SIC). Gracias maestro Hernández por su inmensa contribución, amor y dedicación a la afrolatinocaribeñoamericano.

 

Hace con gran maestría la interpretación del SABOR, una de las características que distingue al maestro Oscar Hernández, señalando: “Lo sabroso, entonces, es lo arrebatado del texto percusivo, lo arrebatante de la canción, el delirio en la voz que desarregla las secuencias típicas de una narración verosímil…..Un género como la SALSA es eso: un espacio donde se discuten, se negocian voces, se representan y se ensayan diversas formas, patrias e identidades en movimiento y consumición….La norma salsera es la versión emocionada de una cultura que gira entre la obligatoriedad y el delirio identitario” (IBID – páginas 75 y 131). Miembro fundador del Conjunto Libre, de Manny Oquendo; la Orquesta Revelación, de Ismael Miranda; y Seis del Solar, de Rubén Blades; Oscar se ha labrado un sitial como pianista, arreglista y productor. Su encomiable trabajo en la orquesta de Ray Barretto, tales como LP Ricanstruction, Todo se va a poder, Ritmo de la Vida y Tremendo Trío, son álbumes reconocido como un clásico de la salsa. Sus solos, fluidos y melódicos, son un indicativo de sus notables inclinaciones jazzísticas, en lo afro antillano, recibiendo del gran Ray Barretto toda su impronta.

 

En el 1983, Rubén Blades le recluta como director musical de su grupo, Seis del Solar. En la discografía de Blades, es notoria la intervención de Oscar como arreglista de varios de sus éxitos. Aunque obtuvo un bachillerato en Artes con un grado en Música y Arreglos, la faceta de arreglista la desarrolló primeramente como autodidacta. Hernández cita a José Febles como un mentor en sus lides de arreglista, y reconoce influencias de Marty Sheller, Luis Cruz y Louie Ramírez.

 

El primer disco de Spanish Harlem Orchestra

 

Uno de los momentos cumbres de Oscar con Seis del Solar se produce en el 1986, cuando tocan ante 80 mil personas en el estadio Meadowlands en New Jersey, en un concierto para Amnistía Internacional. Transmitido por el canal de videos MTV, compartieron tarima con Carlos Santana, Sting y Peter Gabriel. Rubén Blades y Son del Solar (cambian el nombre al añadir trombonistas) y obtienen un Grammy por el disco Antecedente (1988). Oscar se mantiene produciendo varias agrupaciones en Nueva York, y junto a Seis del Solar graban dos discos sin Blades.

 

 

LA MANO FIRME QUE ACARICIA LA TECLA

 

No podemos olvidar lo que fue Carabalí, hecho en la disquera Primo en 1988. Con la voz de Aris Martínez y el vibráfono de Valerie Naranjo, junto a  siete versados músicos impusieron un sonido que había estafo vigente con Joe Cuba en los sesentas, siendo los temas “Inseparable" y "Carabalí", los grandes hits que propalásemos en Maestra Vida.

 

Productor asociado del disco Paul Simon Sings Songs From The Capeman. La obra resulta ser un reto que sólo alguien a la altura musical de Hernández, podía enfrentar, pues el musical se nutre de los estilos de la música campesina puertorriqueña, el doo wop, lo afrocaribeño y otras corrientes musicales. Más allá de la controversia causada por la obra, es innegable que el talento de Oscar Hernández le ha hecho brillar como un puertorriqueño en Broadway.

 


 

ENTREVISTA

 

Nuestro entrañable amigo Guido Herrera-Yance, quien conversó en diferentes oportunidades con el maestro Hernández en su programa de Radio “Alma del Barrio” en EEUU, aparte de visitarse mutuamente ahora que el gran pianista reside en Los Ángeles, California, son grandes amigos. Este portal que dirige Enrique Vigil Taboada, publicó una entrevista con él, www.mambo-inn.com. Aquí recordamos unas secuencias de su conversación con Guido:

 

¿Qué pasó con Oscar Hernández después de Carabalí?.

 

Bueno, estaba bien envuelto en varios proyectos. Uno fue la obra teatral de Broadway Capeman de Paul Simon. Fui el director musical y arreglista. Trabajé en esa obra con Rubén Blades, Ednita Nazario y Marc Anthony. Eso se tomó como dos años de mi tiempo y fue tremenda labor poder trabajar en un proyecto así. Lo disfruté, pero fue un tiempo  difícil por toda la controversia.. Grandes recuerdos que tengo de ese trabajo.

 

Guido Herrera, Oscar Hernández, Maraca Valle, Pat Rodríguez y Eddie Resto.

 

¿Podría decirse que Spanish Harlem es la primera orquesta de Oscar Hernández?

 

En un sentido sí, aunque creo que todos esos trabajos reflejan mi participación como músico y lo que yo represento como músico. Todos tienen que ver con una parte de lo que yo soy, pero de SHO soy su fundador y director..

 

¿Cómo contactaste a Rubén para el segundo disco de SHO?

 

Creo que los pasos para hacer lo que hicimos empezaron hace más de año y medio. Siempre se empieza con escoger los temas, empezar a hacer los arreglos con los arreglistas, dar las instrucciones sobre el concepto de lo que queremos... Hace como año y medio tuvimos la oportunidad de acompañar a Rubén en la ciudad de Nueva York y estábamos pensando en tener un artista invitado, como en el primer CD. Entonces, estaba trabajando con la oficina que trabaja Rubén, se lo mencione a ellos y me dijeron que posiblemente Rubén iba a estar interesado, porque como somos muy amigos y hemos trabajado tantos años juntos. Se lo plantearon y él ya sabía del éxito que hemos tenido con SHO no sólo en los Estados Unidos sino a nivel mundial. Yo escogí los temas y de hecho fue tremendo trabajo que hizo con nosotros. Estamos sumamente contentos de su participación. Yo no esperaba nada más porque Rubén es gran, excelente persona y un talento increíble. Así se dio su participación en el disco Across 110th Street que es una calle y un punto clave de El Barrio en la ciudad de Nueva York” (SIC).

 

 

Antes de comentar su gran creación, la espectacular SHO, subrayemos una importante opinión de Marty Sheller, aquel que nos maravillara como trompetista con Mongo Santamaría. En su exquisito libro, intelectualmente muy avanzado, SALSA – El ritmo de la música latina (White Clifts  Media, INC, Temple, Arizona – 160 páginas – 1998) sostiene: “En mis primeros años de arreglista, no estaba muy atento a la clave. Escribía naturalmente, tocando rítmicamente porque pensaba estaba en lo correcto. Cuando de verdad me dediqué a hacer arreglos me percaté porque algunas canciones suenan bien y otras no. Las primeras cosas que escribí estaban fuera de clave; comprobadas en el pentagrama, pude apreciar la importancia de la clave”- Preguntado sobre si un mismo tema puede ser escrito en clave de 2x3 y de 3x2, dice: “El guajeo se puede escribir en una u otra clave, habiendo otros guajeos de similar naturaleza” (SIC).

 

 

SU OBRA CUMBRE

 

Hasta que llegamos a su máxima creación, la SHO, también conocida como “La Orquesta Hispana del Barrio”. Su primera producción es Un Gran Día en el Barrio, donde desde el libreto que lo acompaña, encontramos la pulcritud de la producción. En una de sus líneas dice: “La influencia del Halem en la cultura americana es inconmensurable. Desde Charlie Mingus y su local Casa para tocar, hasta James Brown y el mítico Apollo, el Harlem ha sido visto como la meca para la música Afro Americana”. Esta producción es un tour, que además revela el genio de Oscar Hernández y como en las diez interpretaciones, nos pasea por el continente latinoamericano.

 

En “Mama Güela”, tema que abre el primer disco, originalmente llamado “Mambo Mona” en homenaje a la esposa del dueño del famosísimo Palladium, hace el recientemente desaparecido Jimmy Sabater una magnífica interpretación, siendo el arreglo, de acuerdo al formato de SHO diferente al que tenía la cuerda de saxofones de los cincuentas. Con “Aprende a Querer”, rememora a Orlando Marín quien lo hizo originalmente en los sesentas. Ray de la Paz canta “Obsesión” y en  “Vale más un guaguancó”, escrita por quien fuera mi queridísimo amigo, el cartero mulato Tite Curet Alonso, nos recuerda a Rubén Blades con Ray Barretto en el Beacon Theatre en NYC. Cierra el álbum “Pueblo Latino”, con Hermán Olivera quien nos acaba de visitar y donde su calidad interpretativa es un rendido homenajea a Pete “El Conde" Rodríguez, que fue el primero que la hizo con Fania All Stars. (CD-ROPEÁDOPE Record’s – 2002).

 

Segundo disco de SHO, "Across 110 Street".

 

La segunda producción Cruzando la calle 110, emblemática avenida del Harlem Hispano, incorpora a los jóvenes cantantes Marco Bermúdez y Willie Torres, que junto al gran Ray de la Paz, hacen con Rubén Blades un cuarteto de polendas. Siempre con temas nuevos, recuerdan “Cuando te vea”, una maravilla que en los cincuentas cantara Santos Colón y que ahora brilla con luz propia. En “Bailadores”, uno de los monumentales que hiciera en los sesentas, Joe Cuba con Cheo Feliciano, es el señor Rubén Blades quien le pone la voz. Últimamente en Panamá, durante una TELETÓN, Rubén reconoce que esas fueron sus canciones favoritas de chiquillo. Sin embargo, “Como lo canto yo”, de Tite Curet Alonso, originalmente hecha por Justo Betancourt, es un monumento al sabor. Por ello dice que el refrán dice “el que sabe, sabe, ya que el que no tiene soneo frente al coro se derrite, que esto no es pa’gente bruta, desde el Lavapiés gitano a todo el Caribe Latino Americano”. Comprenderán que para nosotros, que desde 1981 utilizamos el neologismo lo AFROLATINOCARIBEÑOAMERICANO”, ello nos halaga y gratifica. Destacan “Un gran día en el barrio", "Dime si llegué a tiempo" y “Te cantaré”. Cierra con un tema de Latin Jazz “Perla Morena”, que es de su inspiración. Al verla en Youtube, la pieza es una clase interpretativa de aquel matrimonio entre África y América Latina” (CD – Libertad Records – LEO4-4615 – 2004), producción ganadora de un GRAMMY.

 

Dos años después, lanza Unidos en el Swing, una producción propia que apunta a darle un sentido globalizado a su música. Las giras lo mantienen ocupado y se nota ya en la dirección su madurez en la dirección, la perfecta sincronización en los cambios, la entrada al “mambo” y la tímbrica, armónica y vocálica que los caracteriza. Su tema “SHO” es la introducción a su orquesta, sin embargo, él mismo puede enfrentarse, con toda claridad, a los grandes temas del Latin Jazz. Siguen sus temas, como “Llego la Orquesta” de Gil López, la línea clásica de la música de siempre y no ese mamarracho que hace dos décadas los intérpretes y las emisoras que programan esos bodrios, le presentan al gran público como salsa, pero en letra minúscula. “Se formó la rumba", "Ahora si", "Sasa Pa’l Bailador" y, especialmente, “Soy Candela”, demuestran la calidad interpretativa de SHO. Tienen a un célebre de invitado: el señor Paul Simon que hace de “Tarde en la Noche” una buena primicia. En resumidas cuentas, son desde hace diez años de su formación el grupo estelar en NYC, Los Ángeles y el Planeta que los acoge.

 

En el 2010, con un mercado musical casi destrozado por la piratería, el trastocar las raíces de lo Afro Antillano en lo que ahora denominan “POP SALSA” y con cantantes que no valen nada, maquillados electrónicamente y debido en especial a nuestras funestas Radios que se dicen “salseras” (Panamericana y Mar), dedicados a programar lo suavecito, pero empalagoso, es imposible que se escuchen estas maravillas como la SHO. Algo debe suceder en el Perú, ya que Colombia, Ecuador, Venezuela, Panamá y, especialmente, Europa, los recibe y adora, soñando como todo melómano que algún día llegarán. Por ello, escuchar Mambo-inn Radio, es la alternativa; también la Salsa en Internet. Su última producción ¡Viva la Tradición! es justamente eso; ser concordante con el sentido de esta música, ya que de lo contrario, cada día aminorará.  Abre el CD “La Salsa Dura”, una cachetada a esa tribu de mediocres que siguen cantando la salsa monga y que Rubén Blades dice: “cuando cantan les avientan frura”. En “Mi Herencia Latina”, confirman lo que somos y “Como Baila Mi Mulata”, es la palmaria comprobación que no hay nadie que “pueda echar un pié y sacar candela” con la salsa rosa. Otro invitado fue el gran sonero, señor Issac Delgado, quien interpreta “El Negro Tiene Tumbao”, haciéndonos recordar lo que un día dijo la "Reina Rumba".

 

Cuarto disco de SHO: "Viva la Tradición".

 

El noveno surco es un homenaje al gran Pedro Flórez, gloria de la composición boricua con el tema “Linda”. Cuando originalmente la hizo el gran Daniel Santos, los países del arco del Pacífico, que escuchamos Radio desde el siglo XX, quedamos maravillados ante lo que representó esta canción. Fue tan popular que se hicieron hasta cuatro continuaciones de diversos autores que utilizaron el nombre para contar situaciones que les sucedían. Cuando estuvo Daniel Santos en Lima la última vez le preguntamos por ella y con la gracia y enjundia que lo caracterizó, nos respondió a Eloy Jaúregui y al suscrito: “Chico, no me pregunten por "Linda", que me pone muy arrebatado”.

 

La selección hecha por Oscar Hernández es realmente deliciosa. Es un compendio que entraña lo mejor para el bailador, ya que ustedes se imaginarán que bailar bien, tanto en uno como en dos tiempos, con salsa erótica, es imposible y quien lo pretenda hace el ridículo. En anterior artículo nos referimos a la venida al Perú del gran Albert Torres, el señor que organiza 50 semanas al año de concursos por el mundo. Si uno escucha, mira y estudia los 13 DVD’s con miles de horas de baile, no encontrará uno de esos bodrios. Así, la SHO es la legítima heredera, guardando las distancias, de Curbelo, Machito y los Dos Titos, que en el Palladium de la Gran Manzana hicieron conocido este sonido que adoramos.

 

 

CODA INVESTIGATIVA

 

Finalmente, nos cuenta Guido Herrera, del programa sabatino Alma del Barrio, Radio de Servicio Público, Loyola Marymount University (kxlu.com), en California, que el aniversario será un CD/DVD con motivo de los diez años, concierto “EN VIVO” para nosotros sus seguidores. Un avance pudimos ver en internet, desde el Décimo Festival de Jazz en Medellín, Colombia. Estará del próximo 22 al 25 de mayo en el Congreso Mundial de la Salsa, en Los Ángeles y aquí resumimos lo que a muchos interesa, en especial su página WEB:

 

http://oscarhernandezmusic.com

http://www.descarga.com/cgi/-bin/db/24328.10?iAe8ka4L;778

http://jazzonthelatinsideallstars.com/index1.html

http://www.descarga.com/cgi-in/db/archive/interview39?iAe8ka4L;146

www.spanishharlemorchestra.com

 

Sigamos escuchando, leyendo y apoyando esta WEB. Ello es ¡gozar con Oscar y la SHO!

 

(*) Contador Mercantil; Abogado; Musicólogo; Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional. Lima, Perú. Abril, 2012

 

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas