Escucha LOS MEJORES temas de la Salsa en: Mambo-inn Radio


 

Hasta el cansancio ha sido dicho que dif√≠cil no es llegar sino mantenerse. Celia y Tito representan, en este sentido,¬† no s√≥lo vigencia inacabable sino la inmortalidad que toca a quienes el talento, el fervor de su p√ļblico y la diosa fortuna¬†han ubicado en la m√°s alta jerarqu√≠a del g√©nero. La Reina y El Rey. Tal como lo documenta el Dr. Luis Delgado-Aparicio Porta en la siguiente entrega.



CELIA CRUZ & TITO PUENTE


Vigencia y Legado de


‚ÄúLa Reina Rumba y El Rey‚ÄĚ


Por: Luis Delgado-Aparicio Porta

This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

 

La etnomusicolog√≠a es uno de los grandes aportes al conocimiento de las creaciones que nos han precedido y que hoy son el archivo donde se encuentran los fundamentos de la cultura musical. Los viajes de exploraci√≥n, las investigaciones, el estudio de las tradiciones y costumbres, las revelaciones y los testimonios, el devenir de los cantos y bailes y por ende de la m√ļsica, han permitido estudiar c√≥mo pueblos y civilizaciones antes ignoradas, hoy han encontrado su bagaje millonario en su justa y debida interpretaci√≥n. Si se profundiza en el estudio de las artes del pasado, no se tarda en observar que los pueblos jam√°s estuvieron aislados y consiguientemente, se adeudan gratitud.

 

El arte es una lengua universal que nos comunica sin esfuerzo con todos los pueblos. Lo que llamamos humanismo s√≥lo alcanza su plenitud cuando a la ense√Īanza de los poetas, de los fil√≥sofos, historiadores y cantautores, se a√Īade la obra de los artistas. El arte tiene un poder educador al que ciertos esp√≠ritus son tan sensibles de su devenir musicol√≥gico. El artista no da razones como el fil√≥sofo: su hedonismo se contenta con simple y llanamente revelarnos sus emociones y vivencias. La repercusi√≥n de su obra se extiende mas all√° del individuo; penetra en todo el pueblo y contribuye a modelarlo; es decir, a educarlo. El estudio de la cultura es imprescindible para comprender las maravillas que han ido acumulando los siglos, logrando enriquecernos con su dejaci√≥n, que es la causa y el efecto de dejar.

 

Celia Cruz, Luis Delgado-Aparicio y Tito Puente

 

En las manos creadoras del art√≠fice podemos observar como de la nada, surgen las obras que luego sus patrocinadores, los encargados de ejecutarla y difundirla, la trasmiten universalmente siendo su aporte un producto que el ser humano atesora y el coraz√≥n siente. La fuente de donde mana y proviene la sensibilidad de una persona dotada de un don, viene de ese recoveco que es el alma humana en su af√°n de expresar un estado. Esa ra√≠z emocional es la que hace nacer la obra del artista de un ‚Äúpathos‚ÄĚ espiritual, que brota espont√°nea, sincera y multiforme la expresi√≥n de una emoci√≥n creadora. Es insuflado por un poder indefinible que los psic√≥logos debidamente, llaman ‚Äúnumen‚ÄĚ (un estado numinoso, una inspiraci√≥n). Estas palabras griegas nos se√Īalan el derrotero de lo que ha sido el portento, la estupefacci√≥n y la taumaturgia en la carrera musical de la se√Īora Celia Cruz y el se√Īor Tito Puente.

 

En pleno siglo XIX, cuando la paleopsicolog√≠a, la arquelog√≠a y la etnolog√≠a nada pod√≠an decir porque la ciencia de entonces, al decir del Profesor Mart√≠n Almagro, catedr√°tico de Prehistoria y Arte de la Universidad de Madrid, ‚Äúse ignoraba todo lo relativo a las producciones art√≠sticas, algunas veces con vituperios como provenientes de pueblos salvajes. En concordancia con lo anterior, Goethe escribi√≥ estas agudas y prof√©ticas palabras: ‚ÄúEl arte discurri√≥ mucho tiempo por un per√≠odo formativo antes de ser bello; pero no por esto deja de ser un arte sincero y grandioso, a veces m√°s que la belleza misma‚ÄĚ.

 

Transcurrieron¬† las etapas de la civilizaci√≥n, y el hombre como se√Īor de las ‚Äúcosas‚ÄĚ, al decir de Janheinz Jahn (Las Culturas Neo-Africanas ‚Äď ‚ÄúMuntu‚ÄĚ ‚Äď Fondo de Cultura Econ√≥mica ‚Äď 347 p√°ginas ‚Äď M√©xico D. F. a√Īo 1978 ‚Äď p√°gina 166) establece una diferencia entre la serpiente, el √°rbol, la hierba y la piedra como KINTU = COSA; ‚Äúesto es fuerzas sin inteligencia que est√°n a disposici√≥n del hombre‚ÄĚ. Pero para ser activas las ‚Äúcosas‚ÄĚ, ‚Äúlas mismas deben poseer inteligencia, esa fuerza modal abstracta que los africanos llamaron ‚Äúubwengue‚ÄĚ, la misma que es exclusiva del ser humano‚ÄĚ. √Čsta a su vez tiene dos estratos: la actual, que es la mera intuici√≥n y viveza; y la habitual, que es capacidad, comprensi√≥n y sabidur√≠a. En √©sta reposa la grandeza del ser humano y de ella se nutre el artista para manifestarnos sus canciones.

 

De la anterior proviene el ritmo, que seg√ļn Leopold Senghor (L‚Äôespirit de la civilisation ou le lois de la cultura n√©gre-africaine ‚Äď Paris 1956), citado por Jahn (sic. p√°gina 227) ‚Äúes la arquitectura del ser, su expresi√≥n pura de la fuerza vital. El ritmo es el choque que produce la vibraci√≥n, es la fuerza que a trav√©s de los sentidos y se expresa por medios materiales, con acentos en la poes√≠a y en la m√ļsica, con movimientos en la danza‚ÄĚ. Finaliza su definici√≥n¬† con unos versos que como el astro Rey, el Sol saliente y poniente, se√Īala en su justo medio lo que viene a ser primero un aviso, luego una conclusi√≥n¬† para este art√≠culo en homenaje a dos de los pr√≥ceres de la m√ļsica y la canci√≥n afroantillana:

 

‚Äú¬ŅQui√©n lanzara el grito de alegr√≠a ;

Qui√©n habr√° de ense√Īarle el ritmo al mundo;

Quién devolverá la memoria del sonido a la vida.

Todo un ritmo nuevo horadar√° al mundo;

Y un matiz in√©dito poblar√° el arco iris‚Ķ‚Ķ‚ÄĚ

 

Ora, todo ese bagaje ritm√°tico se encuentra en el ampl√≠simo catalogo de Tito & Celia. Van a ser cinco a√Īos que el planeta, un 31 de mayo del 2000 supo que el maestro Tito Puente hab√≠a dejado de existir. Tres a√Īos despu√©s, la se√Īora Celia Cruz, un 16 de Julio pas√≥ a la inmortalidad. Sobre ambos hemos estudiado el significado de su m√ļsica y el aporte a la humanidad, difundi√©ndola en toda su extensi√≥n hace m√°s de dos d√©cadas. Hoy debemos reflexionar sobre la herencia musical que han dejado, ba√Īando los cinco continentes con su alegr√≠a, haciendo delirar a las audiencias; dejando para la posteridad, uno como patriarca de los ritmos en su legac√≠a creativa orquestal que servir√° para futuras generaciones. Ella, su inmensa alegr√≠a, su verbo y su voz que la acompa√Ī√≥ en todas sus presentaciones, hidalga, e ind√≥mita, respetuosa y se√Īora hasta su final el 16 de julio del 2003.

 

En Francia hubo un gorri√≥n y √©sta fue la se√Īora Edith Piaff; en Estados Unidos la dama de la canci√≥n,

do√Īa Ella Fitzgerald; en nuestra Am√©rica morena la insuperable Celia Cruz.

 

Ernesto Antonio ‚ÄėTito‚Äô Puente, naci√≥ el 20 de abril de 1923 en el hospital de Harlem, en Nueva York, habiendo sido criado en el epicentro de las costumbres latinas, hoy conocido como ‚ÄúEl Barrio‚ÄĚ. Ella, Celia de la Caridad Cruz Alfonso vio la luz un 21 de octubre, bajo el sello de Libra, en una casa de la calle Serrano, casi esquina con Enamorados, en la Habana, Cuba. En la reciente biograf√≠a de la Reina Rumba publicada por el periodista Eduardo Marceles-Daconte (Reed P√°ginas, 360 Park Avenue, NYC. ‚Äď USA. 2004 - p√°gina 147) aparece la reproducci√≥n del certificado del Municipio del Cerro, Registro de Estado Civil ‚Äď Certificaci√≥n de Nacimiento - Tomo 61, p√°gina 221 dando cuenta del a√Īo de su llegada al mundo. Sin embargo, respetando su firme voluntad, no daremos a conocer, al menos nosotros, la fecha exacta de su venida al mundo.

 

Ambos son los principales exponentes de que lo afrocubano y lo antillano en sus diversos matices y expresiones pueda haber logrado africanizar, valga la expresi√≥n, a todo el universo con el tronador sonido del tambor. Son muchos los aut√©nticos embajadores de este g√©nero que durante centurias, en una u otra forma, lo han difundido; cu√°ntos an√≥nimos personajes de orquestas, sonoras, combos, bandas, agrupaciones y otros, con solistas, d√ļos, tr√≠os y cuartetos lo han sembrado por el mundo. Sin embargo, fueron Celia y Tito, a nuestro entender, quiz√°s las m√°s resaltantes figuras, aunado a su perfecta y s√≥lida amalgama. Uno como compositor, arreglista y director de Orquesta logr√≥ plasmar en 119 discos toda su genialidad. Ella como guarachera, ha dejado grabado con su voz un n√ļmero similar de CD‚Äôs los que servir√°n para alegrar y trasmitir a futuras generaciones, su incomparable voz, su fina dicci√≥n y el sentido de lo que para nosotros es lo afrolatinocaribe√Īoamericano. Es decir, pasar√°n los a√Īos y su m√ļsica y sus canciones seguir√°n sonando como siempre, en una palmaria muestra de que est√°n aqu√≠ presentes a trav√©s de sus inigualables grabaciones.

 

Desde el siglo XIX, tal como presentamos en nuestro simple diagrama de los ‚Äúrastros musicol√≥gicos en la m√ļsica de Tito y Celia‚ÄĚ, el fino y sabroso ingrediente de la ‚ÄúSandunga‚ÄĚ (n‚Äôdungue: en vocabulario Congo, la mezcla de sal y pimienta) contagi√≥ desde 1860 los lentos y aburridos bailes de la Habanera, Contradanza, Rigod√≥n y Pasacalle que se escuchaban en la Isla Mayor de las Antillas con los Colonizadores. Al examinar el diagrama se podr√° concluir como los or√≠genes de diversos ritmos nos trasladaron, pacientemente con su qu√≠mica y su mixtura hasta lo que son el d√≠a de hoy en el sentir popular.

 

Se incorporaron a las orquestas los criollos, esto es, los mulatos que de la uni√≥n de espa√Īoles con africanos, son el ADN de los¬† habitantes del sabroso Mar Caribe. Su picard√≠a, aunada a instrumentos que le dieron a los compases otra tesitura, lograron encender a los danzantes, de Rey a Paje, en una armon√≠a que hac√≠a, adem√°s, que el var√≥n sienta a la hembra y que,¬† al escandalizar a los Corregidores con sus bailes, estos escondidamente los aceptaran, tal como hemos dado cuenta anteriormente con los relatos del sabio don Fernando Ortiz. Por eso es bueno, para ubicarnos en nuestro trabajo, recoger los versos del boricua Luis Pales Matos y del cubano Elio Rev√©:

 

“¡Sus, mis cocolos de negras cara!                 Salga Mulato,

Tronad tambores; vibrad maracas               suelta el zapato

Por la encendida calle antillana                     díganle al blanco

-Rumba macumba, candombe                       que no se va……

bámbula -                                                        beba y no pare

va Tembandumba de la                                  coma y no pare

rica Quimbamba.                                            viva y no pare

que el son de todos no parar√°.


(Majestad Negra, 1937) (Son  #6,  1980).

 

Rastros musicológicas de Tito Puente y Celia Cruz

 

Cuando la tarde del 16 de julio del 2003 a las 4 y 55 minutos hora de Nueva York (una hora menos en Lima, Per√ļ), la se√Īora Celia Cruz parti√≥ en un viaje sin retorno, ya hac√≠a muchos meses que en nuestro programa de Radio Mar Plus AM/FM ven√≠amos informando de su grave estado de salud, pidiendo los s√°bados y domingos una oraci√≥n para ella. Minutos despu√©s, al darse la noticia, el se√Īor Agust√≠n P√©rez Aldave, en ese momento Editor de Espect√°culos de un conocido Diario, me pidi√≥ que escribiera, quiz√°s las l√≠neas m√°s tristes que recuerde. Curiosamente, el mismo periodista, un 31 de mayo del 2000, me llamaba a Ginebra, Suiza, donde nos encontr√°bamos en una Conferencia de la O.I.T. para informarme del deceso del maestro Tito Puente y solicitarnos unas declaraciones. ¬°Qu√© extra√Īas coincidencias!

 

Siendo una ni√Īa gan√≥ el concurso La Hora del Te con el bolero ‚ÄúNostalgia‚ÄĚ. Estuvo luego en el Conservatorio estudiando paralelamente para ser Profesora de Colegio. Graba con la Orquesta Gigante de Obdulio Morales dos canciones afrocubanas y luego trabaja con la Gloria Matancera y luego con Severino Ramos y su Sonora Cubana. Se une a la Orquesta Anacaona, compuesta s√≥lo por mujeres y luego a las ‚ÄúMulatas de Fuego‚ÄĚ, cuyas an√©cdotas narra en su ‚ÄúAutobiograf√≠a‚ÄĚ dictada a la periodista mejicana Ana Mar√≠a Raymond (con pr√≥logo de Maya Angelou, Premio Pulitzer ‚Äď Harper Collins Publishers Inc.¬† N.Y.C. - 260 pages, Copyright 2004, Sarao Entertainment) En una Celia dice: ‚ÄúCantar con ellas fue maravillos; era como tener diez hermanas. Fuimos en 1949 a M√©jico y nos presentamos en el Teatro Follies Bergere y en el Zombie‚ÄĚ (sic.pag.47).

 

Es de la mayor importancia resaltar lo que ella cuenta y relata, cuando ‚Äúen Junio de 1950 yo todav√≠a estaba trabajando en Radio Cadena Suaritos, cuando se apareci√≥ un se√Īor que todos conoc√≠an por Sotolongo. Ven√≠a a buscarme porque quer√≠a que yo cantara con la Sonora Matancera‚ÄĚ (sic. Pag.53). Se dio a conocer en Cuba a trav√©s del programa Cascabeles¬† Candado y por ser una emisora muy poderosa, √©sta llegaba hasta las colonias brit√°nica de Trinidad, las Antillas Francesas y Neerlandesas, Hait√≠ y Santo Domingo. ‚ÄúEso fue gracias a la se√Īal tan fuerte que tenia Radio Progreso‚ÄĚ (sic. Pag.59).

 

Hizo radio, cabaret, espect√°culo y revista, siendo su figura la que ilumin√≥ la noche antillana. Un par de ejemplos nos permitir√°n imaginar la grandiosidad de los mismos. Era el a√Īo de 1952 cuando interviene primero en ‚ÄúBondaye‚ÄĚ y luego en ‚ÄúZum Zum¬† Babae‚ÄĚ, junto a Xiomara Alfaro, la cubana que alcanz√≥ los cuatro octavos de voz igual que la peruana Ima Sumac. Al a√Īo siguiente hizo ‚ÄúQue Coco‚ÄĚ con los hermanos Vicentico y Marcelino Vald√©s, obra que enloqueci√≥ a las audiencias. Sigui√≥ ‚ÄúEl Milagro de Och√ļn‚ÄĚ (a la Virgen de la Caridad del Cobre) con su revista Batam√ļ y luego se iniciar√≠an los a√Īos de gloria en la noche habanera con el core√≥grafo Roder√≠co Neyra, ‚ÄėRodney‚Äô, estelarizando la rapsodia ‚ÄúBatam√ļ‚ÄĚ, acompa√Īada de la gran bailarina y luego ‚ÄėReina del Guaguanc√≥‚Äô do√Īa Celeste Mendoza, todas ellas de corte afrocubano.

 

Pasaron cincuenta y tres a√Īos y como dicen los bohemios: ‚Äúcada a√Īo canta mejor‚ÄĚ. Su timbre, fuerza, entonaci√≥n, cadencia y color de su voz, son esos hechos que se dan una sola vez en la vida, al menos hasta ahora. Habiendo alcanzado un lugar destacad√≠simo en el g√©nero desde que sali√≥ de Cuba, sus grabaciones merecieron un calificativo que sobrepas√≥ las consideraciones de muchos artistas latinoamericanos, logrando destacar n√≠tidamente en los predios de la m√ļsica en Nueva York e inundando el mundo con su mensaje sonoro. En Francia hubo un gorri√≥n y √©sta fue la se√Īora Edith Piaff; en Estados Unidos la dama de la canci√≥n, do√Īa Ella Fitzgerald; en nuestra Am√©rica morena la insuperable Celia Cruz.

 

Despu√©s de ello su vida fue un libro abierto, una suma de nervio, hidalgu√≠a y decencia, educada pero brava en las circunstancias necesarias, un ejemplo de hija, hermana, esposa y mujer, que una tarde del 15 de Julio de 1960 tuvo que dejar su Patria. ‚ÄúSeg√ļn Rogelio Mart√≠nez cuando iban en el avi√≥n con la Sonora Matancera y Las Mulatas de Fuego rumbo a Ciudad de M√©jico, Celia le manifest√≥ un presentimiento que ser√≠a prof√©tico: este viaje no tiene regreso‚ÄĚ (EduardoMarceles-Daconte, La Biograf√≠a de Celia Cruz -¬† pag.110). Esa tr√°gica circunstancia se repetir√≠a 43 a√Īos despu√©s, cuando la tarde de un mismo 15 de julio, v√≠spera de su muerte, entr√≥ en un coma profundo y el sacerdote Padre Carlos Mullins fue llamado para otorgarle la extrema unci√≥n de los enfermos (Marceles-Daconte, sic p√°gina 268).

 

Tito Puente, "El Rey del Timbal"

 

Corr√≠a el a√Īo de 1941 cuando Tito Puente con 18 a√Īos, se junta con el productor Federico Pagani para que el gran Jos√© Curbelo pueda formalizar su Orquesta (Max Salazar: Mambo Kingdom p√°gina 97; que concuerda con Isabelle Leymarie Cuban Fire p√°gina 175), d√°ndose el paso inicial para la fulgurante carrera de ‚ÄėEl Rey‚Äô. Con influencias de Ubaldo Nieto que era el timbalero de Machito, de Ram√≥n Olivero, de los Happy Boys, Noro Morales y el precursor Tony Escoll√≠es, Tito que hubiera querido ser bailar√≠n, (se dice que un accidente de bicicleta se lo impidi√≥), en 1949 forma su Orquesta, ‚ÄúLos Picadilly Boys‚ÄĚ (tema emblem√°tico de *Picadillo Jam*, incluido en su √ļltima grabaci√≥n con Eddie Palmieri ‚Äď RMM #0282840332-a√Īo 2000), teniendo como sus primeros vocalistas a √Āngel Rosa y Paquito Sosa. Cuando¬† cambia la denominaci√≥n de su orquesta que llevar√≠a su nombre hasta el final, su primer cantante fue Vit√≠n Avil√©s, seguido de Vicentico Valdez y luego su larga asociaci√≥n con Santitos Col√≥n.

 

Habiendo publicado anteriormente en esta WEB ‚ÄúTito Puente en la Historia‚ÄĚ, debemos resaltar y¬† se√Īalar debidamente, que su producci√≥n m√°s lograda y de mayor √©xito fueron los vol√ļmenes 1 y 2 de Dance Man√≠a originalmente para RCA y hoy en el cat√°logo de BMG. Grabados en Noviembre y Diciembre de 1957 en la ciudad de Nueva York, los veinte y seis temas que contienen son, para los mel√≥manos, una verdadera obra de arte. Los Mambos Instrumentales, Guarachas, Cha-Cha-Chas, Boleros, Bemb√©s y¬† Son Montunos, est√°n vigentes como si se hubieran aparecido ayer. De ellos le pertenecen a la autor√≠a de Tito: ‚ÄúEl Cayuco‚ÄĚ, ‚ÄúLleg√≥ Mij√°n‚ÄĚ, ‚ÄúCuando Te Vea‚ÄĚ, ‚ÄúHong Kong Mambo‚ÄĚ, ‚ÄúMambo Goz√≥n‚ÄĚ, ‚ÄúMi Chiquita‚ÄĚ, ‚ÄúSaca tu Mujer‚ÄĚ, ‚ÄúCaonao‚ÄĚ, ‚ÄúBaila como Es‚ÄĚ, ‚ÄúDance Man√≠a‚ÄĚ, ‚ÄúGuancona‚ÄĚ, ‚ÄúSon Guach√°‚ÄĚ y ‚ÄúCua-Cua‚ÄĚ. Incluyeron a figuras notables como Mongo Santa Mar√≠a, Ray Barretto, Julito Collazo, Carlos ‚ÄėPatato‚Äô Valdez, Jos√© Mangual Sr. y Willie Bobo, s√≥lo para mencionar algunos de los percusionistas.

 

Tuvo en su organizaci√≥n musical a Chivirico D√°vila, Gilberto Monroig, Sophy, Gilberto Monroig y al exc√©ntrico ‚ÄėEl Lupo‚Äô, entre muchos cantantes, logrando hacer con Yolanda Florez Reynaud, la inigualable ‚ÄėLa Lupe‚Äô o tambi√©n la ‚ÄėYi Yi Yi‚Äô, una sensaci√≥n como pocas veces se ha escuchado. Hizo con nuestro amigo Camilo Azuquita -(Isabelle Reynaud en su libro Cuban Fire le dedica un efusivo comentario: p√°gina 293)- una producci√≥n denominada C‚Äôest Magnifique (sello Tico 1440), que luego de su estancia en Paris la dedicara al famos√≠simo cabaret ‚ÄúMoulin Rouge‚ÄĚ. En ella temas como ‚ÄúAz√ļcar Pa‚Äô un Amargao‚ÄĚ, ‚ÄúNegro de Sociedad‚ÄĚ, ‚ÄúNe Me Touch√© Pas‚ÄĚ, ‚ÄúVirgen de Regla‚ÄĚ y ‚Äú√Āfrica Linda‚ÄĚ, son un verdadero tesoro. Es para nosotros con el mayor respeto de lo mejor, porque la hemos comentado con sus protagonistas, lo que la hace imperecedera. En las postrimer√≠as de su carrera lo acompa√Īaron Frank√≠e Figueroa y hasta el final Frankie ‚ÄėEl Nene‚Äô Morales.

 

Estaba cumpliendo treinta a√Īos de fulgurante carrera, cuando en 1979 se le otorg√≥ a Tito Puente el primer premio Grammy de su larga carrera;¬† luego seguir√≠a una trilog√≠a dedicada a el ‚ÄėB√°rbaro del Ritmo‚Äô, Beny Mor√©. Recibi√≥ distinciones acad√©micas, sociales e intelectuales, habi√©ndose denominado en ‚Äúel Barrio‚ÄĚ una calle en su nombre. Su benevolencia lo hizo fundar una instituci√≥n para que los j√≥venes que deseen seguir la profesi√≥n de m√ļsicos puedan estudiar sin costo alguno con la beca en su nombre.

 

Se inclin√≥ ‚Äėel maestro‚Äô tambi√©n por el vibr√°fono (el gran Cal Tjader que era percusionista lo hizo sigui√©ndole los pasos), siendo qui√©n llevara el Jazz Afrocubano o Latin Jazz por el mundo entero. En el libro sobre la materia, Ra√ļl Fern√°ndez (Chronicle Books, San Francisco, in asociation¬† with Smithsonian Institution, Washington D.C. ‚Äď 2002) publica una foto √ļnica. Es Tito Puente tocando el Saxof√≥n en un recital en el Hollywood Palladium, en una circunstancia realmente hist√≥rica, donde demuestre sus ampl√≠simos conocimientos musicales. Desde los ochentas grab√≥ con el sello californiano Concord grandes producciones, habiendo aparecido un Concierto del Festival de jazz de¬† Playboy, en homenaje p√≥stumo. As√≠ se vuelve a configurar (nuestro anterior cuadro) la uni√≥n de lo africano, la herencia europea y lo caribe√Īo en tierra americana, raz√≥n para sostener y difundir¬† que nuestro juego de palabras, un¬† neologismo denominado lo afrolatinocaribe√Īoamericano, reposa en la figura geom√©trica de un¬† tri√°ngulo, donde en cada cateto se recuesta cada una de sus vertientes.

 

El Tri√°ngulo del Sabor


La asociaci√≥n de Celia y Tito fue de aproximadamente treinta y cinco a√Īos. Nadie como ella para poder cantarla y contarlo como en el tema ‚ÄúLa Dicha M√≠a‚ÄĚ. Se hab√≠an conocido mucho antes y ambos recordaban cuando se encontraron en La Habana en 1957 como un presagio de lo que ser√≠a, a√Īos despu√©s, su feliz asociaci√≥n. Juntos asombraron a la humanidad y siendo tan grandes, siempre su sencillez los destac√≥, siendo √©ste un hecho que no es com√ļn en la gente que est√° involucrada con el espect√°culo. Nunca fueron, individualmente o juntos, materia de comentarios o cr√≠ticas a sus personas, lo que es un hecho indubitable de su gran dignidad y ejemplo como seres humanos en un medio tan dif√≠cil y tormentoso como la far√°ndula. La fotograf√≠a que quien suscribe tiene con ellos, al igual que la que est√°n con mis hijos, es un verdadero tesoro familiar.

 

Una brillante idea de Ralph Mercado fue juntar a Tito Puente y Eddie Palmieri en lo que ser√≠a Obra Maestra. Las doce canciones con distinguidos invitados, reflejan la maestr√≠a de ambos genios y fue para ‚ÄėEl Rey‚Äô, su √ļltima grabaci√≥n. Cuando conversamos con Eddie para una entrevista en Radio Mar Plus AM/FM nos dijo: ‚Äúesta selecci√≥n de temas del disco se escuchar√°n en los pr√≥ximos cincuenta a√Īos‚ÄĚ (el pasado 30 de abril se le ha hecho a Eddie Palmieri un gran homenaje en Puerto Rico por sus 50 a√Īos de trayectoria musical, acompa√Īado de todos sus c√©lebres cantantes). Curiosamente el CD termina con el tema ‚ÄúItutu Ach√©‚ÄĚ. El significado en ‚ÄúAnag√≥‚ÄĚ, esto es, en vocabulario Lucum√≠ lo encontramos en el Libro de do√Īa Lydia Cabrera, (Colecci√≥n Chicherek√ļ, Ediciones Universal, p√°gina 176, a√Īo 1986) que dice: ITUTU: ‚Äúrito f√ļnebre, vete tranquilo y fresco difunto que se har√° tu voluntad‚ÄĚ. Cuando apareci√≥ la producci√≥n, cuatro meses despu√©s,¬† ya Tito Puente se hab√≠a hecho inmortal.

 

La primera vez que pudimos ver a la ‚ÄėReina Rumba‚Äô en Lima fue en la fiesta del Colegio Villamar√≠a en el Grill del Hotel Bol√≠var, en Diciembre de 1965. Diez a√Īos despu√©s lograr√≠amos conocerla personalmente cuando actu√≥ en El Tumi, cuyo due√Īo era don Guillermo Bonilla y que a√Īos antes hab√≠a presentado a Tito Rodr√≠guez y luego a Rolando La Serie. El gran periodista peruano, don Guido Monteverde nos la present√≥ y pudimos escuchar y ver cuando ella, completamente a oscuras el escenario, entonaba a capella ‚ÄúTu Voz‚ÄĚ. Fue algo de ensue√Īo; era como estar en ‚ÄúLas Mil y una Noche‚ÄĚ.¬† Su¬† actuaci√≥n con Tito Puente en la antigua y desaparecida Feria del Hogar en 1987, fue uno de los hechos m√°s recordados por todos los que a√Īo a a√Īo asist√≠amos. Juntos fueron una fuerza volc√°nica y crearon un embrujo que ser√≠a fantasmag√≥rico y que como bien dijera en su oportunidad, el gran Rolando La Serie, era ‚ÄúDe Pel√≠cula‚ÄĚ.

 

La ‚ÄėReina Rumba‚Äô llevaba en sus entra√Īas el sonido ancestral y m√°gico del viento tropical, as√≠ como luc√≠a el color de una raza pura y el orgullo de su color de √©bano. Desde que reemplaz√≥ en 1950 a Myrta Silva, su talento fue admirado y reconocido por todos. En el libro Situating Salsa, editado por Lise Waxer (Routledge New York and London ‚Äď 335 p√°ginas ‚Äď a√Īo 2002), hay varios ensayos de reconocidos eruditos que estudian su trayectoria. Se incluye uno desde el punto de vista del feminismo de Frances R. Aparicio, otro sobre el g√©nero de Marisol Berr√≠os-Miranda y las memorias de Catalino ‚ÄėTite‚Äô Curet Alonso, los mismos que son un valios√≠simo aporte a su investidura de la mas grande guarachera y la ‚ÄúReina Indiscutible de la Salsa‚ÄĚ.¬† Hizo cine, televisi√≥n y teatro; hasta un programa de parasicolog√≠a tuvo, el mismo que ayud√≥ a mucha gente.

 

Una de las much√≠simas an√©cdotas de su genio est√° incluida en El Libro de la Salsa, del prestigioso periodista e investigador C√©sar Miguel Rond√≥n. En el a√Īo 1972 se estaba grabando Hommy, que hab√≠an compuesto Heny √Ālvarez y Larry Harlow. √Čste √ļltimo, gran pianista, compositor y arreglista convoc√≥ a Celia Cruz para que hiciera el papel de ‚ÄúGracia Divina‚ÄĚ. Ella en esos momentos viv√≠a en M√©jico. Convocada fue a la sesi√≥n de grabaci√≥n y ‚Äúa la primera vuelta‚ÄĚ, como se dice dej√≥ lista la canci√≥n. El gran ‚ÄėJud√≠o Maravilloso‚Äô Larry Harlow no lo pod√≠a creer y dijo: ‚ÄúEsta mujer es un genio; no hay nadie como ella‚ÄĚ. As√≠ como lo anterior, m√ļsicos, periodistas, cr√≠ticos y analistas, pero en especial su legi√≥n de admiradores alrededor del mundo, podemos reconocer que no se ha dado nada parecido y que transcurrir√° mucho tiempo para que se vuelva a repetir.

 

Celia Cruz & Tito Puente en la Feria del Hogar.

 

Sus conciertos tuvieron ese emblema de que ‚Äúla calidad definitivamente no es una casualidad‚ÄĚ. En sus presentaciones en Lima estuvo acompa√Īada primero por la Sonora de √Ďiko Estrada (siendo madrina de su hijo mayor) y luego por la gran Orquesta de An√≠bal L√≥pez, con quien tambi√©n viaj√≥ a Chile y Argentina. En una presentaci√≥n de Radio Mar Plus AM/FM en el Paseo de la Rep√ļblica que es de antolog√≠a, congreg√≥ a cien mil personas que durante horas la esperaron y luego bailaron y disfrutaron gratuitamente. Nos cont√≥ en una entrevista el gran Catalino ‚ÄėTite‚Äô Curet Alonso que cuando la vio cantar en el Teatro Olimpia en Paris su ‚ÄúIsadora Duncan‚ÄĚ, la emoci√≥n lo gan√≥. Figura en el Libro de Record Guiness por su Concierto en Tenerife, Espa√Īa, al haber congregado a 250,000 personas.

 

En las postrimer√≠as de su existencia, la se√Īora Celia Cruz, haciendo esfuerzos sobre humanos termin√≥ Regalo del Alma (Sony Discos TRK #70620), que incluye ‚ÄúLa Ni√Īa de la Trenza Negra‚ÄĚ, ‚ÄúAy Pena Penita‚ÄĚ y ‚ÄúMar√≠a La Loca‚ÄĚ, los que nos hacen recordar situaciones que en su maravillosa existencia ella supo comprender. Al a√Īo siguiente el sello Universal lanz√≥ Dios Disfrute a la Reina, reingenier√≠a de algunas canciones como ‚ÄúL√°grimas Negras‚ÄĚ que ella dejara en una computadora, herencia de un significativo CD que apareci√≥ desde Espa√Īa, producido por √ďscar G√≥mez en Mayo del 2004. Tiene invitados de lujo y el surco und√©cimo se titula ‚ÄúSigue Cantando Celia‚ÄĚ:

 

“Y Hoy se oyen más guitarras

y suenan m√°s trompetas,

y hay un piano que canta;

tu canción siempre nueva,

sobre la misma muerte,

alza su voz la Reina,

no hay silencio en el mundo

que haga callar a Celia‚ÄĚ.

“Canta, Celia canta

Tu canción siempre nueva,

Canta por tu Cuba,

Que te sue√Īa y espera‚ÄĚ (bis)

 

Escribi√≥ el se√Īor Jaime Torres Torres, periodista de El Nuevo D√≠a de Puerto Rico el 11 de Julio: ‚ÄúA un a√Īo de la muerte de Celia Cruz, la leyenda de la popular cantante cubana se abraza a la inmortalidad a trav√©s de la publicaci√≥n de su autobiograf√≠a, del eventual rodaje de un largometraje sobre su vida y de la reedici√≥n mundial de su cat√°logo de grabaciones‚Ķ‚ĶNace una leyenda y el largo metraje lo protagonizar√° Whoopie Goldberg‚ĶElla es un fen√≥meno irrepetible y el crecimiento de su discograf√≠a es inaudito‚ÄĚ. (sic)

 

Luego saldr√≠an para benepl√°cito, cuatro DVD‚Äôs con testimonios y conciertos que recordar√°n a la ‚ÄėReina Rumba‚Äô para siempre. Sum√°ndose a Celia con Fania All Stars en √Āfrica, guardamos como verdaderas joyas en su nombre, Celia Cruz & Friends, Celia Cruz and Extraordinary Woman; La Eterna Voz de Celia Cruz y uno doble con todos sus amigos Celia Cruz: Az√ļcar,¬† grabado en el Teatro Gleason de Miami el 5 de marzo del 2003. Esa fue, lamentablemente, su √ļltima actuaci√≥n.

 

Brillar√°n como estrellas en el firmamento por siempre

 

Ambos, musicalmente hablando, son el ‚ÄėGenoma del Sabor‚Äô ya que recorriendo su oce√°nica discograf√≠a podemos encontrar un vadem√©cum de soluciones a la vida diaria y un ABC de ritmos y canciones que ser√°n eternas. Hicieron de la virtud dom√©stica y art√≠stica una Atalaya, siendo su m√ļsica de una transparente autenticidad, sin absolutamente ning√ļn maquillaje. Entre un polo y otro, ellos lograron catalizar toda la m√ļsica del Caribe, siendo los conductores reales de trasmitirla en un movimiento musical que es el responsable de haberle dado alegr√≠a, risa y felicidad a todo el orbe.

 

Unos versos an√≥nimos pueden ser los que interpreten el sentir de muchos de nosotros, comprometidos en seguir difundiendo su legado y honrados de que ‚ÄėLa Reina y El Rey‚Äô, hoy puedan ser igual que ayer y mucho mejor que ma√Īana:

 

“Dios bendiga las manos,

De quien tuvo el machete,

Utilizado para abrir los surcos de la tierra,

Donde creció el árbol de cuya rama,

Se hizo el mango del martillo

Usado para armar la cuna,

Donde nacieron ustedes,

¬°Celia Cruz y Tito Puente!

 

Saravá Familia...!!!     


DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Fani√°tica

APUNTA Y DISPARA

sorpresas