Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

 

WILLY CHIRINO


La Gran Figura de Miami

 


Por: Luis Delgado-Aparicio Porta (*)

 


Fue la operación Peter Pan, una maniobra coordinada entre el Gobierno de EEUU, la Iglesia Católica y los cubanos en el exilio, para que alrededor de 14,000 niños salgan de Cuba rumbo a Estados Unidos. Tuvo lugar entre el 26/12/1960 y el 23/10/1962, una operación diseñada para transportar a los niños de padres cubanos, preocupados por la ideología comunista del gobierno y el adoctrinamiento en las escuelas. El sacerdote católico estadounidense, Monseñor Bryan Walsh coordinó el trámite de las visas para los niños, siendo embarcados en vuelos de Pan American hacia Miami, Florida. En jerga, la operación se llamó "La tierra de Nunca Jamás" (Never-Never More Land), y por ello los niños fueron conocidos como los "Peter Pans". El plan original contaba con que los niños se reunieran con sus padres al cabo de pocos meses.

 

Durante la crisis entre Cuba y EEUU, se cancelaron los viajes, lo que tuvo un efecto dramático, dejando a ochocientos niños a la espera de sus padres en Miami. Cuando se hizo obvio que los padres no llegarían, grupos católicos recogieron a los niños y los ubicaron en diferentes orfanatos, o con diversas familias por todo el país, para que fueran adoptados. Después del cese de los vuelos comerciales entre Cuba y EE.UU se delinearon otras rutas alternativas para el éxodo de los niños desde Cuba, y más tarde, para los propios padres, con miras a una eventual reunificación. Muchas de estas operaciones fueron secretas pero eventualmente, descubiertas. Los padres viajarían a un tercer país, México o España, desde Cuba y tendrían que esperar en el limbo para obtener visados para viajar a EEUU más tarde. El Reino Unido permitió que niños cubanos viajaran a Jamaica con visas emitidas por la embajada de Gran Bretaña, para luego viajar directamente a EEUU. Si bien la Operación Pedro Pan era un programa clandestino, el gobierno cubano lo descubrió.

 

 

En 1960, una emisora de radio cubana alertó sobre la posibilidad de que el nuevo gobierno en la isla tuviera una agenda política en cuyos planes figuraba el separar a los hijos de sus padres. La emisión radial alertaba sobre el asunto diciendo: "Madres cubanas, no dejen que les quiten a sus hijos! El Gobierno Revolucionario se los quitará a ustedes cuando cumplan cinco años y los retendrá hasta que tengan 18. La profesora María de los Ángeles Torres, quien fuera uno de los niños Peter Pan (Peter Pan child), sostiene que el gobierno de EE.UU estaba dispuesto a garantizar visas para facilitar el traslado de los niños cubanos, al tiempo que validaba el rumor de que el Gobierno cubano estaba planeando separar a los hijos de sus padres con fines políticos.

 

En 1962 el Gobierno de Estados Unidos produjo un film documental específicamente para ser mostrado a los niños que llegaban a Miami. El film se titulaba The Lost Apple (La Manzana Perdida), y era esencialmente anticomunista. El mismo mencionaba en forma explícita a Fidel Castro como el responsable de que los padres no pudieran reunirse con los niños. Según Torres, el entonces Fiscal General de los Estados Unidos Robert F. Kennedy aprobó la realización del documental como parte de la campaña anticomunista del gobierno de Washington. Uno de ellos es Willy José Chirino, nacido el 5 de abril de 1947 en Consolación del Sur, Pinar del Río, un músico versado y sobrio, cantante que inició su carrera a partir de los años 70. Se crió y vive en Miami, Florida. Actualmente está casado con la cantante Lissette Alvarez con quien tiene tres hijos: Nicole, Alana, y Gianfranco. Junto a ella también ha grabado canciones a dúo.

 

Como lo fue la “Reina Rumba” durante toda su existencia, Willy Chirino tiene su cuerpo en Miami y su alma en Cuba; su estilo de vida es el propio de la tierra del eterno Sol, pero sigue pensando en su adorado Pinar del Río. Maneja un carro último modelo, pero le hubiera gustado estar a caballo por el monte. Eso se refleja en aquel paraje que Celia con la Sonora Matancera inmortalizaran al hacernos sentir todo ese pequeño “buchito” de tierra: “Jardín hermoso del occidente donde el Señor quisiera dejar….Pinar del Río que lindo eres….Policromía maravillosa de tu campiña que es un vergel o del tabaco que dan tus vegas rica la piña caña de miel….eres encanto del alma mía te lleva ardiente mi corazón y no hay un día que a Dios no pida que te bendiga plena de amor” (SIC). Haber nacido en esa tierra debe haberle dado a su señora madre los adjetivos que la canción nos trae y que, simplemente, se resumen en una sola palabra: SABOR. Por eso, igual que Celia, él tiene en todo momento presente a su ISLA, recordándonos lo que un día el emblemático escritor Milán Kundera, escribiera: La lucha contra el comunismo totalitario es, en gran parte, el producto del esfuerzo porque la memoria supere al olvido. ¡Que la amnesia no cunda nunca!

 

 

Es interesante detallar, que los músicos que se quedaron en la Isla tenían sus razones: o bien apoyaban las primeras promesa o no querían dejar su terruño por la incógnita de un destino que los separaría de una madre anciana. En su libro Música Cubana – Los últimos 50 años (Alianza Editorial – 439 páginas – Madrid 2003), Tony Évora sostiene: “En el terruño, la apatía y el desgano lo invadieron todo. Visto en perspectiva, hay que admitir si algún sector pudo haberse desarrollado en los primeros años de la revolución, dando empleo a cientos de músicos y técnicos, ese sector fue el de la industria disquera. Pero lamentablemente el propio sistema acabó con la industria: en menos de un año las fábricas operadas por el Estado estaban totalmente inoperantes” (Sic). Así, con el engaño de la creación del hombre nuevo, había que pasteurizar el ambiente, motivo para darle cabida a la canción social, ergo, la música de protesta. Con ello, le amputaron los miembros inferiores y superiores a la música, haciéndola acartonada y militante, militar y sosa, repetitiva hasta el exceso, en el culto a la revolución, el abusivo culto a la personalidad de quien hoy, 53 años después, ha hecho de ese país una ruina, que se cae a pedazos. Empero, lo innegable, es que el cubano “insiliado”, el que está dentro y no puede salir, no pierde esa chispa que los distingue por siglos. Me cuentan que el último chiste en La Habana es: “Los cubanos si saben lo que es el Jardín del Edén; porque están muertos y viven en el paraíso”.

 

Habiendo salido en plena adolescencia, Willy Chirino escuchó desde una radio portátil la música del mundo y entendió, rápidamente, que sus raíces podían intercomunicarse con otras, que eran las que escuchaba, siendo su visión futurista de hacer una fusión con otros géneros. Lo explica magistralmente Ángel Quintero Rivera (¡SALSA, SABOR Y CONTROL! “Sociología de la música tropical (Imprenta Nacional de Colombia – Santa Fe de Bogotá 461 páginas – 461 páginas): “la salsa es una manera de asumir y hacer música de acuerdo con ciertas prácticas, debiendo también hablarse de música de fusión y no sólo como un modo, un concepto o unas prácticas en abstracto”. En todo su catálogo pervive la música cubana, pero esta tiene la sutileza de adaptarse, mezclarse y hasta confundirse con otras, lo que imaginamos es muy difícil de hacer y arreglar, pero allí es donde Chirino nos demuestra su maestría. Esto lo complementa Alejandro Ulloa en La Salsa en Discusión (Facultad de Artes Integradas – Escuela de Comunicación Social – Universidad del Valle – 269 páginas – Diciembre, 2008), explicando: “La salsa es una forma de fusión que mezcla y sincretiza deliberadamente no solo dos sino muchos géneros o ingredientes genéricos en una combinación libre y abierta, aunque con énfasis y matices distintos en su elaboración. Es una amalgama intergenérica generalmente hecha a propósito como búsqueda o experimentación; pero también como realización plena de las potencialidades creativas del músico” (SIC).

 

 

A ello le otorga gran fuerza Isabelle Lymarie en su libro bilingüe francés – inglés: Fuego Cubano (Continuum . Londres/New York – 394 páginas – 2002), en el capítulo Florida y el resto de EEUU: “Miami es una pujante ciudad latina, predominantemente cubana y latinoamericana. Su famosa calle ocho es el corazón de la comunidad, con cafés y bodegas, llenas de exiliados. Así como Roberto Torres, otro cubano, hizo un apoteósico hit de la herencia de la Charanga Vallenata con su “Caballo Viejo”, otros fusionaron textos y tonos, dándole a la ciudad un permanente coro musical para albergar a todos. Un ejemplo es Miami Sound Machine, flambeada por Willie Chirino y su compatriota Paquito Echevarría, cruzando de ida y vuelta el mercado pop con su hit "Conga” (SIC). Además, no olvidemos que su restaurante “Versalles” es cuna de la comida y la forma de saber, de primera mano, que pasa en Cuba. “Café Nostalgia”, “donde llegar a tomar la última copa”, es un bar clásico, trasladado al libro por la muy talentosa Zoé Valdéz, exiliada que reside en Francia y conferencia por el mundo, igual que lo hizo Celia respecto a los horrores en su patria.

 

En la gran entrevista con Willy Chirino, la periodista Aleida Duran describe con precisión trigonométrica, ciertos aspectos trascendentales. Cuando el adolescente Willy Chirino salió de Cuba, el sería músico como siempre lo soñó, especialmente desde el día que pudo ver en la tarima de su pueblo al gran Beny Moré, muy a pesar de su padre, distinguido Fiscal de la audiencia de Pinar del Rio, que esperaba que su hijo estudiara leyes. “Willy Chirino se convirtió en un excelente músico. Canta, compone y dirige su orquesta. Chirino tiene un "angel", que son todos los cubanos de Miami, ya que junto con ellos, diariamente clama libertad y no “más rodilla en el suelo”.

 

“Entonces en el 90, cuando el comunismo se desplomo estrepitosamente en Europa y todos creyeron que para Cuba ¡al fin!, saldría nuevamente el sol, Chirino compuso "Nuestro Día (ya viene llegando)", que desbordó emoción en los ojos cubanos más secos. Y el exilio todo, de Miami a Alaska, de Nueva York al ultimo confín del universo, ya que cubanos hay hasta en la luna, "adoraron" a ese "gran músico cubano". Y al mismo tiempo rieron con "Mister, don't touch the banana". La música, más que nunca, llenaba la vida de Willy Chirino y de millones de exiliados.

 

“Pero las muestras parecen indicar que en la vida de Willy Chirino se ha producido un cambio. Para algunos, sutil; para otros, evidente. ¿Quien iba a pensar que en medio de esa alta marea de éxitos profesionales, había en el alma del salsero un rincón que permanecía "inviolado" por el ritmo y la melodía?. "La música es muy importante para mi; pero hay un lugar en el alma que no se llena; un lugar que la música no alcanza", dice Chirino. "Ese lugar solo lo colma la satisfacción derivada de ayudar a un semejante. Lo que se siente al ayudar a un niño, a una familia, no tiene equivalente". Quizás Chirino prácticamente lo está descubriendo ahora, desde hace menos de tres años. El siempre tuvo fama de ser "un buen muchacho", jamás remisó a tender una mano. Cercano a la Iglesia Católica, agradecido a la Operación Pedro Pan y, sobre todo, a su admirado Mons. Bryan Walsh, alma y vida de la Operación, es un capitulo de la historia de Cuba y del exilio”.

 

 

“La “Fundación Willy Chirino” es mucho más que tender eventualmente la mano ante la necesidad: es una entrega al servicio. El verdadero propósito, la misión del ser humano es servir a sus semejantes", como se lo dijo su abuela Panchita, dice Chirino convencido y convincente. "Mons. Boza Mas Vidal ha dicho alguna vez que el que no vive para servir, no sirve para vivir". Sin embargo, la idea original no contemplaba en realidad esa entrega total. En un principio el plan se relacionaba solo con el arte. La idea había nacido, quizás de una conversación con Armando López -Sálamo, periodista llegado de Cuba a principios de los 90, actualmente editor de la revista Empresa, quien entonces trabajaba con Chirino en cuestiones relacionadas con la música: los artistas y escritores cubanos recién llegados no tenían apoyo y Willie Cirino se los brindaba”.

 

A principios de 1994, Chirino iniciaba los pasos para ayudar a los artistas cubanos que estaban llegando a Estados Unidos a tener un nuevo comienzo. "La idea era proporcionar a los escritores, compositores, cantantes, pintores, dramaturgos, que se incorporaban a la democracia y que no tenían un vehículo para expresarse, una plataforma para exponer su arte", recuerda. Pero pronto empezaron a salir balseros de Cuba en grandes cantidades.

 

"Tuvimos que cambiar el rumbo. Había que ayudar a esa gente, sobre todo llevarles solidaridad, decirles que no estaban solos", cuenta Chirino. En las paredes de las oficinas de la Fundación Willy Chirino, cuelgan grandes fotografías del "salsero" saludando a los balseros en Guantánamo, conversando con ellos y cantándoles. En una pared, un par de remos rudimentarios que alguno le regaló como recuerdo de su odisea en el mar, ha sido adornado con telas blancas, rojas y azules”. Los balseros de Guantánamo, sobre todo los niños, marcaron al artista. Algo comenzó a llegar a aquel rincón del alma de Chirino que la música alcanzó. Donativos a los balseros en Guantánamo, Bahamas, República Dominicana, una excursión de balseritos a Disney World, becas para estudiar, oportunidades para familias de celebrar las Navidades, Acción de gracias, ropa, alimento, resolución de problemas para cubanos en Pachacamac, Perú, en donde aún permanece más de un centenar de familias de aquellos que en 1980 se asilaron en la Embajada de Perú en La Habana”.

 

 

Las obras de la Fundación Willy Chirino, son innumerables. La tragedia de los cubanos es amplia y tiene muchos ramales. La fundación descubrió uno de los episodios más dramáticos: los cubanos en terceros países. "Los cubanos nos hemos vanagloriado, y con razón, del triunfo cubano. Somos trabajadores, productivos y hemos alcanzado un nivel económico extraordinario tanto en el sur de la Florida como en otras partes. Pero no se habla de esos otros miles de cubanos que andan regados por el mundo, en la miseria, buscando que comer en los latones de basura, de los ancianos sin atención medica, de los niños que no pueden ir a la escuela. Nadie los ayuda, ni los gobiernos, ni entidades públicas o privadas". Abogados que trabajan voluntariamente con la Fundación Willy Chirino tratan de ayudarlos brindándoles asesoría legal. Algunos, quizás pueden entrar en los Estados Unidos, que es lo que todos persiguen; otros, jamás lo lograrán porque no tienen familiares aquí. Pero la verdadera tragedia, señala Chirino, es la de aquellos en un "limbo legal", los que entraron sin autorización en un país y no se les permite trabajar, ni los niños tienen derecho a asistir a la escuela. Mas terrible aún, es aquellos que han llegado a países que tienen acuerdos de deportación con Cuba. Viven escondidos y si los sorprenden, los deportan a Cuba, el infierno.

 

Entre esos países figuran Jamaica, las Bahamas, Suecia, país este último al que entraron muchos cubanos que estaban en el desaparecido bloque soviético cuando el comunismo se desplomó allí. "Los cubanos en esas naciones viven escondidos en sótanos. Los persiguen muy al estilo de la Gestapo en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Si los capturan los deportan inmediatamente a Cuba. Algunos nos han dicho que prefieren morir que regresar a Cuba", cuenta Chirino. Los casos son referidos a la Fundación Willy Chirino, por familiares o amigos. Hace unos meses Chirino se reunió con el Presidente de la República Dominicana, Lionel Fernández, y más recientemente, el 6 de febrero, lo hizo la directora ejecutiva de la Fundación, Gisela Hidalgo. Gestionan visas para esos cubanos, no solo allí, sino en otros países como Venezuela, Perú y Ecuador. "Queremos lograr que esos cubanos puedan entrar legalmente en un país, tener permiso de trabajo y llevar una vida normal. Esa es nuestra función básica en estos momentos", dice Chirino. Las obras de la Fundación continúa, siendo innumerables... y muy costosas. Para traer a Miami a un niño aquejado en Cuba de una extraña enfermedad que le impedía respirar, fue necesario enviar un avión a Cuba. Atendido en el Jackson Memorial Hospital de Miami, "la primera vez en 20 años que se lograba algo como eso", dice Chirino. La Fundación esta construyendo una escuela en República Dominicana, envió un cuantioso donativo a Colombia cuando se produjo en tiempos recientes un fatal deslizamiento de tierras; el último diciembre, se enviaron cuatro mil juguetes a Nicaragua.

 

 

Y ya está en proceso una segunda fundación, Willy Chirino Inner City Foundation, para ocuparse de asuntos de la comunidad. "Es que son muchos los dramas, las tragedias. A fines del año pasado, una cubana que hacía solo seis meses que estaba aquí, trajo de Cuba a su hijita de ocho años. Tres semanas más tarde, el 24 de diciembre, trató de envenenarla. La mujer dijo que estaba deprimida porque no podía comprarle a la niña un juguete por Navidad".

 

Chirino visitó a la pequeña en el albergue en donde había sido colocada; era para niños afro-americanos y nadie hablaba español allí. Otro niño traído de Cuba por su padre quiere regresar a Cuba: el padre se embriaga constantemente y lo golpea. "Entonces a uno se le rompe el alma viendo tanta tristeza", subraya Chirino. Willy Chirino Foundation ha celebrado dos galas en los dos últimos años. Las mesas se vendieron a $1.500, $2.500, $5.000 y hasta $15.000. La orquesta de Chirino y artistas amigos actuaron gratuitamente. Asistieron numerosas personalidades de la televisión y del mundo empresarial. Entre las dos se recaudaron $385.000. En mayo de este año se celebrará una tercera gala en New Jersey, todo con objeto de ayudar, lo que es inexistente para cualquiera de los malditos y contranatura socialistas que hoy fungen especialmente en la prensa, ayudan los propietarios de un elegante edificio de Miami Beach ceden gratuitamente el local para las oficinas de la fundacion; otros proporcionan un almacén para donación de alimentos y ropas.

 

En la música popular pocos artistas han logrado superar las barreras del tiempo, modas y geografías, manteniendo la vigencia de su estilo propio. En esta reducida lista se escribe el nombre de Willy Chirino. Su aporte al desarrollo de la cultura de su país y Latinoamérica, junto a la lucha continúa en favor de la libertad para su pueblo, lo convierten en un importante exponentes de la música popular de estos tiempos. Sensible, sencillo y talentoso, Willy Chirino ha logrado vivir con la misma pasión que contagia a través de su arte. Su historia personal se parece a la que muchos sueñan, pero que pocos se atreven a vivir. "En mi casa abríamos la puerta de par en par a las 7 de la mañana y la cerrábamos a las 11 de la noche", recuerda. "Todo el mundo pasaba por mi casa: mis amigos, los vecinos, los amigos de mis padres, el lechero, el aguador, todos". Hijo del fiscal del pueblo y de una farmacéutica que, finalmente, no ejerció su profesión, Willy fue siempre el centro de atención de su vecindario. El carisma y su compasión por los demás lo distinguían entre sus vecinos. Pasaba sus horas de juego en el río y prefería montar un caballo a una bicicleta, lo que hizo se convirtiera en un experto jinete a los 5 años. Y es que divertirse era algo común en la vida diaria con sus amigos.

 

 

Este es un artículo diferente a los muchos publicados en esta WEB. Es que el personaje tiene una sensibilidad pocas veces vista. Su gran discografía es la muestra palmaria de lo productiva de su carrera musical. Siendo un privilegiado al tocar varios instrumentos, sólo con señalar los títulos se puede observar lo imbricado que está lo latino y lo sajón, fusión típica de Miami, esa gran ciudad que los hipócritas socialistas de hoy anhelan visitar, pero si consiguen VISA, al llegar al aeropuerto los perros de la policía los huelen, como si fueran droga y entre perros conversan: “a estos desgraciados, ahora que se derrumbó el comunismo no les queda otra que venir, admirar y los pocos honestos que llegan, tener que decir: “coño, que equivocado estaba, pero no me queda otra, tengo que seguir aparentando para ahorrar y poder volver”.

 

Su gran discografía es la muestra palmaria de su productiva carrera musical. Ejecutante de varios instrumentos, sólo con señalar los títulos se puede observar lo imbricado que está lo latino y lo sajón. Grabando inicialmente en los estudios Gema de los Hermanos Álvarez Güedes, estas son sus producciones hasta hoy: “1974: One Man Alone; 1975: Chirino;1976: Chirino 3; 1977: ¿Quien salvó la ciudad; 1978: Evolución; 1980: Diferente; 1981: La Salsa y Yo; 1985: Zarabanda; 1988: Amándote; 1989: Lo Que Está Pa' Ti; 1990: Acuarela del Caribe; 1991: Oxígeno; 1992: Un Tipo Típico y Sus Éxitos; 1993: South Beach;1994: Oro Salsero: 20 Éxitos;1995: Asere; 1996: Antología Tropical; 1997: Baila Conmigo; 1998: Cuba Libre; 2000: Greatest Hits; 2000: Soy; 2001: Afro-Disiac; 2004: Son del Alma; 2005: Cubanísimo; 2006: En Vivo: 35° Aniversario; 2007: Amarraditos; 2008: Pa' Lante; 2011: My Beatles Heart”. A ello se agrega un DVD excepcional, donde narra toda su carrera musical Willie Chirino en Concierto, información adicional que pueden conseguir en:

 

 

 

 

Una palabra final. Se nos fue “la Reina Rumba”, la señora Celia Cruz hace nueve años, pero, infortunadamente para la mugre latinoamericana que sigue auspiciando la tiranía de los hermanos Castro, nos queda Willie Chirino. Dice el refrán que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”. Pronto, sin duda alguna, Cuba debe ser libre, ya que la gerontocracia se acaba y el pueblo no aguanta más. Por ello en “Nuestro día viene llegando”, la esperanza no cede al dolor, la soledad ni la angustia y por ello, no olvidemos que aquí en el Perú, una fila de “come mierdas”, están nerviosos porque presienten que el día se acerca. Esa banda de piratas son los de “La República”, que siguen en sus huecos escribiendo lo mismo que hace 24 años cuando se derrumbo el Muro de Berlín. Son fariseos, trepados al carro de la modernidad, pero que su aura les impide esconder la podredumbre socialista que le recuerda y se recuesta en sus almohadas. No confunden a quienes con máscaras de papel, quieren aparentar lo que nunca pudieron lograrán ser ni serán.

 

Gracias por leer www.mambo-inn.com alrededor del mundo y no dejen de sintonizar su emisora, que por supuesto, les trae la mejor música del mundo. Esto es un desinteresado esfuerzo de su Director, el señor Enrique Vigil Taboada, que empresario de éxito, dispone de sus recursos y horas para solventar, exactamente, hace diez años esta Página WEB de la que todo el mundo lee y disfruta.

 

(*) Contador Mercantil, Abogado, Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho Intenacional.


 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com


 

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas