Escucha el Portal de los Grandes Salseros en: Mambo-inn Radio


 

 

Canciones de toda la vida que siguen sonando


LA IRRESISTIBLE TENTACIÓN DE LO CLÁSICO

 

 

Por: Enrique Vigil Taboada
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

 

Si por clásico hemos de entender todo lo que trasciende su tiempo y se convierte en atractivo para cualquier época, pues la música que nos apasiona tiene muchísima música clásica. Desde los principios la música caribeña ha vivido alimentándose de sí misma. Basta repasar los discos de Tito Puente, Machito y Tito Rodríguez para darse cuenta cuántos mambos tienen en común.

 

Pero esta tendencia se remarca en los setentas, con los brillos de la salsa. ¿Se puede hablar de onda retro?. ¿El nombre correcto es revival?. Difíciles interrogantes. ¿Ausencia de buenos compositores?. ¿O la fuerza de una época?

 


Frank Grillo ‘Machito' y Graciela

 

Las preguntas fluyen. Músicos como Oscar D´León y el mismo Pacheco han sostenido buena parte de sus carreras a base de versiones de clásicos, y cubanos para ser más precisos. Ni hablar de ese remedo que fue la agrupación colombiana Alquimia.

 

Hoy esta tendencia parece estar creciendo. Con el declive de las ondas románticas, se ha producido un interesantísimo retorno a las vetas más rítmicas, el tambor ha recuperado protagonismo y los cantantes vuelven a sonear. Un paréntesis para mencionar dos casos de personajes que en los últimos tiempos tampoco han podido sacudirse de los clásicos: Tito Nieves, que recuperó algo de protagonismo cuando entonó "Bang, Bang" de Joe Cuba. Y Olga Tañón que llevó a su estilo el boogaloo y el "Ah Ah, Oh No" de Héctor Lavoe.

 

En la Salsa de los setentas hay mucha tela que cortar. Sus entrañables canciones siguen sonando frescas. Tal como puede comprobarse, en muchos casos, a través de los documentales del Banco Popular de Puerto Rico. Ni el salsero pop Marc Anthony se salva y entona una versión extraordinaria de "Preciosa" de Rafael Hernández con un aire de guajira.

 


Ismael Quintana y Fania All Stars

 

En todo caso, la clave está en mantener la melodía, pero sin pretender hacer una fotocopia musical. Así se explica el éxito de dos agrupaciones. Una es Los Soneros del Barrio, con su aguerrido toque dándole una proyección actual a antológicos números salseros. El otro caso es del grupo Son Boricua, que sin parecerse a Joe Cuba ni a Cal Tjader, ha forjado su propio sonido teniendo como eje melódico al vibráfono y un puñado de canciones ligadas al toque puertorriqueño. Lo mismo puede decirse del excitante sexteto Black Sugar de Nueva York.

 

Si bien es cierto que algunos críticos no ven con buenos ojos esta operación, sin embargo en alguna oportunidad ha dicho el estudioso mexicano Carlos Monsiváis que en la música americana se siguen haciendo versiones de muchos grandes compositores e intérpretes y, sin embargo, nadie se rasga la vestidura. Claro, de lo que se trata no es copiar al pie de la letra, insistimos. Claro que esto nada tiene que ver con aquellos, músicos o cantantes, que confianza en el éxito seguro se dedican a saquear repertorios enteros de personajes desaparecidos y, a su vez, a clonar los mismos sonidos.

 

sea, no es que en la repetición está el gusto sino en la habilidad para presentar, con renovada frescura y sabor, canciones que nos alegraron la vida y seguirán haciéndolo. De seguro que "per secula seculorum".

 

DERECHOS RESERVADOS

www.mambo-inn.com

 

 

 

MAS NOTICIAS EN:

Logo_de_Facebook

La Hora Faniática

APUNTA Y DISPARA

sorpresas